los editoriales de er

Lunáticas

2
Lunáticas

¿Qué es más importante: la Mona Lisa o la Amazonía? ¿Qué es más grave: una lata de puré estampada en un Monet o un atasco el lunes por la mañana a la entrada de París, o de Berlín, o de Moscú, o de Madrid?

Ahora cambia “importante” por “necesaria”. Y ahora, por favor, cámbiala por “imprescindible”. Y ahora, por favor también, cambia “grave” por “obsceno”. O por “insalubre”. O por “criticable”. Solo por mor -propongo- de la reflexión.

Cuando alguien señala la Luna, no siempre miramos la Luna. A veces miramos al dedo.

Hace solo unos días varios activistas de la organización Just Stop Oil atacaron “violentamente”, lata de tomate en mano, un cristal blindado. Tras él, nos miraba “La joven de la perla”, esa a la que llaman la Mona Lisa holandesa. De Johannes Vermeer.

Los “ecologistas” pretendían elevar así (a tomatazo limpio) su protesta contra una civilización que se ha construido en los últimos 150 años con combustibles fósiles, y que, con combustibles fósiles, en apenas 150 años, se está autodestruyendo.

Conservación.

Quizá ahí esté el meollo de todo esto. ¿Queremos conservar las más bellas creaciones de la humanidad y/o queremos conservar el Mar Menor, los glaciares del Himalaya, la Antártida?

Vida. Arte. Creación. Recreación.

¿Qué queremos conservar? Y, ¿por qué?

He escuchado todos estos días, con respeto y atención, muchas voces a las que escucho siempre con respeto y atención. Y me ha sorprendido mucho –confieso– leer tantas de ellas... mirando al dedo.

Que en las tertulias los periodistas del régimen y los “telepredicadores” planteen determinadas posturas no me ha extrañado.

Que muchas de las columnas sobre las que me gusta elevar la mirada hayan despachado el asunto... como lo han despachado... pues sí que lo ha hecho, sí que me ha extrañado.

Vuelven a ganar los malos, he pensado.

Los grandes medios de comunicación (el oligopolio mediático) fijan la agenda y la terminología. Deciden de qué hay que hablar (deciden cuándo) y deciden cómo hay que hacerlo.

Y el oligopolio mediático ha decidido que la ciudadanía NO debe debatir sobre cambio climático a la luz de un tomatazo (eso no se hace, eso está muy feo) y ha decidido –el oligopolio mediático– que la ciudadanía SÍ debe tener muy claro que tirarle puré de patata o salsa de tomate a un cristal blindado está muy requetemal.

Porque, después de todo, lo cierto es que las obras que han sido “vandalizadas” estaban todas protegidas por un cristal blindado y no han sufrido daño alguno. Vamos, que, en realidad, lo “vandalizado” no ha sido el arte. En realidad lo “vandalizado” ha sido el cristal blindado.

Eso lo sabían obviamente los “vándalos” (cuyo objetivo evidentemente no era manchar un cuadro, o estropearlo) y eso, sin duda, también lo sabían (y lo saben bien) los periodistas del régimen y los “telepredicadores”, pero a estos últimos les ha dado igual.

Porque la consigna que tenían era situar el foco del debate en la pertinencia (o coherencia) de la acción.

Así que han puesto ahí el foco (en la salsa de tomate)... para desenfocar el fondo. Porque lo que no quieren los que mandan es que ahondemos en el atasco del lunes a la entrada de París, o de Berlín, o de Moscú, o de Madrid.

No mires arriba. Fíjate en la salsa de tomate.

¿Cómo puede llamarse civilización aquella que conserva con mimo el arte, que no es sino la recreación de la vida –recreación a veces muy hermosa, como “La joven de la perla”–... cómo puede llamarse a sí misma civilización aquella que conserva, sabia, el arte, mientras asiste impasible, estúpida, a la destrucción de la vida misma, que es siempre hermosa... como la vida misma?

¿Cómo puede llamarse a sí misma civilización aquella que se empeña en mirar el dedo cuando es la Luna lo que están mostrándole?

Bueno, pues de la Luna hablamos en esta edición: de renaturalizar las ciudades, de reverdecer la energía, de conservar la (de mantenernos con) vida.

Ah, y un último apunte. De verdad que no pretendo señalar a nadie. Solo a la Luna.

Firmado: un lunático.

 Este es el editorial de la edición de noviembre de Energías Renovables en papel (ER 216), que puedes descargar en PDF gratis aquí

Antonio Barrero F.

[email protected]

Añadir un comentario
José García Ferrera
Chapó...
Enrique
No se puede hablar mejor.
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).