eólica

Barcelona se moviliza para instalar dos aerogeneradores comunitarios

1
La Asociación sin ánimo de lucro Viure de l’Aire (Vivir del Aire) vuelve a la carga. En esta ocasión para promover la instalación de dos aerogeneradores en la Sierra de Collserola (Barcelona), con una potencia total de hasta doce megavatios (12 MW). Un proyecto eólico de participación ciudadana que sigue la estela de Viure de l’Aire del Cel, que opera desde el año 2018 un aerogenerador de 2,3 MW en Pujalt (Alta Anoia, Barcelona).
Barcelona se moviliza para instalar dos aerogeneradores comunitarios

El pasado 16 de septiembre 2021 tuvo lugar en Barcelona la presentación ante los medios de comunicación del proyecto eólico comunitario Viure de l’Aire de Barcelona. Este nuevo proyecto de energía eólica de participación ciudadana en el área de Barcelona lo promueve la asociación sin ánimo de lucro constituida al efecto. La asociación Viure de l’aire es una entidad constituida para impulsar el desarrollo de un proyecto eólico en el área de Barcelona liderado por sus ciudadanos. Los fundadores de esta asociación son gente vinculada al mundo de la ecología y las energías renovables que comparten la preocupación de los efectos del cambio climático y la lentitud con que la transición energética se está implementando en Catalunya y en Barcelona, y que creen que la ciudadanía debería tener un rol más activo en este proceso, asumiendo también su responsabilidad. Por todo ello, consideran imprescindible impulsar esta iniciativa que dará la posibilidad de participar activamente del proyecto al tiempo que servirá para hacer difusión sobre las energías limpias y servir como herramienta de educación ecológica y energética.

Tanto Catalunya como la ciudad de Barcelona se declararon en emergencia climática el 14 de mayo de 2019 y el 15 de enero de 2020, respectivamente, estableciendo objetivos de reducción de emisiones y de transición energética en línea con los objetivos europeos. La situación de la energía, tanto en Catalunya como en su capital, Barcelona, es enormemente preocupante, debido a la dejadez causada por los respectivos gobiernos en el último decenio.

Según el último balance de energía de 2019, realizado por el Instituto Catalán de Energía (ICAEN), en Catalunya, solo el 8% de la demanda de energía final del país es de origen renovable (13 TWh frente a 168 TWh). Y por lo que se refiere a la electricidad (que es el 21% de la energía final), solo el 16% se genera de forma renovable (7,6 TWh frente a 47,5 TWh).

Un mix energético de otras épocas
En la ciudad de Barcelona, la demanda de energía final (15,9 TWh en 2018) se cubrió con un mix energético 70% fósil, 21% nuclear y 9% renovable, según Barcelona Energía. Y peor aún, su participación en la generación es prácticamente inexistente: sólo un 0,9% de la energía demandada se genera con renovables en la ciudad de Barcelona. El resto, el 8,1%, es energía renovable importada de fuera de la ciudad. Es imprescindible que se implementen urgentemente proyectos de energía renovable que puedan mejorar estas cifras, que promuevan la participación ciudadana, que aprovechen los recursos locales y que tengan una función educativa.

Barcelona forma parte de la red de ciudades denominada C40 y, junto con Copenhage, Londres, Nueva York, Oslo, París y Estocolmo, se postulan como ciudades que lideran el camino hacia un futuro más sostenible y saludable. Han publicado un documento, ‘Cities leading the way: seven climate action plans to deliver on the Paris Agreement’, en el que se dice que Barcelona “pone la justicia climática y la acción ciudadana en el corazón del planeamiento de la acción climática”.

En la publicación ‘Això no és un simulacre: Declaració d’emergència climática’, del 15 de enero de 2020, se destaca que “ahora… o nunca” y que “hay que unir fuerzas”. Y entre los retos mas relevantes se dice que hay que “normalizar la presencia de instalaciones de generación en la ciudad” y que es necesario “aprovechar los grandes espacios de la ciudad y del entorno para la generación de energía”. También, que hay que “dar protagonismo social al modelo de generación de energía”.

Hacer realidad las palabras bonitas
Pues bien, el proyecto que se propone para la ciudad de Barcelona justamente pretende poner su grano de arena para hacer realidad las bonitas palabras que suelen contener todas las declaraciones de emergencia climática. El proyecto Viure de l’aire de Barcelona no está inventando nada. Y además está en plena sintonía con la política de la ciudad frente a la emergencia climática. Se tiene ya un pionero referente de experiencia eólica participativa en Catalunya con el proyecto Viure de l’Aire del Cel que opera, desde marzo de 2018, un aerogenerador de 2,3 MW en el municipio de Pujalt, y en el que participan unas 600 personas.

Y también se tienen otros referentes en el resto del mundo, como por ejemplo el proyecto The Eye of the Wind instalado en Grouse Mountain cerca de la ciudad de Vancouver, en Canadá; el parque eólico cooperativo off-shore Middelgrunden, en las afueras del puerto de Copenhagen, que funciona desde el año 2000; las cooperativas eólicas agrupadas en Energy4All en el Reino Unido; los proyectos eólicos comunitarios promovidos por Énergie partagée en Francia o la cooperativa Ecopower en Flandes (Bélgica). Cuando sea realidad el proyecto, Barcelona se sumará así a las ciudades europeas que disponen de generación eólica como la danesa Copenhage, o las alemanas Munich, Hamburgo o Friburgo.

 

Vivir del Aire del Cielo. Fiesta inauguración 2018

 Fiesta de inauguración del proyecto Viure de l’Aire del Cel el 6 de mayo de 2018


La Sierra de Collserola, el mejor emplazamiento
La asociación Viure de l’aire ha realizado un detallado estudio sobre las posibilidades que ofrece el entorno de la ciudad de Barcelona para la ubicación de aerogeneradores modernos, considerando el recurso eólico disponible, las infraestructuras existentes, las distancias recomendadas a viviendas, así como las afecciones aeronáuticas y las posibilidades de acceso. Se han estudiado 7 emplazamientos: 4 en la sierra de Collserola, uno en la montaña de Montjuïc, uno en el Parc del Guinardó y uno en la escollera del Fòrum. De todas las ubicaciones estudiadas sólo se han encontrado factibles dos situadas en la Sierra de Collserola, en la Serra d’en Ferrer y en el Cementiri de Collserola, que permitirían la instalación de dos aerogeneradores modernos y adecuados para aprovechar el muy limitado recurso eólico disponible en Barcelona.

Estos dos aerogeneradores, de 6 MW cada uno, producirían 29 GWh al año, la energía eléctrica necesaria para 8.800 hogares. Con esta energía se podrían recargar las baterías de un coche eléctrico para recorrer 160 millones de km, y equivaldría a cubrir 26 veces el Camp Nou de placas solares o instalar solar fotovoltaica en la cubierta de 89 manzanas del Eixample. Asimismo, evitarían la emisión de 7.000 toneladas de CO2 anuales.

 

Vivir del Aire de Barcelona. Emplazamientos

 

Para llevar a cabo el proyecto habrá que superar muchos retos administrativos, económicos, sociales y políticos. De entrada, el decreto ley 16/2019 que regula la tramitación de parques eólicos (hoy en revisión por decisión del nuevo gobierno catalán) considera no compatible la implantación de parques eólicos en Espacios Naturales de Protección Especial, como es el caso del Parque de Collserola, un espacio natural altamente humanizado (cruzado por diversas vías de comunicación y líneas eléctricas, con múltiples viviendas, utilizado por miles de aficionados al ciclismo de montaña y miles de personas practicando running y paseos). Es necesario que se modifique esta incompatibilidad general y que se revise la compatibilidad de los proyectos caso a caso tal como recomiendan las guías de la Comisión Europea, como la publicada ya en el año 2010: ‘Wind Energy developments and Natura 2000’. En ella se puede leer que “es posible situar nuevos emplazamientos de energía eólica en, o cerca de, los espacios comprendidos en la red Natura 2000 en tanto en cuanto no afecten negativamente la integridad de los espacios”.

Eólica y naturaleza
La justificación que la Comisión Europea hace es que “la energía eólica es una fuente de electricidad limpia y renovable cuya contribución a la electricidad total de la UE se prevé que crezca de forma significativa. Como resultado, el número de instalaciones de parques eólicos en toda la UE es probable que aumente radicalmente a corto y a medio plazo. Algunos de estos nuevos sitios pueden ser ubicados cerca o en el interior de espacios de alto valor natural, como lugares comprendidos en la Red Natura 2000.”

Para ayudar a los desarrolladores de parques eólicos y a las autoridades públicas, la Comisión Europea ha publicado esta guía orientativa sobre cómo diseñar planes de energía eólica y proyectos en línea con los requisitos de la legislación europea sobre la naturaleza. El documento de orientación busca promover una mejor comprensión sobre cómo evitar o minimizar el potencial efecto en los lugares Natura 2000 en particular, y cómo llevar a cabo una evaluación adecuada de conformidad con el artículo 6 de la Directiva de Hábitats.

Lo mas curioso es que en el reino de España, algunas comunidades autónomas, por ejemplo Catalunya, ha legislado en sentido muy restrictivo por lo que se refiere a situar proyectos de aprovechamiento del Sol y del viento en espacios naturales, sean protegidos o no, lo que contraviene las recomendaciones de la Comisión Europea, que dice bien claramente que “la energía eólica aporta muchos beneficios a la sociedad, sobre todo al reducir los gases de efecto invernadero y la contaminación del aire. En general, los desarrollos de energía eólica no representan un riesgo grave para la vida silvestre, pero los parques eólicos mal ubicados pueden representar una amenaza cuando se encuentran en o cerca de áreas de elevado valor ecológico, como los lugares Natura 2000. El tipo y la gravedad de los efectos dependen en gran medida de las especies y hábitats presentes en el área, así como en el tamaño, la ubicación y el diseño del desarrollo del parque eólico. En consecuencia, es importante examinar cada proyecto de forma individualizada, caso por caso.”

 

Vivir del Aire de Barcelona. Cifras


Es evidente que legislar, generalizando, como en el caso de los aprovechamientos de bienes comunes, como son el Sol y el viento, es un claro abuso de poder de las burocracias funcionariales enquistadas en diversas administraciones, que responden a criterios conservacionistas mas propios de siglos pasados que no de la situación de emergencia climática en la que nos ha tocado vivir. Cada espacio natural es único y cada proyecto solar o eólico también es único. Bien diseñados, todos los proyectos de aprovechamiento de la energía contenida en los flujos biosféricos y litosféricos, pueden ser perfectamente compatibles con la mayoría de espacios naturales, sean protegidos o no.

¡Participa!
La asociación Vivir del Aire ha presentado el proyecto Viure de l’Aire de Barcelona al concurso Germinador Social para la transición energética que gestionan Som Energia y Coop57 y que actualmente tiene abiertas las votaciones populares. Se puede apoyar el proyecto en la web: https://www.germinadorsocial.com/ca/projectes/viure-de-laire-de-barcelona/

Asimismo, se ha lanzado la página web del proyecto (https://viuredelairebcn.cat) donde se puede encontrar más información y apuntarse para participar y recibir las novedades que se vayan generando a lo largo del proceso de materialización del proyecto.

¡Que nazcan miles de proyectos comunitarios en los miles de municipios de la Península Ibérica!

Tags: Wind energy
Añadir un comentario
Jeremias
Es una buena forma de compensar nuestra huella de carbono. Participo en el primer proyecto que hicieron los de \"vivir del aire del cielo\", el de Pujalt. Y animo a todos a participar en el nuevo. Es gente seria, profesional y con esa idea tan bonita de empoderarnos, de la produccion local y por las personas comunes.
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).