biocarburantes

La industria intensifica su campaña para introducir más etanol en las gasolinas

0
Es una larga lucha de la industria del etanol: conseguir que se extienda a todos los países de la Unión Europea las mezclas de E10 (diez por ciento de etanol en las gasolinas) y que incluso suban hasta el E20. Por este motivo, propaga con entusiasmo estudios como el presentado ayer por la consultora E4tech, máxime si concluye que incrementar esas mezclas ayudaría a reducir todo tipo de emisiones, aunque en ningún caso las cuantifica. Lo cierto es que en la actualidad solo nueve países despachan E10.

La industria intensifica su campaña para introducir más etanol en las gasolinas
Imagen de un surtidor de gasolina en España con la etiqueta E5 (cinco por ciento de etanol)

Los informes de la consultora E4tech que promueven el uso del etanol en mezclas E10 y E20 en el transporte vienen de lejos. Hace seis años planteaba una hoja de ruta para lograr el objetivo de E10 para 2020 y de E20 en 2025 en la Unión Europea (UE). El primer objetivo se antoja complicado. Según la patronal europea del sector, ePure, solo nueve países de la UE usan E10. No es el caso de España, donde la etiqueta que domina en los surtidores de las gasolineras es la E5.

Esos nueve países son Bélgica, Bulgaria, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Luxemburgo, Países Bajos y Rumania. Desde ePure aseguran que hay tres países de la UE (Eslovaquia, Hungría y Lituania) que “han decidido ya aumentar su uso de etanol en el transporte para cumplir con los objetivos nacionales de clima y energías renovables”. Ante uno de los peros que pone la industria automovilística, ePure afirma que “el E10 se ha introducido en países con flotas de vehículos más antiguas que el promedio de Europa”.

En abril de este año, dentro de una declaración conjunta, los ministros de agricultura de Bulgaria, República Checa, Eslovaquia y Polonia pedían potenciar el uso de biocarburantes. Entre las medidas expuestas estaba la de comprometerse al uso de “mezclas más altas de renovables de origen agrícola, como el E10".

Se reducen emisiones de CO2, NOx, PM y HC
En el informe que hizo público ayer E4tech lo que se destaca, incluso en el titular, es la contribución a las reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que conllevaría incrementar dichas mezclas, situándolas en el E20 para 2030. Sin embargo, no aporta datos concretos de esas reducciones.

Igualmente, aseguran que en los dos escenarios que se plantean en el estudio “se demostró que las mezclas E20 disminuyen las emisiones de CO2, óxidos de nitrógeno (NOx), partículas en suspensión (PM) e hidrocarburos (HC)”, aunque de nuevo sin ofrecer cifras. EPure recuerda que “el etanol de la UE ya ofrece más del 71 por ciento de ahorro promedio de emisiones de GEI en comparación con la gasolina fósil, por lo que mezclar más en las gasolinas podría aumentar ese ahorro”.

Hace tres años, otro estudio, este de la consultora Ricardo Energy & Environment encargado por la propia ePure, sí ofrecía una cifra, y concluía que en 2030 Europa podría alcanzar una reducción del catorce por ciento de emisiones en el transporte incrementando el uso de etanol. El estudio tenía en cuenta el cambio indirecto del uso de tierras y el uso del E20.

¿Tanto etanol no conllevará mucho más cultivo?
A partir de aquí generan dos escenarios. En el más probable, con una demanda baja de gasolina y una participación en el mercado del E20 de un veinte por ciento, se necesitaría un aumento del 58 por ciento (3.200 millones de litros) en el volumen de etanol en comparación con el conseguido en 2017. En un escenario de alta demanda, con un cuota del mercado de etanol del cien por cien para el E20, se requeriría casi triplicar (aumento de 11.500 millones de litros) el volumen de 2017.

Teniendo en cuenta que el peso principal del suministro recaerá en el etanol convencional, la primera pregunta que surge es: ¿supondrán estos escenarios un aumento masivo de cultivos? El etanol ya salió bien parado en general en cuestiones de emisiones derivadas del cambio indirecto del uso de tierras en el famoso informe Globiom (Global Biosphere Management Model), que firmaba entre otras consultoras E4tech.

Ahora esta misma compañía asegura que “incluso si todo el etanol suministrado para satisfacer la demanda en 2030 se produjera a partir de cultivos, en ninguno de los escenarios se excedería el límite establecido por la nueva directiva de renovables (escenario de baja demanda un 1,7 por ciento, de alta demanda, un 3,1), lo que significa que el límite de cultivo no sería una barrera para la introducción de E20 en el mercado de la UE”.

Papel secundario para la segunda generación todavía en 2030
También aseguran que “jugará un papel importante el etanol avanzado en el suministro de una mayor demanda para 2030, contribuyendo a los objetivos avanzados generales de biocarburantes”. Añaden que “dependerá de la comercialización exitosa de esta tecnología, respaldada por incentivos de mercado a través de la implementación exitosa de los objetivos planteados en la nueva directiva de renovables por parte de los Estados miembros.

Emmanuel Desplechin, secretario general de ePure, afirma que “los países de la UE podrían hacer mucho más por pasar a E10 y a mezclas superiores como E20”. Incide en que el nuevo estudio de E4tech “muestra que no hay nada que los frene, y ahora los responsables políticos, reguladores, productores de etanol, mezcladores de combustible y fabricantes de automóviles deberían trabajar juntos en una solución que aporte beneficios reales para el clima y la economía".

Añadir un comentario