biocarburantes

Etiquetas de uso obligatorio para los biocarburantes en vehículos nuevos, gasolineras y concesionarios

0
Desde el pasado 12 de octubre es obligatorio que en todas las estaciones de servicio de España se exponga de manera clara y visible las etiquetas de los diferentes tipos de biocarburantes que estas expiden. Y lo mismo debe aparecer en los vehículos nuevos, en los concesionarios y en los manuales de uso de cada modelo. La medida afecta a diferentes mezclas de gasóleos y gasolinas con biodiésel y etanol, respectivamente, pero también a otros de tipo gaseoso, hidrógeno incluido, en los que puede haber biometano.
Etiquetas de uso obligatorio para los biocarburantes en vehículos nuevos, gasolineras y concesionarios
Etiquetas de todos los combustibles alternativos posibles

El B7 tiene una concentración máxima del siete por ciento de biodiésel dentro del gasóleo con el que va mezclado. A partir de esta mezcla, sube al B10, B20, B30 y B100. Todos estos símbolos, enmarcados en un cuadrado blanco, forman las etiquetas vinvuladas al biodiésel que obligatoriamente deben estar presentes en todas las estaciones de servicio de la Unión Europea (además de Islandia, Liechtenstein, Noruega, Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía) donde se sirvan.

La directiva 2014/94 de la UE sobre infraestructuras de combustibles alternativos ordenó al Comité Europeo de Normalización (CEN) que elaborara estándares a nivel comercial e industrial que mejorasen la información existente. El CEN adoptó el 12 de octubre de 2016 la norma EN 16942 Combustibles-Identificación de compatibilidad de vehículos, expresión gráfica para información del consumidor, que entró en vigor el pasado 12 de octubre, dos años después.

Etiquetas claras y visibles
Según la Comisión Europea, “la creciente diversidad de combustibles disponibles en el mercado europeo hace que los conductores, las empresas y los operadores de estaciones de servicio necesiten información más clara sobre los combustibles disponibles”.

Por lo tanto es obligatorio que aparezcan de forma clara y visible dichas etiquetas no solo en las estaciones de servicio (en los surtidores y sus boquereles), sino también en los propios vehículos comercializados a partir de esa fecha (en la proximidad del tapón de llenado o de la tapa del depósito), en sus manuales de uso (también en los manuales electrónicos) y en los concesionarios donde se venden.

Hidrobiodiésel y biometano sin etiquetas específicas
Además de identificar las mezclas con biodiésel, la etiqueta cuadrada incluye el denominado XTL, combustible diésel parafínico fabricado a partir de materias primas tanto fósiles como renovables mediante síntesis o hidrotratamiento. En este caso no se podrá discernir si se trata de un combustible renovable, como el hidrobiodiésel (HVO), considerado un XTL.

Las etiquetas que identifican las mezclas de etanol con gasolina son circulares e incluye el E5, el E10 y el E85. Por último, los combustibles gaseosos llevan etiquetas con forma de rombo e incluyen el hidrógeno (H2), el gas natural comprimido (CNG), el gas natural licuado (LNG) y el gas licuado del petróleo (LPG).

Como en el caso del XTL, aquí tampoco se podrá saber si el CNG o el LNG contienen biometano, combustible producido a partir de la limpieza y mejora del biogás para poderlo introducir tanto en la red de gas como en los depósitos de los vehículos.

Añadir un comentario