ernesto macías

Una verdad muy incómoda: ¿Hasta cuándo?

0

Van a hacer 11 años en noviembre desde que se  estrenó el documental “Una Verdad Incómoda”  en el que el exvicepresidente americano Al Gore  intentaba explicar lo mala que en aquella época  era la situación de nuestra Tierra en cuanto al impacto  del cambio climático y, sobre todo, lo que deberíamos  hacer para intentar frenar o al menos desacelerar este  proceso.  

Aparte del documental, se publicó un libro y el señor  Al Gore estuvo en España presentándolo directamente  e incluso “formó” a un grupo de gente interesada en propagar el tema,  entre los cuales tuve la suerte de estar. Y me gusta recordar que Al Gore ganó el  Nobel junto al IPCC, el grupo internacional de cientos de expertos en el Clima y  temas relacionados, que se fundó en 1988, al amparo de Naciones Unidas.  

Era la época en la que nuestro actual Presidente se mofaba sin recato del  cambio climático, apoyándose científicamente en su ya famoso primo. Y aunque  ha cambiado de discurso, pues eso: sólo ha cambiado de discurso. Ahora que el  Partido Popular gobierna en una situación global en la que nadie niega este  dramático hecho (a excepción de Trump y su corte) ha adoptado una “posición”  más correcta aunque el servilismo le impidió manifestarse en contra de la decisión  del Gobierno americano a diferencia de los auténticos líderes europeos.  

No es un consuelo dejar patente una actitud tan imbécil, y decir que nuestro  presidente y sus ministros no tienen inteligencia no es un insulto sino una triste  afirmación que de nada sirve para solucionar el terrible problema que no deja  de agravarse. Y es que estos individuos querían hacer una mega obra de trasvase  del Ebro si hubieran ganado en 2004 ¿De qué parte de su caudal? Todos sospechábamos  lo que iba a pasar y considerábamos absurda e imposible esa iniciativa.  Y además criticaron con violencia la decisión de construir plantas  desaladoras.  

Supongo que el sabio ministro Nadal no habrá mirado la página de AEMET  (que depende de otro Ministerio en el que se supone que cuidan del Medio Ambiente),  en la que se visualizan los pronósticos del clima en España, pero supongo  que eso ni lo conoce la propia señora ministra García. Porque si conocen  el trabajo de su propia gente y lo ignoran de la forma que lo hacen, esto es de  juzgado de guardia.  

De juzgados y de chanchullos tenemos los noticiarios llenos. Y en estos días,  que eran de prever, y que lamentablemente se convertirán en algo que nuestros  hijos añorarán en 20 años, la cara de imbéciles que se nos pone a algunos  al decir: ¡ya lo sabía! Esto, lo único que hace es poner de manifiesto nuestra  irresponsabilidad. La de los que sabemos lo que hay que hacer. ¿Qué hacemos  permitiendo que se queme más carbón que gas en estos días de gran demanda?  ¿Qué hacemos cuando leemos que UGT está en contra de cerrar la térmica  de Mallorca? ¿Es que no se enteran de que las energías renovables son las que  más se instalan en el planeta? ¿Cómo permitimos que se exploten acuíferos ilegalmente  en Doñana y en mil sitios más? ¿Cómo es posible que en 2017 se vayan  a batir todos los récords de producción de carne en España? ¿Nos damos  cuenta del impacto de esta actividad en nuestro medio ambiente? Todo sea por  la pasta (a corto plazo, eso sí). Me temo que la verdad incómoda de Al Gore de  hace once años es casi una visión muy ingenua. Hay muchas verdades, muy incómodas,  pero nosotros seguimos aceptando una situación que cada vez es  más inaceptable.  

¿Hasta cuándo?

Añadir un comentario