biomasa

Denuncian que los subsidios a la biomasa están financiando secretamente el carbón en la UE

0
El carbón está siendo financiado a través de los subsidios que recibe la biomasa, especialmente en Polonia, Finlandia y los Países Bajos, según denuncia el centro de investigación Sandbag. La ONG asegura en un informe que publica hoy que el 23% de la biomasa sólida de la UE se utilizó en centrales de carbón en 2015.
Denuncian que los subsidios a la biomasa están financiando secretamente el carbón en la UE

"Las subvenciones a la biomasa podrían estar lastrando los objetivos de descarbonización en Europa", asegura Sandbag, un centro de investigación especializado en cambio climático con sedes en Lóndres y Bruselas. "Muchas centrales de carbón solo son rentables porque en ellas se quema biomasa subvencionada, beneficiándose así de un apoyo destinado a las fuentes renovables".



Para alcanzar el objetivo de "menos de 2 grados" acordado en París, el uso del carbón debe reducirse a cero en Europa para 2030, añade la ONG. "Cualquier subsidio cruzado de biomasa debe ser detenido si la UE quiere prescindir realmente del carbón y cumplir su compromiso ante el cambio climático", añade.

En este sentido, Sandbag recuerda que el próximo 12 de octubre la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo (ENVI) votará sobre la enmienda a la Directiva de Energías Renovables que prohibiría los subsidios para la co-combustión de la biomasa y el carbón. Una excelente oportunidad, asegura la ONG,  para que el Parlamento bloquee estas ayudas.

"Si la UE se toma en serio la reducción de las emisiones de carbono y de la contaminación atmosférica, debe abordar su problema del carbón, y este es un buen punto de partida", afirma Charles Moore, analista de la organización.



Más de 150 plantas involucradas

Según los datos analizados por Sandbag, la biomasa sólida (pélets de madera, serrín, etc.) representó el 58% de la generación de electricidad de la UE a partir de biomasa en 2015. El 40% se quemó en centrales eléctricas de carbón. La ONG agrega que 152 centrales de carbón europeas y de cogeneración quemaron biomasa junto con al menos un 20% de carbón ese año y que otras siete  han sido reconvertidas para funcionar solo con biomasa.



La mayoría de las plantas de co-combustión de carbón y biomasa se localizan en el centro y este de Europa, mientras que las reconvertidas están, fundamentalmente, en los países más occidentales. Dinamarca, Finlandia y Polonia tienen la mayor proporción de electricidad generada mezclando ambos recursos: 8% en Dinalmarca, 6% en Finlandia y 5% en Polonia. En España no hay ninguna planta que queme los dos combustibles conjuntamente, según el informe.



Otro aspecto que destaca Sandbag es que al reconvertir algunas de las plantas viejas de carbón en lugares adecuados para la quema de biomasa, otras plantas de carbón de las mismas zonas se mantienen abiertas. "La Directiva revisada sobre las energías renovables debe abordar este riesgo", indica Moore.





Bioenergía al decubierto
Paralelamente a este estudio, hoy se publica otro que analiza la sostenibilidad de la biomasa. Su título no deja lugar a dudas: "Bioenergía al desnudo: alimentando el cambio climático, alimentando el hambre" (Bioenergy laid bare: Fuelling climate change, fuelling hunger). Lo firman WWF, Birdlife, Oxfam, Transport & Environment, Fern y Zero Waste Europe y muestra que muchos de los tipos de bioenergía incentivados dentro de la UE no ofrecen beneficios de reducción de carbono respecto a la alternativa fósil o son realmente contraproducentes en términos climáticos.

Añadir un comentario