los editoriales de er

El sol de mi pueblo


0
El sol de mi pueblo


El Ciemat ha cartografiado el sol de Alpedrete, el pueblo de Madrid donde vivo desde hace más de 20 años.  Lo ha hecho a petición del Ayuntamiento, que ha colgado en su web el mapa solar, de manera que tanto yo como cualquiera de los vecinos de este municipio serrano de 15.000 habitantes podemos saber ahora, con solo unos cuantos clics, si nuestro tejado es apto o no para instalar placas solares, fotovoltaicas y/o térmicas, y generar con ellas el total o parte de la energía que consumimos en forma de electricidad y calor. En otras palabras, ahora disponemos de una información que nos facilita tomar decisiones sobre la gestión energética de nuestro edificio o vivienda.

Gracias a este mapa solar, los vecinos y vecinas de Alpedrete hemos descubierto otro dato importante: en el municipio se pueden instalar, de forma óptima, 23 MWp de energía solar fotovoltaica y generar con ella 33,685 GWh. La misma que se consumió en esta localidad durante todo el año 2016, lo que significa que el potencial fotovoltaico del municipio es prácticamente igual al 100% de su consumo. El consistorio tramita ya diferentes medidas para facilitar a quienes lo deseen la instalación de los sistemas solares.



En España existen 8.116 municipios. ¿Sería posible que una parte de ellos, los de más de mil habitantes (3.161) por ejemplo, contaran con un mapa como el de Alpedrete que les permitiera identificar su recurso solar? Porque la iniciativa es replicable, asumible económicamente (el coste ha sido de unos 13.000 euros para el consistorio alpedreteño) y una excelente referencia en el camino hacia la democratización energética y la lucha contra el cambio climático. Para sacarla adelante solo hace falta, en realidad, voluntad política, no es cuestión de ideología: las renovables no la tienen, somos nosotros los que se la adjudicamos cuando anteponemos intereses particulares y cortoplacistas a los verdaderamente importantes.

La solidez del mapa solar de Alpedrete viene avalada, además, por quien lo ha hecho: el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), uno de los organismos públicos de investigación más relevantes con que contamos e institución de referencia en la investigación aplicada en energía y medioambiente en España. Lamentablemente, este centro está viviendo actualmente una etapa negra debido a la drástica reducción presupuestaria que sufre (de un 30%), a la precariedad laboral de sus investigadores más jóvenes (lo que amenaza muchas de sus líneas de investigación) y a un control administrativo y de fiscalización de su actividad (aplicado desde el gobierno) que le impide ser operativo y que lo está asfixiando. Y con ello, la generación de conocimiento y tecnología al servicio del desarrollo y la innovación en España. Algo de lo que no andamos, precisamente, sobrados.



Generar conocimiento y formación es, precisamente, el objetivo de los muchos cursos que presentamos en este número, todos ellos al servicio del progreso de las renovables y de la eficiencia energética. Los dos pilares, junto con el almacenamiento y el coche eléctrico, de un futuro sostenible desde la perspectiva energética. Pero hay que acelerar el ritmo: este mes de mayo de 2018, la concentración de CO2 en la atmósfera ha superado, por primera vez en la historia, las 410 partes por millón. El nivel más alto en 15 millones de años. De mantenerse la actual tendencia, provocada por la quema masiva de combustibles fósiles, la temperatura media de nuestro planeta puede subir hasta 3 grados centígrados; esto es, el doble del límite asumible planteado por buena parte de la comunidad científica.

Hasta el mes que viene.


Pepa Mosquera
pmosquera@energias-renovables.com

Añadir un comentario