almacenamiento

Nuevo proyecto para desarrollar baterías orgánicas de flujo que faciliten el uso de renovables

3
El proyecto europeo HIGREEW, liderado por el centro vasco CIC energiGUNE, aspira a desarrollar baterías orgánicas de flujo redox que sean sostenibles para el medio ambiente, tengan gran densidad de energía y potencia, mayor eficiencia, una vida útil más larga y sean capaces de reducir los costes actuales.
Nuevo proyecto para desarrollar baterías orgánicas de flujo que faciliten el uso de renovables

El objetivo de CIC energiGUNE es desarrollar un nuevo electrolito orgánico en base acuosa de bajo coste que se integrará en una batería de flujo con un sistema avanzado de control de planta. De esta manera, se podrá alcanzar un coste de 0,05€/kWh/ciclo en el año 2030, que es el desafío técnico-económico planteado por la Comisión Europea en su Plan Estratégico Europeo de Tecnología Energética (SET Plan) para impulsar la transición hacia un sistema energético neutro para el clima.

El consorcio del proyecto HIGREEW está compuesto por nueve entidades referentes en materiales, sistemas de almacenamiento y energías renovables. La Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Bohemia (República Checa) colaboran con el Centro vasco en el desarrollo de los materiales clave (membrana, electrolito y electrodo) para dotarlos de mejores prestaciones técnicas, alargar su vida útil y facilitar su reciclaje. Estos materiales serán integrados en una celda para hacer los primeros test de validación por parte de la ingeniería británica C-TECH, con experiencia en diseño de equipamiento electroquímico, y la checa Pinflow, especializada en baterías de flujo de vanadio.

En 2021 comenzará la integración de todos los desarrollos en el prototipo diseñado por la ingeniería británica Heights y Gamesa Electric. Finalmente, el sistema desarrollado será testeado y validado en la planta de Siemens Gamesa en La Plana (Valladolid), donde se realizarán análisis de seguridad, viabilidad técnico-económica y Análisis de Ciclo de Vida.

El consorcio trabajará durante 40 meses para desarrollar unas baterías orgánicas de flujo que desde su concepción están diseñadas para facilitar su reciclaje, con una densidad de energía y potencia que superará la tecnología actual, además de mejorar la eficiencia, alargar su vida útil y reducir los costes. El proyecto busca demostrar que las baterías orgánicas de flujo pueden ser una alternativa sostenible a las de vanadio, material incluido en la lista de materias primas críticas por la Comisión Europea.

HIGREEW cuenta con una financiación del Programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea de 3,78M€ para su ejecución entre noviembre 2019 y febrero 2023.

Nueva generación de baterías

Esta iniciativa es uno de los cinco proyectos en los que participa CIC energiGUNE aprobados en la convocatoria 2019 del programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, dentro del apartado “Nueva Generación de Baterías”. De ellos, dos están liderados por el centro vasco y cuentan con un presupuesto conjunto para el CIC superior a los 4 millones de euros.

La aprobación de estos cinco proyectos sitúa al centro vasco como la entidad que más financiación ha obtenido en todo el Estado en la convocatoria de 2019 del programa H2020 para baterías. De las 11 propuestas presentadas, 5 han sido aprobadas, representando una tasa de éxito del 45%, por encima del 12,1% de la media española.

Además, dos de los proyectos aprobados estarán liderados directamente por el CIC energiGUNE y contarán con la participación de otros agentes del BRTA (Basque Research and Technology Alliance), como IKERLAN y CIDETEC, así como de empresas vascas como Gamesa Electric, y de grandes compañías internacionales como Toyota, Renault o Varta.

Añadir un comentario
Maestria
Ese proyecto de 40 meses que va a durar llega muy tarde, ya que otros han desarollado esa tecnologia que estara en el mercado en 2021 como la empresa alemana (https://www.cmblu.com/) que ha desarollado su producto ella sola, sin necesidad de colaboracion entre paises europeos. Otras empresas como (https://kemiwatt.com/) en Francia sacaran dentro de poco su proyecto de bateria redox organica sin necesidad de proyectos europeos. Otro producto que esta en el mercado es el almacenamiento cryogenico mucho mejor para almacenamiento a gran escala ( mas de 2 GW) y sin limitacion de potencia (https://www.highviewpower.com/) Empresa y tecnologia inglesa que lo esta comercializando en colaboracion con una empresa asturiana (TSK Grupo) con proyectos en Estados Unidos, Inglaterra y pronto en Espana tambien. Francia, Alemania, Inglaterra desarollan sus propias baterias y tecnologias sin necesidad de proyectos europeos y eso les da independencia technologica a la hora de vender un producto en el mercado. La industria Vasca depende mucho de proyectos europeos para existir y sin el mercado espanol no existiria.
Fukushima4ever
No estoy de acuerdo con el anterior comentario. Puede parecer absurdo trabajar sobre algo en lo que los objetivos están ya superados por otra tecnología siempre que esa otra tecnología no tenga impactos en su ciclo de vida no computados en el coste. El Lí tiene problemas de abastecimiento (golpe de estado que ha habido en Bolivia porque Morales pretendía nacionalizar el Li) así como lo tienen otros materiales (Co, grafito) que están asociados a las LiFePO4. De modo que para aplicaciones estacionarias (para cubrir la demanda en los valles de producción eólica o fotovoltaica) donde la ligereza del las LiFePO4 no es necesaria, se pueden investigar otras muchas opciones porque para ser neutros en CO2 vamos a necesitar todos los posibles recursos de producción renovable y almacenamiento.
internete
Un coste de 0.05 euros/kwh por ciclo ya lo tienen las baterias LiFePO4... Y estamos en 2020... Toda investigacion es buena, pero si los objetivos son absurdos o estan superados ya, pues no tiene sentido...