panorama

“La ausencia de objetivos nacionales vinculantes pone en peligro los acuerdos de París”

0
Es la lectura que hace la Izquierda Unida Europea de la votación que ha tenido lugar hoy en el Parlamento Europeo. La Eurocámara ha dicho sí abrumadoramente a la propuesta de que el 35% de la energía que use la Unión Europea en el año 2030 salga de fuentes renovables. Izquierda Unida, que considera positivo ese 35 (que mejora la propuesta del Consejo de Europa, que solo quería un 27%), lamenta sin embargo que el texto aprobado no incluya objetivos nacionales vinculantes.
“La ausencia de objetivos nacionales vinculantes pone en peligro los acuerdos de París”

La eurodiputada de Izquierda Unida Paloma López critica la actitud del Consejo de Europa y de la Comisión Europea, que (1) prefieren un Objetivo 2030 del 27% (en vez del 35% que ha votado hoy el EuroParlamento) y que (2) consideran que los objetivos deben ser globales, a escala UE (y no nacionales) y, sobre todo, no vinculantes. López ha calificado de "insuficiente" en todo caso el Objetivo 35 que ha aprobado la Eurocámara y vaticina que, "sin un acuerdo que obligue a cumplir a todos los gobiernos, habrá países que seguirán sin apostar por las energías limpias sin consecuencia alguna".

La eurodiputada Paloma López insiste en ese sentido: "sin objetivos vinculantes que obliguen a los Estados miembros a cumplir con la implementación y desarrollo de las energías renovables, existe un peligro claro de que no seamos capaces de cumplir los acuerdos de París sobre cambio climático”. Y esta es, “desafortunadamente" -explica López-, la propuesta que ha salido hoy de la Eurocámara tras aprobarse el Paquete de Invierno, "lo que ha obligado a los diputados y diputadas de nuestra delegación a abstenerse en los tres informes que lo componen: renovables, gobernanza y eficiencia".

Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL)
En cuanto a las renovables, la eurodiputada del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) sostiene que su grupo se ha abstenido “porque, aunque la posición del Parlamento Europeo [35] mejora la propuesta original de la Comisión Europea [27], creemos que sigue siendo insuficiente para alcanzar el pleno desarrollo de las energías renovable. No se puede negar que se han hecho mejoras sustanciales -ha reconocido López-, pero lo que no podemos hacer es aceptar que se puede cumplir lo propuesto sin establecer objetivos nacionales vinculantes”.

En opinión de López, “resultará incluso muy complicado alcanzar el acuerdo del 35% de renovables en 2030, que es la propuesta final hecha hoy por la Eurocámara”. La diputada ha dicho en ese sentido que, "viendo la posición del Consejo, tenemos serias dudas de que los Estados miembros se vayan a comprometer”. López -que ha sido la responsable, dentro de su Eurogrupo (Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica), de la parte del Paquete de Invierno sobre energías renovables- ha criticado en todo momento “la falta de voluntad política del Consejo y la falta de ambición de la Comisión”.

Por el 45%
La propuesta inicial del Grupo Confederal GUE/NGL era establecer un objetivo del 45% pero, "en todo caso -ha insistido la eurodiputada- la clave no está en el porcentaje, sino en la obligatoriedad, en los objetivos nacionales vinculantes. Y eso, lamentablemente, hoy no se ha conseguido”. De hecho, López cree que esta propuesta deja la puerta abierta a que, “como ya ha ocurrido en el pasado”, se alcance el objetivo del 35%, “pero sólo por el compromiso decidido de determinados Estados miembros”, frente a otros que “no van a hacer ningún tipo de esfuerzo por desarrollar las renovables”.

Por último, se ha quejado de que el informe “no lleve una referencia directa a la pobreza energética”, cosa que sí ha sucedido en la parte del paquete referente a la gobernanza, y de que en materia de biocombustibles, la propuesta aprobada “sólo vaya a contribuir a su incremento y al aumento de las emisiones de carbono”. Esta política, “con carácter global, afecta a la deforestación”, ha afirmado.

En cuanto a la gobernanza, la delegación de IU en el Parlamento Europeo también se ha abstenido, porque, “pese a que, al igual que ha sucedido con las renovables, se mejora mucho la proposición inicial, sigue marcando un rumbo liberalizador que no podemos aceptar”. El Grupo GUE/NGL también se ha abstenido en el apartado de eficiencia, "en el que también se han obviado los objetivos vinculantes propuestos".

Añadir un comentario