biomasa

La biomasa eléctrica anhela llegar a sus dos ocho miles

5
8.000 horas de funcionamiento y 8.000 megavatios de potencia instalada. Javier Díaz, presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), ha aprovechado los cambios producidos con el nuevo Gobierno, y más en concreto con la llegada de Teresa Ribera como titular del Ministerio para la Transición Ecológica, para recordar que “la biomasa está lista para contribuir a la transición ecológica” si, entre otras medidas, se tiene en cuenta la eliminación de la limitación a las horas de funcionamiento de cada central eléctrica y se llega a los 8.000 megavatios instalados.
La biomasa eléctrica anhela llegar a sus dos ocho miles
Centro logístico de biomasa Maderas Ramón Marinero en Dehesa Mayor (Segovia)

Estas particulares “cimas de los ocho miles” de la biomasa forman una petición que viene de largo, aunque este año, antes y después del establecimiento del Ministerio para la Transición Ecológica y el nombramiento como ministra de Teresa Ribera, ha vuelto a la palestra. Así lo ha hecho la sección de Biomasa de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA) a lo largo de estos primeros siete meses.

En un nota de prensa en marzo advertía que si a las plantas de biomasa eléctrica se les permitiera llegar a las 8.000 horas de funcionamiento, y romper el límite actual de 6.500 horas, su producción aumentaría un 23 por ciento. Y recordaba que “España cuenta con un potencial de, al menos, 8.000 megavatios que podrían aportar electricidad renovable” a partir de biomasa. En junio, Unión por la Biomasa, de la que forma parte APPA Biomasa, cuantificaba el dinero que dejaba de ganar España por este tipo de limitaciones: 824 millones de euros al año.

La “aberración” de “capar” a la biomasa eléctrica con 6.500 horas
Ahora es Avebiom, y más concretamente su presidente Javier Díaz en un artículo en Bioenergy International, quien entre las cinco medidas concretas que pide implementar al nuevo Gobierno aparecen los ocho miles. De hecho, para Díaz, la primera medida es que “desaparezca la limitación de funcionamiento a 6.500 horas anuales para las centrales eléctricas con biomasa”

“Es una aberración capar la posibilidad de generación de instalaciones tecnológicamente avanzadas, capacitadas para operar más de 8.000 horas al año sin problema”, expone Díaz, quien también recuerda que “suprimiendo la limitación horaria, se incrementaría la producción eléctrica en más de un veinte por ciento”.    

En la segunda medida se reclama llegar a esos 8.000 megavatios eléctricos instalados. A la vista de los 518 MW actuales, que como mucho llegarán a los 718 a corto plazo con los 200 asignados en la subasta de renovables de 2016, se antoja una cifra inalcanzable, pero en la que insiste continuamente la industria, incluido el principal productor de electricidad con biomasa en España, Ence.

Programa de desarrollo de plantas y remuneración razonable
Para lograr este objetivo, Díaz pide la puesta poner en marcha de “un programa de desarrollo de plantas de generación eléctrica con biomasa, con una remuneración al kilovatio hora razonable. Y cuando digo razonable me refiero a un valor tal que permita el despegue definitivo de esta tecnología, la única de las renovables realmente gestionable y capaz de sustituir con garantías muchos megavatios generados con carbón y energía nuclear”.

El máximo responsable de Avebiom centra las medidas restantes en otras peticiones largamente solicitadas por esta y otras asociaciones afines: reducir el IVA de los biocombustibles sólidos (pélets, astillas y otros) y de los equipos para su combustión (del 21 al 7 por ciento); aplicar un impuesto al CO2; y que la Administración del Estado apoye de forma decidida el cambio a biomasa para calefacción en los edificios públicos que dependen de ella.

Javier Díaz afirma que “la ministra Teresa Ribera ha realizado en los últimos años una gran labor en la lucha contra el cambio climático desde los puestos de responsabilidad que ha ocupado, pero ahora tiene la oportunidad de revisar y reenfocar toda la política energética de nuestro país”. Y le pide “valentía para tomar decisiones que impulsen definitivamente las energías renovables, y que seguro que no gustarán a los poderosos lobbies de las energías fósiles”,

Añadir un comentario
Leonor
Siempre que se habla de biomasa acabamos con el asunto de que estas soluciones energéticas empeoran la calidad del aire, y no tiene ni punto de comparación con la queda de combustibles fósiles y el co2 que emiten estos procesos, nadie quiere empeorar su salud, pero la calidad de vida cerca de estas plantas sigue estando por debajo de la media aceptable.
Andrés
Parece que algunos no tienen en cuenta que la quema de biomasa es altamente contaminante. Solo se habla del CO2 donde la biomasa se considera neutra pues el CO2 expulsado es equivalente al CO2 emitido pero no se habla de los NOx, SO2, PM, benzopireno, etc que son emitidos al quemarse. Todo esto empeora la calidad del aire igual que lo hace quemar carbón o petróleo. Es normal que nadie quiera algo que va a hacer empeorar su salud y su calidad de vida cerca. Además, si en vez de plantaciones forestales de eucalipto con talas cada 15 años (de donde viene toda la biomasa en casos como Galicia) restauramos bosques autóctonos con frondosas de crecimiento lento se obtiene una mejora ecológica inmensa. Entiendo que la biomasa puede tener su cabida como tecnología de respaldo utilizando combustibles realmente sostenibles (huesos de aceituna, serrín de corte de madera, etc.) pero oir hablar de querer instalar 8000MW de biomasa realmente da pánico.
Andrés
Parece que algunos no tienen en cuenta que quemar madera (o biomasa como le llaman ahora) es altamente contaminante. Solo se habla del CO2 donde la biomasa se considera neutra pues el CO2 expulsado es equivalente al CO2 emitido pero no se habla de los NOx, SO2, PM, benzopireno, etc que es emitida al quemarse. Todo esto empeora la calidad del aire igual que lo hace quemar carbón o petróleo. Es normal que nadie quiera algo que va a hacer empeorar su salud y su calidad de vida cerca. Además, si en vez de plantaciones forestales de eucalipto con talas cada 15 años (de donde viene toda la biomasa en casos como Galicia) restauramos bosques autóctonos con frondosas de crecimiento lento se obtiene una mejora ecológica inmensa. Entiendo que la biomasa puede tener su cabida como tecnología de respaldo utilizando combustibles realmente sostenibles (huesos de aceituna, serrín de corte de madera, etc.) pero oir hablar de querer instalar 8000MW de biomasa realmente asusta.
Chechu
La biomasa podría ser la solución al cierre de las nucleares.
Miguel
Las centrales de biomasa tienen un problema y serio, y es que tienen una fuerte oposición para instalarse. Desde grupos ecologistas hasta vecinos, hace que los proyectos se atrofien durante años, o incluso que acaben en saco roto.