eólica

Zèfir, la eólica marina española mide sus pasos

3
La Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) difundió el pasado viernes un comunicado en el que "insiste en cambiar el emplazamiento [de la planta eólica marina experimental Zèfir] por el elevado impacto que representaría para las aves la propuesta actual, en aguas del Delta del Ebro". Ese mismo viernes, Energías Renovables habló con Antoni Martínez, el director del Instituto de Investigación en Energía de Cataluña (IREC), la entidad promotora de Zèfir. Martínez nos dijo que "tendremos reuniones con SEO/Birdlife y que todo se va a estudiar: un posible cambio de emplazamiento no sería fácil, pero vamos a hablar de todo y vamos a analizarlo todo". Por el interés que ha suscitado la noticia, que publicamos el mismo viernes, volvemos a colocarla en portada.
Zèfir, la eólica marina española mide sus pasos

La SEO ha difundido hoy ese comunicado y Energías Renovables ha querido hablar, también hoy, con Antoni Martínez, el director del Instituto de Investigación en Energía de Cataluña (IREC), es decir, la entidad que está promoviendo la construcción del primer parque eólico marino de España, que tendrá carácter experimental y entrañará la instalación de doce aerogeneradores frente a las costas de Tarragona. Pues bien, Antoni Martínez ha asegurado a Energías Renovables que, en el proyecto Zèfir, la minimización del impacto ambiental, y la transparencia, están garantizadas, y ha insistido además en que "mantenemos conversaciones con todos los grupos afectados e interesados", en referencia a las varias manifestaciones que se han producido a favor y en contra del proyecto Zèfir Test Station (centro de ensayo eólico marino desarrollado por IREC en las costas de Tarragona).

Los últimos días de febrero y los primeros de marzo parecen estar precipitando los acontecimientos. El día 26 del mes pasado, unas quinientas personas se manifestaron en l'Ametlla de Mar (Tarragona) en contra del proyecto. Ese mismo día, la organización Ecologistas en Acción difundía un comunicado en el que señalaba explícitamente que "apoya el proyecto de investigación Zèfir", pero pide que los resultados de ese proyecto de investigación sean "públicos y transparentes". En ese comunicado, Ecologistas en Acción señala que "el Proyecto Zéfir es una oportunidad para poner Cataluña y el estado español en primera línea mundial de investigación en eólica marina en aguas profundas y también representa una oportunidad única para apoyar este tipo de energía limpia para l’Ametlla de Mar, población pionera de la lucha antinuclear".

Eso sí, concluía Ecologistas, "este proyecto tiene que ser un verdadero banco de pruebas de aspectos ambientales: afección sobre peces, mamíferos y avifauna marina, ya que la zona escogida es un área de gran concentración de aves, y también debe considerarse el impacto sobre la hidrología y los sedimentos del fondo marino, impacto de los campos electromagnéticos, el ruido y las vibraciones". La organización ecologista ha publicado un "Documento de posicionamiento sobre el proyecto Zèfir" en el que apunta, entre otras cosas, que "la tecnología eólica marina es necesaria para afrontar retos como el cambio climático, la dependencia de energías fósiles y nucleares y el cambio de modelo energético". Pues bien, apenas cinco días después, hoy, dos de marzo, SEO/BirdLife ha difundido otro comunicado según el cual también "celebra la iniciativa", a la que apoya "en esencia", pues "representa un paso importante en el desarrollo de energías renovables en el medio marino", pero –y he ahí la gran diferencia– "insiste en cambiar el emplazamiento por el elevado impacto que representaría para las aves la propuesta actual, en aguas del Delta del Ebro".

Lo que cuenta IREC
Preguntado hoy al respecto, Martínez ha declarado a Energías Renovables que "respetamos las posturas y queremos conversar con todos los implicados para llegar a la mejor solución". El director de IREC afirma incluso que existe diálogo respecto a la petición del grupo ornitológico de replantear la ubicación del proyecto por el posible impacto de los aerogeneradores en las aves. Asimismo, IREC ha mantenido conversaciones con la cofradía de pesca de l'Ametlla de Mar, “llegando a un principio de acuerdo, después de estudiar la mejor ubicación de los cuatro aerogeneradores de manera que afecte lo menos posible a las actividades pesqueras”. No obstante, según Martínez, la cofradía ha puesto las conversaciones en pausa tras su implicación central en la manifestación. 

Martínez afirma que las diferentes manifestaciones locales mezclan intereses variopintos. Por un lado, estarían las cofradías y, por otro, los propietarios de apartamentos y otros negocios vinculados con el turismo de sol y playa. Por ello –insiste Martínez–, la manifestación del día 26 "no se puede poner en el mismo saco" que los intereses de SEO/Birdlife y Ecologías en Acción. También señala Martínez que muchos de los que se posicionan en contra del proyecto lo hacen alegando “un impacto visual que temen que afecte al turismo de playa, sin tener en cuenta que probablemente el proyecto podría atraer visitantes en otras épocas del año que podrían complementar la oferta actual”. (Con respecto al impacto visual, véanse simulaciones realizadas por la consultoría Normawind).

IREC, dispuesto a "hablarlo todo"
Mientrastanto, Martínez insiste en que los estudios de impacto ambiental muestran un impacto mínimo sobre los peces. "Habrá impacto durante la fase de construcción pero, luego, será mínimo", insiste. Además, la instalación tendrá un impacto positivo en el empleo local, puesto que va a requerir la experiencia de "gente acostumbrada a trabajar en el mar", asegura el director del IREC. De cualquier manera, insiste Martínez, "tendremos reuniones con SEO/Birdlife y todo se va a estudiar: un posible cambio de emplazamiento no sería fácil, pero vamos a hablar de todo y vamos a analizarlo todo".  

Una iniciativa única en España
El proyecto Zèfir Test Station, consiste en la construcción, frente a la costa de l'Ametlla de Mar, de una planta de investigación internacional para el ensayo de aerogeneradores marinos. Tiene por objetivo liderar la investigación en el campo de la explotación eólica marina, sobre todo en aguas profundas; características de las costas españolas. Se plantea en dos fases, una, cercana a la costa, a unos 3,5 kilómetros y 40 metros de profundidad, frente a l'Ametlla de Mar (Tarragona), en la que se instalarían cuatro aerogeneradores anclados al fondo marino. En una segunda fase, la verdaderamente innovadora, se instalarían otros ocho aerogeneradores flotantes, a unos 30 kilómetros de la costa y sobre un fondo de 100 metros. En total, la potencia de la planta rondaría los 70 MW, veinte en la fase 1 y medio centenar en la fase 2 (para más información, léase). [En la imagen que ilustra esta noticia, simulación que muestra el impacto paisajístico que produciría la instalacion eólica marina si es ejecutada tal y como está previsto].

Más Información
www.seo.org
www.ecologistasenaccion.org
www.zefirteststation.com

Añadir un comentario
Fran Munir
Yo también tengo un apartamento en Cullera y por esta zona también se están planteando colocar generadores eólicos y esperemos que al final no lo hagan
LMS
Vale Toni Nuit. Tienes razón. Tú y todos los que puedan tener a la vista un generador eólico. Vuestras vistas hay que cuidarlas con esmero. Dejemos que sean otros los que se ocupen de este sector de futuro en el que estábamos maganificamente posiconados hasta hace unos años ¡Qué inventen ellos! Nosotros ya comparemos sus aerogeneradores con el dinero que nos proporciona.. esto...claro.. eso que vendemos a raudales y que nos hace ser la admiración mundial. No recuerdo exactamente qué es, pero seguro que somos exportadores masivos de algo muy demandado por ahí y que nos permitirá vivir como príncipes en el futuro sin necesidad de seguirnos endeudándonos. ¡Qué inventen ellos! Pero sobre todo y lo más importante de todo ¡Qué nadie estropee la vista que contemplas plácidamente unos días al año desde tu segunda residencia!
Toni Nuit
Pues mira "tio listo", yo soy propietario de un apartamento frente al mar desde hace muchos años, he tolerado la nuclear, el ciclo combinado, los molinos a mi espalda, etc. etc.. y ya no puedo más, me he dado cuenta que el Govern considera a este territorio la cloaca de Catalunya, por lo que le agradecería que si conoce algún turista de esos que usted menciona, enamorados de los molinos, lo ponga en contacto conmigo, que le venderé mi apartamento, supongo que a la mitad de lo que valía hace cuatro dias (crisis aparte) y ¡¡lo pasará bomba!!!, podrá estar dia y noche oyendo su sonido y "flaseao" con sus luces y ya será "la coña en patinete" si le gusta la sangre por las mortandades ornitológicas. Y puestos a elegir me iré a otro sitio, a ser posible al lado de su casa (por si acaso).