los editoriales de er

El último empujón que necesita el autoconsumo

2
El último empujón que necesita el autoconsumo

“Acabaréis cargando el coche eléctrico con los paneles fotovoltaicos que tengáis en el tejado”, solía decir hace años a la familia y a los amigos cada vez que la conversación derivaba hacia las energías renovables. Algunos parecían más o menos convencidos de que el futuro transitaría por esos caminos, pero la mayoría se mostraban bastante escépticos. No tiene nada de extraño. Aún recuerdo las caras de muchos colegas cuando les hablábamos hace 23 años de nuestra intención de lanzar una revista especializada en renovables.

Las conversaciones de hoy con esa familia y esos amigos se centran ya en detalles como la potencia que debería tener su instalación de autoconsumo y a quién deberían acudir para hacerla realidad. Porque el presente transita, en efecto, por los caminos que supieron ver hace tiempo los pioneros de las renovables.

El autoconsumo está viviendo momentos de euforia. Y es solo el principio. Que el país del Sol estuviera tirando a la basura un recurso tan valioso solo se explica por el interés de las grandes empresas eléctricas y petroleras, que siempre vieron en la energía solar una amenaza contra sus intereses. Ahora saben que es una oportunidad. Pero cada vez que me preguntan por alguna empresa de confianza para montar una instalación de autoconsumo, solo recuerdo a los que estuvieron siempre de este lado. No a los que han llegado tarde y han puesto todas las trabas posibles para evitar lo inevitable.

Dos citas recientes, el Encuentro de Autoconsumo de UNEF y el II Congreso Nacional de Autoconsumo de APPA, han coincidido en el tiempo con el anuncio del reparto de los primeros fondos del Plan de Recuperación europeo. El Gobierno ha aprobado un paquete de ayudas de 660 millones de euros de esos fondos, que podría ampliarse hasta el doble, 1.320 millones, para instalaciones de autoconsumo (que tendría hasta 900 millones), almacenamiento energético (hasta 220 millones) y climatización (hasta 200 millones). El Ministerio para la Transición Ecológica estima que los primeros 660 millones permitirán construir al menos 1.850 MW de generación renovable, incluyendo la sustitución de combustibles fósiles en calefacción y refrigeración en más de 40.000 viviendas. Estos trabajos generarán más de 25.000 empleos directos e indirectos, el PIB crecerá de 1,7 a 3,2 millones por cada millón de euros de ayuda materializada, y las instalaciones que se ejecuten reducirán las emisiones de CO2 en más de un millón de toneladas anuales.

Pero en medio de la euforia todavía quedan muchas cosas por hacer para que el autoconsumo explote todas sus posibilidades. Los responsables autonómicos, que son quienes deben garantizar este despliegue, reconocen que la tramitación de los proyectos, que en algunos casos se puede demorar hasta seis meses, es un auténtico “enjambre”. Y que, a menudo, la normativa adolece de claridad y propicia malentendidos. Es el caso del IVA que debe pagar el autoconsumo residencial: ¿puede aplicarse un IVA reducido del 10%?¿en qué condiciones? O la obligatoriedad de la licencia de obra: once comunidades autónomas ya no la exigen, pero las otras seis sí.

Y si hay un asunto que requiere claridad es el del autoconsumo compartido. Porque dos tercios de los españoles viven en pisos. Y si queremos que los beneficios de la energía solar lleguen a todos es preciso ofrecer soluciones. En varios frentes. Por un lado, sería conveniente cambiar la ley de propiedad horizontal para facilitar la implantación del autoconsumo porque, hoy por hoy, esa ley exige mayorías muy amplias para aprobar iniciativas de este tipo. Por otro lado, hay que determinar cómo se reparte la electricidad que produce la instalación de autoconsumo compartido que hay en el tejado de un edificio. Y el sector reclama que se haga de forma simple, sin dar opción a equívocos, y aplicando coeficientes de reparto dinámicos. Lo que implica que la energía solar producida se podrá compartir entre los usuarios en función de quién esté consumiendo en cada momento. Una garantía para sacarle el máximo partido a la instalación.

Si conseguimos avanzar en esta línea, hasta los más escépticos verán la luz. Del Sol.

Buen verano y hasta el mes de septiembre.


Luis Merino
lmerino@energias-renovables.com

Añadir un comentario
Miguel
Lo de \"Acabaréis cargando el coche eléctrico con los paneles fotovoltaicos que tengáis en el tejado” tiene un enorme fallo de planeamiento o de análisis. Es algo difícil de que ocurra. En la mayor parte de los casos, durante el día esos coches están en el lugar de trabajo, no en casa. Así que difícilmente van a poder cargarse directamente de los paneles. Si durante el día, el coche está en casa es que no lo usas y no hay nada que cargar e incluso tal vez no sea necesario comprarse el coche. La otra opción sería la de almacenar la energía de los paneles en una batería intermedia, para después cargar la batería final, pero eso además de ser muy caro, es una clara ineficiencia energética y derroche. En el proceso se pierde energía y dinero. Una batería es un bien caro y escaso que no se puede desperdiciar de este modo tan ineficiente, pues significaría tener que duplicar la capacidad de almacenamiento de un país. La energía debe ir del generador directamente a una única batería final.
Rafael
Si tenemos que cargar el coche eléctrico ,por la noche. Donde se almacena la energía que hemos obtenido durante el día. En baterías de litio que hoy cuestan 8.000 € . ¿¿¿
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).