los editoriales de er

Bofetada climática

0
Bofetada climática

El verano se ha estrenado en las tres cuartas partes de España con temperaturas por encima de los 40ªC  y una veintena de incendios forestales, favorecidos por el calor y la sequedad del ambiente, que han devorado millares de hectáreas de nuestros resecos montes. Al menos dos personas han muerto a consecuencia de esta inusitada ola de calor en el mes de junio, y muchas más han tenido que ser atendidas al sufrir dolor de cabeza, debilidad, pérdida de líquidos y otros síntomas asociados al impacto que supone esta súbita subida de las temperaturas.  Por supuesto, también los animales han sufrido sus consecuencias. Domésticos y salvajes. Es difícil hacer un cómputo de cuántos de estos últimos han muerto a consecuencia de los incendios, pero bastaba ver las demoledoras imágenes de los decenas de corderos calcinados o asfixiados a consecuencia del fuego en el municipio de Tarragona para hacernos una idea del alcance del daño. 



La ola de calor ha afectado también a otros países europeos, haciendo que las temperaturas hayan subido en algunos casos hasta 14 grados por encima de la media habitual en esta época. En Alemania, Polonia o Francia, los termómetros han rozado o superado los 40 grados, llegando en el municipio galo de Gallargues-le-Montueux a casi alcanzar los 46ºC. Jamás, desde que se mantienen los registros, había hecho tanto calor en Francia. Y no es solo Europa. En la costa de California ha hecho tanto calor en junio, que se han hallado cientos de mejillones muertos en las rocas: se habían cocido directamente, al sufrir temperaturas por encima de los 38° C con la marea baja. Mientras tanto, el 30 de junio caía una granizada de tal magnitud en la ciudad mexicana de Guadalajara que llegó a alcanzar el metro y medio de altura, dejando sepultados decenas de coches. Los meteorólogos mexicanos afirman que ha sido la peor tormenta de granizo de la que se tenga registro en el Estado de Jalisco.



Hay quien sigue preguntándose si el cambio climático existe. Y hay quien, aunque no lo dude, no le importa tomar decisiones que disparan aún más las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Tomemos el caso de Madrid. Ahora, desde el 1 de julio hasta el 30 de septiembre, todo tipo de vehículos puede circular por Madrid Central, el área de bajas emisiones, sin importar cuánto contamine. Los responsables del nuevo Ayuntamiento dicen que así podrán evaluar cómo ha funcionado el proyecto de la anterior alcaldesa, Manuela Carmena, y proponer un modelo de movilidad alternativo. Sin embargo, para conocer esos datos no hacen falta tres meses, ni siquiera un día. Solo hay que mirar el último informe mensual de Ecologistas en Acción sobre la calidad del aire en Madrid  para comprobar que la contaminación ha bajado a niveles históricos en la ciudad: la media es de 22 microgramos por m3 de contaminante en mayo, la cifra más baja registrada desde 2010 (y eso que ese mes solo llovió un día). Y no solo se ha reducido dentro del perímetro que estaba vetado al tráfico, también se observan reducciones significativas en las zonas circundantes. 



¿Que al nuevo Ayuntamiento no les gustan los informes de los ecologistas? Que miren entonces lo que se está haciendo en ciudades como París, Berlín o Londres para reducir la contaminación causada por el tráfico. O la última actualización del informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente sobre Calidad del aire en Europa, en donde queda claro que la contaminación atmosférica es el mayor riesgo de salud en Europa. Además, reduce la esperanza de vida y contribuye a la aparición de enfermedades respiratorias, cardíacas y hasta el cáncer. En realidad, hay tantos estudios que alertan sobre los efectos de la contaminación atmosférica que resulta ofensiva la explicación dada por el nuevo consistorio madrileño. 



En este número de Energías Renovables hacemos un nuevo recorrido por las numerosas alternativas –no solo sostenibles sino económicamente rentables– que tenemos a nuestro disposición para hacer frente a este y otros problemas que exacerban la crisis climática. En esta ocasión nos hemos centrado, muy especialmente, en la energía solar termoeléctrica, en la que las empresas españolas son líderes, y en uno de los estudios que se están llevando a cabo para, a partir de la radiación solar como fuente de energía, obtener combustibles limpios para la aviación. Repasamos, también, el poder del sol para climatizar nuestro hogares, los avances del la eólica en el mar y nos metemos de lleno en REData, el nuevo espacio web con infinidad de gráficos, tablas y magnitudes del sistema eléctrico español, donde cada uno de nosotros podemos comprobar que la red eléctrica española es, cada vez, más lista. 



Volvemos en septiembre, buen verano!

Pepa Mosquera
pmosquera@energias-renovables.com

Añadir un comentario