biocarburantes

La CE permite que las arenas bituminosas compitan con los biocarburantes

0
A la espera de la decisión final de los restantes órganos de gobierno de la UE, la Comisión Europea ha presentado una propuesta de modificación de la directiva sobre calidad de los combustibles que permite de facto la entrada en Europa de uno de los hidrocarburos no convencionales más contaminantes, las arenas bituminosas. Curiosamente, la propia CE reconoce este efecto nocivo y afirma que el incremento de las emisiones de CO2 se podrían compensar “mediante el uso sostenible de biocombustibles o de la electricidad”. Mientras tanto, el lobby de los biocarburantes avanzados sigue exigiendo objetivos obligatorios para su sector de producción.
La CE permite que las arenas bituminosas compitan con los biocarburantes
Miembros de Ecologistas en Acción entregan un saco de arenas bituminosas a la Comisión Europea

“Según los estudios encargados por la propia Comisión Europea, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de las arenas bituminosas son un 23% más altas que las de los petróleos convencionales y un 50% más en el caso de los crudos procedentes de esquistos bituminosos”. Así lo expresa Ecologistas en Acción, una de las ONG más activas en el rechazo a la entrada de este petróleo no convencional, y da pistas al porqué de ese permiso a tan “sucia importación”: ”la decisión obedece a las presiones de Canadá en el marco de las negociaciones actuales del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA en sus siglas en inglés) y en las que los intereses empresariales tienen una gran influencia”.

El martes pasado la CE adoptó una propuesta para aplicar las obligaciones que impone la modificación introducida en 2009 en la directiva sobre la calidad de los combustibles, que obliga a los proveedores a reducir de aquí a 2020 en un 6% (sobre los valores de 2010) las emisiones de GEI de los combustibles y otras fuentes de energía que utilizan los vehículos de carretera. Es una modificación que, junto a la directiva de energías renovables, afecta directamente a los biocarburantes y en torno a las cuales se mantiene un debate aún no cerrado sobre la participación de los de primera y segunda generación y la incorporación o no del cambio indirecto del uso de la tierra (ILUC en sus siglas en inglés).

Contaminamos con las arenas y reducimos con biocarburantes y electricidad
Según la CE, la nueva metodología contenida en la propuesta y la mejora de la información permitirá que el mercado garantice el objetivo de reducción del 6% de los gases de efecto invernadero, y reconoce que “cualquier aumento del volumen de producción de los combustibles con una alta intensidad de carbono, como las arenas bituminosas, deberá ir acompañado de esfuerzos para reducir las emisiones en otros sectores”. ¿Y cómo se podría lograr? Responde la CE: “mediante el uso sostenible de biocombustibles o de la electricidad o, por ejemplo, mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero durante la extracción de los combustibles fósiles”.

Desde Ecologistas en Acción advierten de que “con la propuesta de esta semana de la Comisión Europea resultará prácticamente imposible que se cumplan los objetivos de reducción de emisiones en los carburantes, como ya hemos denunciado”. Añaden que “se ha primado el interés de grandes transnacionales, como Repsol, que ya realizó este año la primera importación de arenas bituminosas a Europa a través del puerto de Bilbao”. Ecologistas en Acción invita a participar en la Jornada Europea de Lucha contra el TTIP (siglas en inglés de los tratados de libre comercio e inversión con Canadá y Estados Unidos, como el CETA) que se celebra mañana sábado y que reúne más de 300 acciones en diferentes localidades de la UE, de las cuales una treintena son en el Estado español. En Madrid, una marcha partirá a las 6 de Atocha.

2,5% de biocarburantes avanzados y sin preferencias para otros bioproductos
Mientras tanto, el lobby de los biocarburantes avanzados, englobados bajo el nombre de Leaders of Sustainable Biofuels (LSB), mantiene sus demandas de incorporación de objetivos obligatorios en el transporte para sus combustibles en la modificación de la directiva de energías renovables, que pasará por una nueva lectura del Parlamento Europeo (PE) en este otoño. No le gusta la decisión del Consejo de Ministros de Energía de dejarlo en un 0,5% indicativo y sí comparte la propuesta del PE de llegar a un mínimo obligatorio del 2,5% para 2020.   

Aparte de demandar este objetivo, piden uno específico para el etanol lignocelulósico en las gasolinas, que no se permitan cláusulas de excepción de los cumplimientos por países y que no se dé preferencia a la fabricación de otros productos (bioplásticos, bioquímicos…) que compiten por las mismas materias primas: los residuos y desechos de base biológica.

La fijación de objetivos más allá de 2020 también está en la agenda de peticiones del LSB, para quienes “si todos los desechos y residuos que están disponibles de manera sostenible en la Unión Europea se convirtieran en biocarburantes podrían suministrar el 16% del combustible para el transporte por carretera en 2030, generar 15.000 millones de euros en ingresos y crear unos 300.000 puestos de trabajo”.


Añadir un comentario