autoconsumo

Un bloque de viviendas, 8 familias, una instalación solar para autoconsumo: esta es la historia

3
El coste de la instalación (33 paneles solares, 10 kilovatios de potencia) lo asume íntegramente Mercedes Gómez de Valdugera, propietaria del bloque y fundadora de la empresa Legoi Pebal (dedicada a las actividades inmobiliarias). Y la instalación propiamente dicha la ha puesto en marcha la cooperativa de no lucro Ecooo. La producción diaria se repartirá a través de los denominados coeficientes estáticos de reparto a un total de 10 contadores: 8 corresponden al número de familias que comparten edificio; los otros dos responden a consumos de elementos comunes, tales como la iluminación del portal y las escaleras, el ascensor, etcétera.
Un bloque de viviendas, 8 familias, una instalación solar para autoconsumo: esta es la historia

Porque no todas las inmobiliarias son iguales y porque sí hay otras maneras de hacer las cosas. El proyecto de Legoi Pebal, que Ecooo presenta como "el primer autoconsumo colectivo de Euskadi", ha sido posible gracias a la iniciativa de una empresaria que ha decidido asumir totalmente el coste de la instalación: 33 paneles solares situados sobre la azotea de un bloque del barrio de Adurtza, al sureste de la ciudad de Vitoria, un bloque en el que residen 8 familias. La instalación solar fotovoltaica para autoconsumo -explican desde Ecooo- tiene diez kilovatios de potencia y está previsto genere alrededor de trece gigavatios hora de electricidad al año. La cooperativa instaladora estima que el 80% de esa producción será autoconsumido por la comunidad (escaleras, ascensores, portal) y por las 8 familias, "mientras que el 20% restante será compensado en sus facturas eléctricas, que verán ahorros desde el primer día" (si la instalación genera y en ese momento no hay nadie en casa y no hay consumo, esa producción es vertida a la red y luego compensada según la legislación vigente). Ecooo estima que la instalación solar de Ardutza, que cuenta con un sistema de monitorización que registrará producciones y consumos, evitará la emisión de 2,5 toneladas de CO2 cada uno de los 25 años de su vida útil.

Juan Peraita Gómez de Valdugera, socio de la empresa familiar Legoi Pebal: “son edificios antiguos que se hicieron en la década de 1940, en una de las zonas obreras de Vitoria. La idea desde los inicios de nuestra empresa era poner un autoconsumo con energía solar, lo que pasa es que en 2016 no había una buena legislación para poder hacer este tipo de instalaciones. El coste de la instalación lo hemos asumido nosotros todo, como propietarios del edificio, nuestros ahorran vendrán de las zonas comunes, incluyendo el garaje. A su vez, los vecinos podrán ahorrarse un porcentaje de su consumo eléctrico. A día de hoy aún tenemos que decidir cuánto porcentaje repartimos, en principio hemos decidido tener un 40% para las zonas comunes y el resto para que se puedan beneficiar los inquilinos de cada vivienda”

Laura Feijóo, responsable de autoconsumo de Ecooo: "abrazamos a todo el que viene. Los autoconsumos que hacemos son como piezas de artesanía que cogemos en nuestras manos y que vamos moldeando para que encajen lo mejor posible con la persona que está poniendo las placas en su vivienda”

Credenciales
Ecooo se define como cooperativa de no lucro centrada en todo tipo de proyectos que activen a la ciudadanía a favor de un nuevo modelo energético, limpio, sostenible y en manos de las personas. Como tal, como entidad de no lucro, los beneficios de la actividad -explican desde Ecooo- van destinados "a proyectos y actividades de información, sensibilización y educación en el ámbito energético, medioambiental, y de promoción de un sistema económico basado en el respeto de los derechos sociales y del entorno".

Añadir un comentario
Carlos
Han confundido GWh por MWh
Jose María
\"...tiene diez kilovatios de potencia y está previsto genere alrededor de trece gigavatios hora de electricidad al año...\" No veo de dónde salen los 13 GWh: 10kw*8horas*365 días=29200 KWh... muy lejos de un gigawatiohora
Miguel
Hace dos años se anunciaba a bombo y platillo y como noticia transcendental para el devenir de nuestra civilización, la posibilidad de realizar instalaciones fotovoltaicas compartidas en bloques de pisos. Algunos le auguraban un enorme despliegue de este tipo de instalaciones, algo que me dejaba perplejo, pues yo siempre he pensado que las instalaciones de este tipo no tendrían mucho auge. Antes de que se pongan de acuerdo en una comunidad, las grandes compañías ya han desplegado 20 GW en grandes plantas generando electricidad a precios de derribo. Dos años después de aquel acontecimiento sideral, se anuncia la primera instalación compartida en el País Vasco. Eso sí, porque el edificio tiene una única propietaria, que imagino sería quien ha tomado la decisión de instalarla, y que ha sido quien ha puesto el dinero para pagarla. Ahora que el gobierno pretende sablear al ciudadano cobrándole al consumidor, a partir de junio y en horario solar, siete veces más caro que su coste de generación en una planta fotovoltaica, pues a lo mejor algún bloque se anima, pero porque el gobierne les pretende esquilmar, no por otro motivo.