fotovoltaica

Nuevo premio internacional para Antonio Luque 

0
El profesor Antonio Luque, fundador y presidente del Instituto de Energía Solar, ha sido distinguido con el premio "Karl Böer Solar Energy Medal of Merit”, que otorga la Universidad de Delaware (EEUU), por sus contribuciones al desarrollo de la energía fotovoltaica. Dotado con 60.000 dólares, el prestigioso galardón reconoce las trayectorias internacionales más destacadas en el ámbito de la energía solar.

Nuevo premio internacional para Antonio Luque 

Los premios Karl Böer se conceden cada dos años en honor a este científico, que fue miembro durante años de la Universidad de Delaware, fundador del Instituto de Conversión de Energía de EE (UD´s Institute of Energy Conversion) y uno de los grandes investigadores en células solares. El jurado que otorga los premios está integrado por un comité del que forman parte representantes de las principales sociedades solares de EEUU y del Departamento de Energía gubernamental.

“El profesor Luque ha realizado excepcionales contribuciones en el terreno de la energía solar”, ha señalado Michael Klein, Director Ejecutivo del Karl Böer Solar Energy Medal of Merit, al anunciar al galardonado en la presente edición. “Al concederle este premio, queremos reconocer el impacto que su trabajo ha tenido en el desarrollo científicos y tecnológico de las energías renovables. El comité de selección se siente orgulloso de realizar este anuncio”.

Una carrera llena de éxitos
El Karl Böer Solar Energy Medal of Merit reconoce los muchos logros de Antonio Luque, que lleva varias décadas investigando y mejorando la tecnología solar FV, y convirtiendo estos logros en aplicaciones prácticas. De hecho, Luque es uno de los investigadores a los que la energía solar debe su desarrollo.

Desde hace años trabaja en células de banda intermedia, de las que siempre ha dicho que son una verdadera revolución solar. 
En 1969, el profesor fundó el Laboratorio de Semiconductores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y diez años más tarde convirtió dicho laboratorio en el Instituto de Energía Solar (IES), un centro altamente reconocido en todo el mundo en la investigación fotovoltaica. 

Antonio Luque desarrolló en 1976 la célula solar de silicio bifacial, que es activa en ambos lados y es capaz de recoger tanto la luz directa como  parte de la que se refleja sobre la cara frontal, dando lugar a células con muy alta eficiencia. Para fabricar estas células solares, el profesor fundó la empresa Isofotón y se convirtió en su primer presidente hasta 1990.

En su reconocimiento al científico español, el jurado del premio estadounidense también destaca que Luque apoyó la adopción de un sistema de primas para la fotovoltaica “generoso”, que condujo a que en 2008  España sumara 2,6 gigavatios instalados de energía solar fotovoltaica y produjera más electricidad con esta tecnología que con una planta nuclear de tamaño medio (500 MW).

Multitud de galardones
Este no es, desde luego, el primer premio que recibe Antonio Luque.  El profesor cuenta  con muchos otros galardones nacionales e internacionales: el SolarWorld Senior Einstein Award de SolarWorld ( 2008);  el IEEE’s William Cherry Award for Photovoltaic Science and Technology (2006); el Premio Nacional Juan de la Cierva a la Transferencia Tecnológica (2003); el Rey Jaime I a la Investigación en Medioambiente (1999);  el Alexandre-Edmond Becquerel Prize for Outstanding Contributions to the Development of Photovoltaic Solar Energy ( 1992); y el Premio Nacional de Investigación Tecnológica Leonardo Torres Quevedo  (1987).

 Entre los ganadores en anteriores ediciones del Karl Böer Solar Energy Medal of Merit figuran, entre otros, los alemanes Hermann Scheer (2009), por su larga contribución y compromiso con la difusión de la energía solar, y Adolf Goetzberger (1997), fundador del Instituto Fraunhofer de Sistemas de Energía Solar; David Carlson (1995), inventor de las células solares de película delgada; y el expresidente estadounidense Jimmy Carter (1993), quien estimuló el desarrollo de esta tecnología y despertó el interés mundial por la solar fotovoltaica.

 

Añadir un comentario