panorama

El cambio climático es ya la principal causa de la migración, por delante de la violencia y las guerras

0
¿Migran más las personas como consecuencia de la violencia o las guerras o como resultado de desastres climáticos y meteorológicos? La compañía de investigación de mercados Ipsos ha incluido está pregunta en una encuesta global realizada en 30 países –entre ellos España– y el resultado es que la mayoría de la población desconoce que, en la actualidad, el 67% de los desplazamientos está provocado por el calentamiento global.
El cambio climático es ya la principal causa de la migración, por delante de la violencia y las guerras

Los movimientos migratorios siempre han estado presentes a lo largo de la historia, pero es en la más reciente donde los flujos entre países no han parado de propiciar noticias impactantes sobre los millones de personas que cada día deciden dejar su país.  Pues bien, en los primeros seis meses de 2020, el 67% de los migrantes tomó la decisión de abandonar su hogar a causa de los fenómenos meteorológicos adversos inducidos por el cambio climático, según pone de relieve el estudio Percepción de los peligros medioambientales, realizado por Ipsos en el marco del "Día Mundial de la Tierra", que se celebra el jueves 22 de abril.

Casi la mitad de la población encuestada (43%) para la realización de este sondeo cree, sin embargo que los conflictos y las guerras son la principal razón de los desplazamientos, frente al 32% que eligió los desastres relacionados con el clima y el tiempo. De los 30 países encuestados, sólo Estados Unidos (43%), Japón (41%), China (40%), Francia (39%) y Rusia (35%) se muestran más propensos a decir que el cambio climático es la causa de los desplazamientos. En el caso de España, un 43% de ciudadanos comparten la opinión global al afirmar que estas migraciones son producto de conflictos políticos, frente al 26% que sí que considera que tienen relación con los desastres climáticos.

Otras percepciones erróneas

El sondeo de Ipsos también ha puesto de relieve que a pesar de la gran preocupación que existe por el cambio climático en todo el mundo, las percepciones erróneas sobre cómo combatirlo están muy extendidas. De media global, 7 de cada 10 ciudadanos (69%), consideran que saben cuáles son las medidas que hay que tomar para contribuir en la lucha contra el cambio climático, un porcentaje que sube dos puntos (71%) para el caso de España, situando así a los españoles entre los europeos que más confiados se sienten en este sentido, sólo por detrás de suecos (76%) y franceses (72%).  

Sin embargo, a la hora de identificar la forma más eficaz de ayudar de manera individual a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, muy pocas personas dan en el clavo. Según una revisión académica realizada en 2017, las tres principales son: tener un hijo menos, no tener coche y evitar los vuelos de larga distancia. Pues bien, en la encuesta sólo 1 de cada 10 (11%) ciudadanos señaló “no tener un hijo” como una de las tres principales medidas, el 17% eligió no tener coche y el 21% mencionó evitar un vuelo de larga distancia.  

Las opciones más mencionadas fueron: reciclar, opción elegida de media global por un 59% de los encuestados, la compra de energía procedente de fuentes renovables (49%), y la sustitución de un coche diésel por un vehículo eléctrico o híbrido (41%). Aunque todas estas medidas son formas de reducir el impacto personal sobre el cambio climático, ninguna se encuentra entre las más efectivas.

En España se sigue esta tendencia mundial, ya que el 67% de los españoles sitúa el reciclaje como la acción más efectiva, siendo el segundo país europeo con más ciudadanos con esta percepción. La compra de energía procedente de fuentes renovables (58%) y la sustitución de un coche diésel por un eléctrico o híbrido (45%) van a continuación. En lo que respecta a reducir el número de hijos, sólo el 5% de los españoles lo señala como una opción efectiva.

Abanico de posibilidades
El estudio de Ipsos también presentó a los encuestados un abanico más amplio de acciones que pueden hacerse de manera individual para ayudar a reducir las emisiones de carbono. Las más elegidas a nivel global fueron las de utilizar menos envases (52%) y comprar menos artículos o comprar otros más duraderos (46%).

De nuevo ambas medidas se encuentran fuera del listado de las más eficientes según el estudio académico que recopila las 30 medidas con mayor impacto. 

Así, una de las acciones más eficaces, que consiste en renovar la vivienda para que sea más eficiente (ocupa el 6º lugar de 30), sólo fue elegida por el 35% de los encuestados, aunque hay que decir que 7 de los 11 países europeos entrevistados, entre ellos España, la eligieron entre sus tres primeras acciones: en Hungría (68%), Bélgica (61%) y Holanda (56%) fue la primera opción; en Francia (56%), Italia (52%) y España (50%) la segunda; y en Alemania (48%) la tercera.

En este sentido, para los españoles, las tres mejores medidas para reducir las emisiones de carbono serían usar menos envases (59%), en línea con la percepción global, seguido de renovar la vivienda para que sea más eficiente (50%) y utilizar equipos de cocina más eficientes desde el punto de vista energético, que utilicen combustibles más limpios o energías renovables (44%).

¿Y qué hay de la dieta?
El cuidado del medio ambiente pasa también por un cambio en la dieta. Según diferentes estudios, seguir una dieta vegetariana supone un menor impacto sobre el planeta que seguir una dieta basada en productos locales que incluya lácteos y carne. 

Nuevamente este dato choca con la percepción de la opinión pública, ya que 6 de cada 10 personas a nivel mundial (57%) afirman que seguir una dieta basada en productos locales es la mejor manera de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero generados por una persona, eligiendo la opción de la dieta vegetariana sólo el 20% de los encuestados.

A nivel europeo, Francia (70%), Bélgica (68%), y Suecia (66%) son los países más sesgados en este sentido, donde piensan que elegir una dieta local es la mejor forma de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Aunque en España ese porcentaje de población es más bajo (59%), también supera de forma abultada al volumen de personas que considera que lo mejor sería llevar una dieta vegetariana, que sólo son el 14% de los españoles.


Sobre el estudio
Ipsos realizado este estudio –oleada 152 de Global Advisor (GA 152)- entre el 19 de febrero y el 5 de marzo de 2021. Global Advisor es una encuesta que se realiza mensualmente en 30 mercados de todo el mundo a través del panel online de la compañía. Los países que la forman son Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, China, Chile, Colombia, Corea del Sur, España, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Hungría, Hong Kong, India, Italia, Japón, Malasia, México, Países Bajos, Perú, Polonia, Rusia, Sudáfrica, Suecia, Suiza y Turquía.

Añadir un comentario