movilidad

Enagás desarrollará su red de estaciones de repostaje de gas natural licuado con fondos públicos

1
Más gas vehicular (gas natural licuado para vehículos con motor de combustión), ergo más gases de efecto invernadero (la Agencia Europea de Medio Ambiente estima que la contaminación atmosférica causa 40.000 muertes prematuras en España cada año, y que el principal foco de contaminación en las ciudades es el tráfico de vehículos de motor de combustión). Pues bien, la Comisión Europea le ha dado el visto bueno al proyecto denominado ECO-net, que coordinará Enagás y que consiste en desarrollar una red de 15 estaciones de repostaje de GNL (gas natural licuado) en España. ¿Presupuesto global del proyecto? Trece millones de euros. [Amplía el mapa].
Enagás desarrollará su red de estaciones de repostaje de gas natural licuado con fondos públicos

El Proyecto ECO-net, Spanish Network of Alternative Fuels Refuelling Stations, forma parte del mecanismo Conectar Europa (Fondos Europeos CEF), que promueve "un transporte más sostenible y eficiente". Según explica en un comunicado Enagás, "esta iniciativa está en línea con la Directiva 2014/94/UE para el desarrollo de infraestructuras para los combustibles alternativos y con el Marco de Acción Nacional español de energías alternativas en el transporte". Pues bien, en el marco del proyecto ECO-net, que coordina Enagás, la Comisión Europea ha decidido apoyar el desarrollo de 15 estaciones de repostaje de GNL (gas natural licuado) vehicular y una de hidrógeno, el primero de España a 700 bares de presión. Scale Gas, una joven empresa nacida del programa Enagás Emprende, desarrollará los proyectos.

El proyecto cuenta con un "presupuesto global aproximado de 13 millones de euros" y contempla la construcción, en un plazo de hasta tres años, de 16 puntos de suministro de "combustibles alternativos a los tradicionales para vehículos pesados y turismos". Las 16 estaciones de servicio estarán distribuidas a lo largo de los corredores españoles de la Red Transeuropea de Transporte.

Además del apoyo financiero de la Comisión Europea, el proyecto cuenta con un préstamo del Instituto de Crédito Oficial (ICO) que cubre el 50% del proyecto aproximadamente. Enagás aportará la cantidad restante con recursos propios.

El Proyecto ECO-net ha recabado el apoyo de diferentes compañías como Toyota, pionera en la introducción en el mercado de vehículos propulsados por hidrógeno, e instituciones como Gasnam y el proyecto europeo ECO-Gate, un plan de acción global cofinanciado por la UE e impulsado por un consorcio de más de 20 empresas para el desarrollo de la movilidad con gas natural comprimido (GNC) y GNL en Europa.

GNL para buques
Según Enagás, España es el país de Europa con más terminales de GNL para el suministro a buques gracias a su posición geoestratégica y la fortaleza de sus infraestructuras. Con el proyecto ECO-net, Enagás pretende avanzar en esa misma dirección en el ámbito de la movilidad vehicular, especialmente en el sector de transporte pesado. La empresa gasística considera que "el uso del gas natural en el transporte es clave para mejorar la calidad del aire y avanzar hacia una movilidad más sostenible".

El gas natural -informa Enagás- permite eliminar la práctica totalidad de las partículas contaminantes de los óxidos de nitrógeno (NOx) y de los óxidos de azufre (SOx). En concreto, reduce entre un 80-90% las emisiones de NOx y cerca de un 100% las de SOx. Además, consigue reducir entre un 20-30% las emisiones de CO2 respecto a los combustibles tradicionales.

Qué es el gas natural
El gas es un combustible fósil que contribuye al cambio climático, tanto por la generación de emisiones de CO2 en la combustión como por las emisiones fugitivas de metano. El metano es un gas con un potencial de calentamiento global 86 veces superior al del CO2 en los primeros 20 años de vida. Emitir un kilogramo de metano es equivalente a emitir 86 de CO2. Cada vez más investigaciones científicas demuestran que las fugas de metano no han estado bien contabilizadas y representan un problema climático mayor del que se creía.

El Grupo de expertos Intergubernamental sobre Cambio Climático define las emisiones fugitivas como “la liberación intencional o no intencional de los gases de efecto invernadero durante la extracción, el procesamiento y la entrega de los combustibles fósiles al punto de utilización final”. El informe Smoke and mirrors, de Bankwatch Network, publicado en enero de 2018, concluye que “los valores de emisiones fugitivas en más de la mitad de los escenarios están alrededor del umbral del 3% definido por la Agencia Internacional de la Energía, más allá del cual el gas fósil deja de ofrecer un beneficio climático en comparación con el carbón”.

La red Enagás tendrá 15 puntos de suministro de GNL en las provincias de Castellón, Madrid (4 instalaciones), Guipúzcoa, Zamora, Gerona, Jaén, Álava, Navarra, La Rioja, Burgos, Cáceres y Badajoz; y un punto de suministro de hidrógeno en Madrid.

Añadir un comentario
Fernando
Me surge una duda, ¿no hubiera sido mejor que en Enagás se aliara por ejemplo con Repsol o con Cepsa que usan estaciones de servicio y a las que creo Enagás las surte de materia prima gasística a sus comercializadoras ( Ej. Repsol luz y gas) ?.