fotovoltaica

¡Corta los cables!

0
La Fundación Desarrollo Sostenible (FDS) presentó el pasado mes de marzo la campaña “La autosuficiencia eléctrica es posible. ¡Corta los cables!”. Una iniciativa que promueve el uso del llamado sistema AOSS (Always Ongoing Sufficiency System, sistema de autosuficiencia eléctrica permanente), “con el que puedes tener tu propia fábrica de electricidad e independizarte del sistema eléctrico, con una instalación pensada para hogares y negocios 100% legal”.
¡Corta los cables!

La propuesta de la Fundación es muy concreta: “realizamos un estudio gratuito a las personas y empresas que lo soliciten en nuestra web (www.cortaloscables.com). Con ese estudio valoramos la viabilidad técnica de la instalación del sistema AOSS en una vivienda o negocio concreto, e informamos sobre los costes aproximados y ahorro que supondría independizarse del sistema eléctrico”. Además, con el objetivo de asegurar la calidad en la instalación del sistema “también nos encargamos de la acreditación de empresas instaladoras, asegurando todas las garantías que faciliten el paso hacia la autosuficiencia eléctrica a las personas o empresas interesadas en cortar los cables”.

La campaña cuenta ya con empresas acreditadas en 19 provincias españolas de Castilla-León, Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Murcia. “En este tiempo se han recibido más de 80.000 visitas a través de las redes sociales, casi 300 solicitudes de informe de viabilidad, de las que se han emitido más de 250 y el resto están en proceso de análisis actualmente”. Destacan las peticiones en la zona centro, fundamentalmente Madrid y Castilla la Mancha, seguidas por Andalucía, Murcia, Valencia y Cataluña. Con menor intensidad del resto del Estado, incluyendo Baleares y Canarias. El 75% de los informes de viabilidad corresponden a particulares y el resto a empresas, algunas de ellas muy intensivas en consumo eléctrico diurno, como podrían ser las empresas agrícolas.

La FDS destaca un estudio muy relevante que se está realizando sobre una urbanización completa de viviendas unifamiliares, con sistemas AOSS interconectados. Estudio que se encuentra en la fase preliminar pero que está generando una gran expectativa entre propietarios y empresas, pues incluye más de 200 viviendas.

El Sistema AOSS utiliza como fuente de energía al sol y “permite que cualquier vivienda o negocio pueda desconectarse de la red eléctrica y tener una red propia que le permita disponer de la energía necesaria en cada momento para su consumo”. Los paneles solares fotovoltaicos generan electricidad durante las horas de luz solar, que se puede consumir de forma instantánea o almacenar; cuando se quiere consumir más de lo que se está produciendo, o cuando no se dispone de luz solar, el sistema extrae parte de la energía acumulada para completar la demanda en ese momento.

“En el caso de que nuestra energía acumulada se agote –explica la FDS–, entra en funcionamiento el sistema de abastecimiento de emergencia, programado para poner en marcha un dispositivo activado con energía convencional, insonorizado y programado para que solo consuma lo estrictamente necesario para abastecer la demanda de ese momento y acumular lo necesario para las horas siguientes; todo el proceso se desarrolla de forma automática, sin necesidad de que el usuario intervenga en el mismo, exactamente igual que con la red convencional, sin cortes de suministro y sin parpadeo en el alumbrado”.

Todo surgió en Murcia
La FDS tiene su sede en la Región de Murcia. De hecho, la presentación de la campaña se hizo en el Rectorado de la Universidad de Murcia, y en ella participó su rector, José Antonio Cobacho, que estuvo acompañado entre otros por el exdirector de la Agencia Europea de Medio Ambiente Domingo Jiménez Beltrán (ver entrevista), miembro del patronato de la FDS.

La Fundación se define como “una entidad no lucrativa, creada en el año 2008, que apuesta por un modelo de desarrollo económico ambientalmente más sostenible y socialmente más justo; FDS dirige sus acciones a todo el conjunto de la sociedad, entendiendo que todos los ciudadanos deben participar en la transición hacia un modelo de desarrollo más sostenible”. La Fundación realiza “proyectos de ámbito nacional, en todo el territorio español, y transnacional, trabajando en red con otras organizaciones e instituciones en el ámbito de la Unión Europea y la Cuenca Mediterránea”.

Y además de las renovables tiene otras líneas de actuación: sostenibilidad (actuaciones educativas, formativas y de sensibilización), custodia del territorio (colaborando con entidades públicas y privadas en la puesta en valor de los espacios protegidos), y cooperación para el desarrollo en los países del sur.

¿Cómo funciona?
El  sistema AOSS es el resultado de combinar tecnología existente de hardware –placas fotovoltaicas generadoras de electricidad en continua, con inversores para convertir esa electricidad en alterna y viceversa, acumuladores para almacenar excedentes y suplir déficits y un generador para emergencias– con software de comunicaciones. Y ofrecerlos con un servicio a coste asequible.

Lo novedoso de AOSS es la combinación de esos elementos, normalmente de fabricantes distintos, para conseguir una autosuficiencia eléctrica que funcione de forma automatizada, sin depender de la manipulación del usuario, permitiendo un abastecimiento eléctrico permanente estable, sin micro cortes ni oscilaciones de tensión, igual o más estable, en general, que el abastecimiento de la red y no solo más económico por kWh consumido sino que invita a consumir menos al ser auto gestionados.

El sistema AOSS se diseña adaptándose a las necesidades del usuario para conseguir un coste asequible y una amortización que, en condiciones normales de uso, debe realizarse en el entorno de los ocho años, para instalaciones que partan de una potencia mínima de 3 kW con un consumo anual asociado de unos 4.000 kWh. Que es el consumo medio de una familia española.

“El sistema AOSS no es una mera  innovación o desarrollo tecnológico en ciernes, sino que es una realidad con unos costes razonables y un funcionamiento de calidad y que aspira a ser cada vez más competitivo a medida que su uso se vaya extendiendo. Y más si se regula adecuadamente el autoconsumo y balance neto, que permitiría simplificarlo y reducir sus costes”, explican desde la FDS.

Baterías para optimizar el sistema
Una de las claves del sistema AOSS es el uso de baterías. Todo indica que las baterías van a jugar un papel importantísimo en el diseño del sistema eléctrico futuro, eficiente y distribuido. Y en el sistema de movilidad eléctrica. Domingo Jiménez Beltrán explica el interés de contar con baterías para optimizar los resultados de AOOS.

“Imaginemos por un momento que en España tuviéramos reconocida la posibilidad de intercambio de energía con la red, como ya se hace en muchísimos países de Europa y del mundo. Este intercambio nos permitiría ceder kWh generados en horas de alta irradiación solar para utilizarlos en momentos de falta de irradiación, haciendo balance de kWh mes a mes y arrastrando el resultado durante un año”. Este planteamiento corresponde al funcionamiento teórico del autoconsumo con balance neto, tal y como fue propuesto por el gobierno anterior en borrador remitido a la entonces Comisión Nacional de Energía (CNE). La propia CNE elaboró un informe proponiendo la monetización del intercambio de kWh con la red a fin de salvar el escollo que supone que cada kWh tenga un precio distinto en función de la hora en que se consume o se produce.

“Para ello, el sistema AOSS nos va a permitir, simplemente con la reprogramación del software, poder acumular parte de nuestra producción durante las horas baratas y, por lo tanto, de menor demanda en el sistema eléctrico, y consumirla durante los periodos de mayor demanda y, por consiguiente, más caras para la economía del consumidor. Así se consigue un balance neto más eficiente para el sistema y más ventajoso para el productor–consumidor. De esta forma, las baterías que hayamos instalado en el sistema AOSS van a tener una mayor vida activa, pues disminuimos los ciclos de carga y descarga.

Nos van a permitir una mejor gestión de nuestra energía y de sus intercambios con el sistema eléctrico. Y van a servir de reserva colectiva al sistema, que podrá regular mucho mejor los picos de consumo sin necesidad de acometer grandes infraestructuras que tienen como único fin la respuesta a momentos puntuales de fluctuación del consumo a lo largo del año. Eso implica que la inversión en las baterías se aprovechará perfectamente cuando llegue el inexorable autoconsumo con balance neto”.

Intercambiar energía con el vecino
Una de las peculiaridades del sistema AOSS es su modularidad, y que, además, permite la interconexión de instalaciones. Una familia o una empresa pueden  inicialmente necesitar un consumo anual determinado que posteriormente se puede incrementar. Este incremento se puede cubrir aumentando el campo fotovoltaico o bien realizando una nueva instalación interconectada a la primera para así aumentar la potencia disponible.

En el caso de viviendas o empresas que dispongan de una instalación AOSS, pueden interconectarse las instalaciones, compartiendo uno o varios elementos de la misma y mejorando así su coste. “El caso más emblemático es el típico de un edificio de 20 viviendas en donde cuatro o cinco familias quieren instalar el sistema. Una vez realizadas se interconectan, controlando el intercambio de consumos mediante contadores. El saldo de estos intercambios nos indica la proporción de gasto común que cada vecino debe asumir”. Esta característica permite una mayor complementariedad y eficiencia en las instalaciones y en el consumo ya que, en general, no todos los hábitos de consumo son simultáneos.

Y para saber cómo podemos sumarnos a la campaña y aprovechar las ventajas de la energía solar basta con entrar en la web de ¡Corta los cables! y rellenar un sencillo cuestionario con los datos personales y de ubicación del consumo que se quiere autoabastecer. A partir de ahí el equipo técnico de la Fundación se pone en contacto con el interesado para requerirle los datos que necesitan para realizar el informe de viabilidad, en función de la tipología del consumo.

En el plazo máximo de 15 días, normalmente una semana, el interesado recibe el informe de viabilidad. Posteriormente el informe se traslada a la empresa acreditada más cercana para la realización de la visita técnica al domicilio y concretar la posible instalación. El último paso, ya sabes: cortar los cables.

Añadir un comentario