jorge gonzález cortés

Intersolar vuelve a mirarnos

1
Intersolar vuelve a mirarnos

Las comparaciones (siempre) son odiosas. Después de la feria de Genera, toca hacer repaso de Intersolar, la feria del sector fotovoltaico más grande de Europa que acaba de tener lugar en Munich. Para comparar hay que hablar, en primer lugar, de tamaño. Seis pabellones contaba en el ferial alemán mientras que Genera, lamentablemente, no fue capaz este año de completar un único pabellón en Ifema. Espero que el año próximo, el optimismo y la buena situación actual se reflejen en completar al menos un pabellón. Es cierto que en Alemania existen un millón y medio de instalaciones de autoconsumo y muchas de ellas además integran baterías por lo que el siguiente paso es la carga del vehículo eléctrico. En cuanto a potencia de generación, vuelven a sonrojar las cifras: 40.000 MW de solar fotovoltaica frente a los 4.600 MW de nuestro país.

En cualquier caso, Intersolar es el sitio donde tenemos que estar obligatoriamente para no perderse nada en lo que se refiere a generación fotovoltaica, autoconsumo y almacenamiento. También se empiezan a ver cargadores de vehículos eléctricos en los stands de los fabricantes. Varios de los expositores eran en esta ocasión españoles y todos ellos muy sólidos, preparados para la avalancha de proyectos que están hoy en desarrollo. Merece la pena mencionar a uno de ellos: Power Electronics, que no solo ofrecía productos de calidad sino que se podría decir incluso que son la “Casa de España en la feria”, pues su hospitalidad les convierte en los más populares entre los que “emigran” a la capital de Baviera por unos días.

En nuestro mercado, las subastas celebradas por el anterior gobierno y la publicación en octubre del RDL 15/2018 y el RD 244/2019 han espoleado al sector con la misma intensidad que en 2007 y se prepara, especialmente con la fotovoltaica, una verdadera eclosión del sector. Por supuesto, el PNIEC y su ambicioso objetivo de 37 GW a 2030 son un gran estímulo para los inversores y para toda la cadena de valor.

Por otra parte, llevamos ya tiempo hablando (aquí y también en Munich) de los famosos PPA o contratos de compraventa a largo plazo y creo que es el momento de reconocer que son un gran instrumento para tener acceso a la financiación, pero no para todos los casos. Necesitamos poner los puntos sobre las íes y plantear otras posibilidades de financiación.

En el entorno actual de precios de los mercados de futuros, con los productos que las cámaras de compensación ofrecen y la falta de costumbre de largo plazo en la firma de contratos de suministro de electricidad, pienso que los PPA no van a ser el instrumento más popular.

En muchos casos, los contratos de larga duración han sido la alternativa para desarrollar los proyectos, pero cuesta mucho encontrar una contraparte que esté dispuesta a asumir un compromiso.

El incremento de precio del CO2 es, sin duda, una señal y parece que una buena opción es asumir el riesgo de mercado, al menos los primeros años de vida del proyecto, y decidir si merece la pena asegurarse unos ingresos que estarán claramente por debajo de la media del pool. Tuve oportunidad de reunirme en Intersolar con algunos ejecutivos de bancos y fondos de inversión y la posibilidad de asumir el riesgo de mercado, convence cada vez más.

Contamos con una industria que ha salido con éxito al extranjero y que puede crecer rápidamente, pero sería un error hacerlo con expectativas demasiado optimistas si luego vamos a sufrir otra parálisis como la que ya vivimos.

Tenemos deberes encima de la mesa para una buena temporada. Con nuestros recursos renovables y con la capacidad de nuestras empresas, el éxito es posible. Cuidemos de nuestro sector y pensemos en el largo plazo. Las renovables no pueden ser exclusivamente un instrumento financiero. Son nuestro presente y nuestro futuro.

Añadir un comentario
Miguel
Que Alemania tenga 40.000 MW de potencia de generación fotovoltaica y España sólo 4.600 MW, no es algo que nos deba sonrojar, simplemente Alemania se ha precipitado en su instalación masiva. España ya está ahora mismo instalando masivamente fotovoltaica (4.000 MW), y va a seguir instalando masivamente en los próximos años, a unos costes de entre 40 y 50€ MWh. En Alemania, los costes de la generación fotovoltaica triplican o cuatriplican el coste que va a tener España. ¿Qué significa esto?, pues que Alemania está en un callejón sin salida. Que la electricidad en Alemania será más cara, y su industria no podrá competir con el resto salvo que.. siga quemando carbón. Así que Alemania está condenada a seguir quemando masivamente carbón los próximos 15 años. En energías renovables se da la máxima de que los primeros serán los últimos, aquí no es tonto el último, sino tonto el primero, y los Alemanes ya se han empezado a dar cuenta.