biocarburantes

La UE tendrá en cuenta el cambio indirecto del uso del suelo de los biocarburantes

0
El Parlamento Europeo (PE) votará a finales de abril una propuesta de directiva para los biocarburantes que incluirá el cambio indirecto del uso del suelo (ILUC, en sus siglas en inglés), porque, aunque no se contabilizarán las emisiones de este factor, los suministradores de combustibles deberán informar sobre los valores medios de las mismas. Tras presentar su propuesta, la Comisión de Medio Ambiente del PE reconoce que los cultivos para biocarburantes aumentan la presión agrícola sobre nuevas tierras que sufren deforestación y suman emisiones de gases de efecto invernadero. El techo de biocarburantes de cultivos lo dejan en el 7% y el objetivo de avanzados en un 0,5% indicativo. 
La UE tendrá en cuenta el cambio indirecto del uso del suelo de los biocarburantes

"Fue una decisión muy complicada y no se logró todo lo que se quería alcanzar. Hay muy diferentes predisposiciones y enfoques entre los Estados miembros sobre los biocarburantes avanzados, algunos están dispuestos a ir más allá que otros, y también profundos desacuerdos sobre los factores ILUC". Nils Torvards, eurodiputado finés, resumía así ayer las conclusiones tras una propuesta entra la Comisión de Medio Ambiente y el Consejo que se cerró con 51 votos a favor, 12 en contra y una abstención. La intención es que ahora la refrende el Parlamento Europeo en una sesión que se prevé que se celebre entre el 27 y el 30 de abril.

Las líneas básicas de la propuesta final de directiva para 2020 son las siguientes: limitar al 7% los biocarburantes procedentes de cultivos alimentarios; no incluir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) derivadas del ILUC dentro de las procedentes del biodiésel y el etanol, pero sí obligar a los suministradores a informar sobre los valores medios estimados de las mismas; y establecer un objetivo del 0,5% indicativo para biocarburantes avanzados procedentes de residuos y cultivos de algas, entre los que se incluyen los procedentes de aceites vegetales usados y grasas animales.  

Valoración positiva del sector en España
En España, la sección de Biocarburantes de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA) valora positivamente que “la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo haya aprobado el acuerdo alcanzado con el Consejo para incrementar hasta el 7% el límite a los llamados biocarburantes convencionales para 2020, frente al 5% que había propuesto la Comisión Europea”. Como ya declararon a Energías Renovables hace unas semanas, consideran que el porcentaje propuesto es el más cercano a la cuota actual, aunque los datos provisionales de España de 2013 marcan un 4%.

Ecologistas en Acción, por su parte, afirma que “el límite del 7% es muy superior a los límites propuestos por la Comisión y Parlamento europeos, del 5% y 6% respectivamente, y supera el que reclamaban las organizaciones sociales”. Reconocen que mejora la situación actual, pero “se pierde la oportunidad de avanzar hacia una política de transportes más sostenible, en la que se prime la reducción de los consumos energéticos y se fomenten únicamente aquellos biocarburantes que cumplan criterios de sostenibilidad robustos”, incluido el cómputo de emisiones por ILUC. Apostillan que “el Gobierno español, con los ministros José Manuel Soria y Miguel Arias Cañete al frente, ha sido uno de los ejecutivos más activos en evitar estos avances”.

Informes para avanzar en el conocimiento científico del ILUC
Entre el resto de valoraciones de APPA Biocarburantes, considera acertada la inclusión de previsiones relativas a los biocarburantes con bajo riesgo de ILUC, pero lamenta que “se obligue a los suministradores de carburantes a incluir los valores medios estimados provisionales de ILUC de los biocarburantes que comercialicen entre la información que deberán remitir anualmente a los Estados miembros, pese a la evidente y reconocida inconsistencia de los modelos económicos utilizados para intentar calcular el efecto ILUC”. En cuanto al objetivo sobre avanzados, también lamenta que no sea legalmente vinculante, porque restará mucha eficacia. Tampoco ven con buenos ojos que “no haya recogido objetivos obligatorios específicos de renovables en gasolinas y gasóleos”.

Según la Comisión Envi, la información que aporten los suministradores de combustibles para el transporte sobre las emisiones asociadas al ILUC servirá para elaborar y publicar informes al efecto. “Más tarde, se espera que la Comisión informe al Parlamento Europeo y al Consejo sobre la base de la mejor información científica disponible para incluir los factores de emisión ILUC en los criterios de sostenibilidad existentes”, resaltan desde la comisión del PE, que reconoce que los cultivos para biocarburantes aumentan la presión agrícola sobre nuevas tierras que sufren deforestación y hacen que suban las emisiones de GEI.

Confianza en que contribuya a la estabilidad regulatoria del sector
En referencia al 0,5% indicativo para los avanzados, Ecologistas en Acción señala que “el texto incluye una referencia al principio de jerarquía en el tratamiento de residuos, establecido en la Directiva Marco de Residuos, aunque otros elementos para garantizar su sostenibilidad han desaparecido en el texto acordado”. La Comisión Envi recuerda que, a partir de este objetivo indicativo, “los Estados miembros tendrán que establecer un objetivo nacional, a más tardar 18 meses después de la entrada en vigor de la directiva”.

Por último, APPA Biocarburantes también lamenta la decisión del Consejo y del Parlamento “de incrementar los factores multiplicadores para la electricidad de fuentes renovables utilizada en los vehículos de carretera y trenes, ya que es una medida que carece de cualquier justificación técnica y que socava la consistencia del objetivo de renovables en el transporte fijado para 2020 (10%)”. Desde la asociación confían en que “la próxima aprobación formal del acuerdo por parte del pleno del PE y del Consejo contribuya a la estabilidad regulatoria que el sector de los biocarburantes necesita para su consolidación y desarrollo en la Unión Europea”.

Añadir un comentario