almacenamiento

Centros vascos de I+D señalan los óxidos mixtos en base cobalto y níquel como solución para el almacenamiento de energía

0
Una investigación realizada entre el centro de I+D en almacenamiento de energía CIC energiGUNE y el centro tecnológico IK4-Tekniker ha concluido con una patente "que permite desarrollar óxidos mixtos en base cobalto y níquel que, mediante reacciones RedOx, almacenan o liberan energía en forma de calor en función de las necesidades de cada momento". Según CIC energiGUNE, los nuevos materiales desarrollados "se podrán utilizar como medio de almacenamiento energético en las centrales termosolares o en actividades industriales que conlleven procesos a alta temperatura, como puede ser, por ejemplo, una acería". La investigación se ha desarrollado en el marco de una tesis doctoral compartida.
Centros vascos de I+D señalan los óxidos mixtos en base cobalto y níquel como solución para el almacenamiento de energía

Una de las formas más eficaces de almacenar energía térmica -explican desde CIC- es mediante reacciones químicas. En este sentido, las reacciones RedOx "son las más prometedoras, por la alta densidad energética que son capaces de gestionar, así como por la nulidad de pérdidas energéticas y la posibilidad de ser transportados los materiales y, por tanto, la energía". El óxido de cobalto, por su lado, es el material más empleado en esta tecnología, ya que puede ser empleado para almacenar energía en procesos de muy alta temperatura (900ºC). Según CIC, además, la singularidad de estos materiales, óxidos mixtos en base cobalto y níquel, es que la temperatura de reacción se puede ajustar y modular dependiendo de la cantidad de níquel que se introduzca en la red de óxido de cobalto, cubriendo un rango de temperaturas desde 700 a 850ºC.

Pues bien, gracias a esta investigación -explican desde el centro de I+D vasco- se podrá almacenar energía térmica proveniente de fuentes naturales como el sol o aprovechar el calor residual de diferentes procesos químicos a altas temperaturas: "de este modo, se evitarán grandes pérdidas energéticas y podrán ser, además, recuperadas y reutilizadas fuera de esa actividad industrial o en otro punto del proceso donde se necesite una fuente energética". Así, los nuevos materiales desarrollados a través de la patente se podrán utilizar como medio de almacenamiento energético en las centrales termosolares o en actividades industriales que conlleven procesos a alta temperatura, como puede ser, por ejemplo, una acería.

Añadir un comentario