eduardo collado

“El cambio es el que nos da un propósito”

1

Este nuevo curso político y económico se inicia con las mejores perspectivas para las energías renovables en todo el mundo. Los analistas afirman que su precio bajará a niveles ínfimos en poco más de diez años, gracias a los avances realizados. En todos los informes se dice que el futuro está en las renovables, aunque lo que no se suele especificar demasiado es cuándo llegará ese futuro. Porque de momento, en países como el nuestro todavía se debate la retirada del “impuesto al sol” y las trabas económico/administrativas.

Pero tenemos esa consciencia de que el progreso es imparable, que cada vez es más fácil y barato obtener energía de fuentes renovables, apagando las esperanzas de algunas tecnologías de perdurar largamente en el tiempo. Las instalaciones en perspectiva y en construcción baten nuevos récords. No acabamos de oír hablar de que en India se está realizando una instalación fotovoltaica de 2 GW, cuando ya nos han llegado noticias de que el gigante SoftBank Group Corp y Arabia Saudí han confirmado que construirán una enorme planta solar en el desierto de 200 GW, batiendo de largo lo que sería la instalación solar más grande del mundo.

Ya hay demasiados informes sobre la caída continua del coste nivelado de la electricidad (LCOE) renovable, sobre todo en la eólica, eólica offshore y la solar, con costes muy inferiores al de la generación con combustibles fósiles en casi todas partes. Como ejemplo, el Instituto Fraunhofer alemán acaba de decir este año que la fotovoltaica a gran escala y la eólica terrestre ya son las mejores opciones disponibles en base al LCOE. Las perspectivas para la eólica offshore son también muy buenas, con costos decrecientes a medida que la tecnología mejora y con inversiones a gran escala. El viento en alta mar tiene mayores factores de capacidad debido a que los vientos marinos son más persistentes y constantes.

Es muy posible que el empuje de precios bajos haga que se produzca una gran aceleración verde, con unas perspectivas que harán que la eólica y la solar consigan en los próximos cino años lo que hasta ahora les ha costado 40. Ambas renovables suman en este momento sus primeros 1.000 GW de potencia instalada, y según las previsiones, si todo marcha según lo previsto, duplicarán esta cifra en 2023 y, además, con la mitad de la inversión realizada hasta ahora. Y eso que según el GTM Research, los cambios en la política fotovoltaica de China van a impactar en la demanda mundial a corto plazo, aunque se espera un repunte en el cuarto trimestre de 2018 y en 2019, con previsiones de cifras de potencia instalada, que rondarían los 120 GW para 2020.

Tampoco debemos olvidar que la energía solar autónoma sin conexión a la red, antes considerada costosa, está bajando también sus costes. Se espera que proporcione electricidad confiable, limpia y sostenible a unos 1.000 millones de personas que viven aún sin acceso a la electricidad, según The Economist.

Otra de las grandes esperanzas es la energía solar concentrada (CSP), que aunque ha perdido impulso en comparación a la gran reducción de costos de la fotovoltaica, está llamada a experimentar un gran crecimiento potencial ya que ofrece la opción de aprovechar el almacenamiento térmico, una característica imprescindible de la que carece la fotovoltaica, con grandes discusiones sobre si podrá o no dar las características de inercia que necesitan los sistemas eléctricos.

No hay que olvidar que las renovables también están logrando avances significativos a nivel distribuido, sobre todo en tejados, característica que junto a la caída prevista en el costo de almacenamiento, va a hacer que surjan muchos prosumidores, que decidan sobre cuándo y cómo generar, usar o almacenar energía. Y tal vez comerciar con ella, si es que la regulación se adapta a esta gran potencialidad.

Añadir un comentario
José María Vázquez
Muy bueno Eduardo, un buen repaso a la actualidad de las Renovables de cara a lo que pueda pasar de ahora en adelante. Un cordial saludo