movilidad

Los estudiantes de FP hacen carrera... eléctrica

0
Ocho centros educativos de Catalunya, de los cuales siete son de ciclos formativos de Grado Superior de Automoción, competirán mañana en una prueba de coches eléctricos (que los alumnos han construido a lo largo del curso) que se enmarca en la quinta edición de Electrocat. Organizada por los ayuntamientos de la Riera de Caldes (Barcelona), Electrocat es una iniciativa cuyo objetivo último es el impulso de la electromovilidad y que cuenta con el apoyo del Departamento de Educación de la Generalitat de Catalunya. [En la imagen, uno de los prototipos que participará en Electrocat].
Los estudiantes de FP hacen carrera... eléctrica

El municipio de Santa Perpètua de Mogoda celebra mañana toda una jornada festiva en torno a la electromovilidad. Y es que, después de las pruebas del Electrocat (que tendrán lugar entre las cinco y las siete de la tarde), la alcaldesa de la localidad, Isabel García, y la directora del Instituto Catalán de la Energía (Icaen), Assumpta Farran, inaugurarán la nueva zona de puntos de recarga ubicada en el estacionamiento del edificio de Desarrollo Local. A continuación, será presentado el proyecto de Som Mobilitat de experiencias de movilidad eléctrica compartida. Simultáneamente, entre las cuatro y las siete de la tarde, habrá una exposición de vehículos clásicos y eléctricos, una exhibición de vehículos teledirigidos eléctricos de la mano de RCS StaPerpètua Club de Automovilismo; y, a las siete y media, las autoridades procederán a entregar los premios asociados a las pruebas y será sorteada una bicicleta eléctrica Walk Air 13. Los actos contarán con la presencia de Agustí Payá, el primer piloto en concluir una prueba del campeonato mundial de rallies al volante de un coche eléctrico (Payá es cofundador de Electric GT).

De vuelta a la carrera
Los ocho equipos llamados a participar en la carrera de Electrocat son del Centro de Estudios Roca y el CE Monlau de Barcelona, el Instituto Pedraforca de L'Hospitalet de Llobregat, el IES Castellarnau de Sabadell, el Centro Técnico del Vallès de Les Franqueses del Vallès, el IES Palau Ausit de Ripollet y la Escuela Técnica de Girona, además de los estudiantes y docentes formados en el Centro de Recursos del Vehículo Eléctrico (Creve) de Santa Perpètua. Este será el segundo año que el Electrocat se celebra en un circuito urbano en el Recinto Ferial del municipio.

Trabajo de innovación
Desde que se puso en marcha en 2014 -informan desde la organización-, Electrocat enfrenta a alumnos y alumnas al reto de construir un prototipo de vehículo eléctrico sobre una base motriz común (motor, variador y baterías) que proporciona la propia organización. Esta iniciativa educativa está subvencionada por el Servicio Público de Empleo de Cataluña (SOC) en el marco del Programa de proyectos Innovadores y Experimentales, y cuenta con el apoyo de las empresas Alstom, ElectricGT, Mavilor Motors, Montesa-Honda, Nissan, Urbaser, Walk, Som Mobilitat y Tempel Group, además de la Fundación CIM de la Universidad Politécnica de Cataluña, la Fundación RACC y el Gremio de Talleres de Sabadell y Provincia.

Según la Concejalía de Desarrollo Local de Santa Perpetua, los objetivos del Electrocat son "potenciar el trabajo en equipo del alumnado y fomentar la actividad experimental y creativa como elemento pedagógico para el conocimiento técnico de los vehículos eléctricos". Además, la organización trabaja para que todo este proyecto formativo sirva "para la capacitación y promoción de técnicos especializados en vehículos de tracción eléctrica que den cobertura a las necesidades surgidas de un nuevo modelo de movilidad basada en la tracción eléctrica".

La jornada comenzará con la recepción de los equipos, seguida de una reunión de grupo donde se establecerá el orden del día y se revisará el reglamento deportivo y los prototipos. Los vehículos harán pruebas de slalom, frenado y radio de giro. Después se hará circular el prototipo para la zona de asfalto y de tierra y el jurado valorará el mejor equipo. [Abajo, un momento de los entrenamientos previos a la carrera de mañana].

Desde octubre pasado, cada equipo ha diseñado y fabricado el chasis de un cuadriciclo, un vehículo eléctrico de cuatro ruedas. Según las bases de la organización, el vehículo debe ser lo suficientemente ancho, largo y resistente para meter un piloto de al menos 1,70 metros de altura y 65 kilogramos de peso. Además, el vehículo debe llevar suspensión para poder correr por asfalto y tierra. La tecnología va a favor de los participantes, ya que la batería permite monitorizar su funcionamiento con el fin de dar la información de su estado, así como de su proceso de carga. A todos los equipos participantes se les ha impartido una formación previa para que conozcan en profundidad los materiales entregados, así como las especificaciones constructivas, técnicas y las características del circuito.

Añadir un comentario