movilidad

La industria europea del automóvil se instala en China para fabricar allí vehículos eléctricos

0
El Viejo Continente pierde la carrera del vehículo eléctrico. Los fabricantes europeos invirtieron 21.700 millones de euros (M€) en el último año en la fabricación de vehículos eléctricos en China, mientras que Europa solo captó inversiones por valor de 3.200 M€. Son datos recogidos en un informe de la Federación Transport & Environment (de la que la organización no gubernamental española Ecodes forma parte) y provienen directamente de información pública proporcionada por los propios fabricantes. [En la imagen, la megafactoría Volkswagen de Foshan, en China, que acaba de ampliar su capacidad de fabricación de 300.000 a 600.000 vehículos año (no solo eléctricos)].
La industria europea del automóvil se instala en China para fabricar allí vehículos eléctricos

¿Por qué los fabricantes europeos -se pregunta Ecodes- invierten hasta siete veces más en China en la fabricación de vehículos eléctricos que en la propia Unión Europea? La respuesta está en "las garantías de mercado a la industria a largo plazo que ofrece el Gobierno chino". Ecodes lo explica: "la política limpia china obliga a los fabricantes a producir vehículos eléctricos en su territorio". Por el contrario -contrasta Ecodes-, en noviembre del año pasado la Comisión Europea propuso unos objetivos de reducción de CO2 para los coches nuevos rácanos "y olvidó el establecimiento de objetivos ambiciosos, claros y obligatorios en cuanto a la venta de vehículos de cero emisiones".

"China ha hecho una apuesta clara por el vehículo eléctrico -apunta Carlos Calvo Ambel, de Transport & Environment- y tiene ahora una considerable ventaja competitiva frente al mercado europeo y español". Según Calvo Ambel, el gran país asiático ha entendido "que la demanda se crea con políticas industriales inteligentes y ambiciosas; Europa sin embargo sigue sin quitarse de encima la herencia sucia del diésel". Ahora -concluye el experto-, hay dos opciones, o bien los Estados miembros de la UE establecen objetivos de ventas de vehículos eléctricos y aseguran así los empleos vinculados al sector en Europa, o permiten a nuestros fabricantes seguir vendiendo coches sucios en Europa mientras invierten en vehículos más limpios en China que terminaremos importando”.

Ecodes repasa los nombres clave de la industria europea del automóvil: Volkswagen, Daimler, Renault...
Según el informe publicado por Transport & Environment, el fabricante europeo más importante, el grupo Volkswagen, encabeza la lista de inversores en China: 10.000 millones de euros colocados en el país en unión con el fabricante local Anhui Jianghuai (véase la factoría Foshan). Esa inversión forma parte de su hoja de ruta para el aumento de ventas globales de vehículo eléctrico hasta 1,5 millones en 2025. Nissan ha comprometido 8.000 millones como parte de un proyecto conjunto con Renault y Dongfeng en una apuesta por liderar el mercado chino. Daimler AG se ha unido con la empresa china BAIC en un negocio de 1.600 millones de euros para expandir la producción de Mercedes-Benz eléctricos a una nueva fábrica en Pekín.

Un estudio realizado por Cambridge Econometrics a nivel europeo, con el respaldo de consumidores, fabricantes, sindicatos y ONGs (organizaciones no gubernamentales), ha concluido -explican desde Ecodes- que podrían crearse 206.000 empleos netos en Europa en 2030 gracias a la transición de los vehículos de combustión a vehículos basados bajos en emisiones. Eso sí -matiza Ecodes-, para que esto suceda, es necesaria "una regulación consistente que ofrezca garantías a la industria para invertir en Europa". El estudio de Cambridge Econometrics se ha replicado y adaptado al contexto español. Los resultados de esa adaptación serán presentados el próximo 10 de julio en la jornada “La descarbonización del transporte en España: ¿una transición mutuamente beneficiosa para la economía y el clima?” (véase programa de la jornada).

El caso español
Míriam Zaitegui, de la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes) alude específicamente al caso español: "nuestro país es el segundo mayor productor de automóviles de Europa. La necesidad de transitar hacia una movilidad más limpia que incluya la electrificación del transporte es indispensable no solo para conseguir los objetivos de reducción de emisiones pactados y mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, sino también para asegurar que tiene un impacto positivo en nuestra economía. Es una responsabilidad política -añade Zaitegui- establecer las condiciones favorables para que esto sea así. China va a la cabeza por sus objetivos de ventas y Europa aún puede adelantarla si el Parlamento Europeo y los Estados miembros establecen objetivos vinculantes de 20% de reducción en 2025 y objetivos de ventas de vehículo eléctrico ambiciosos”, concluye la experta de Ecodes.

Añadir un comentario