ahorro

El 60% de los españoles, en contra de construir más nucleares

0
Un informe realizado por la Fundación Mapfre desvela que el 60% de los españoles se muestran indiferentes ante el cambio climático. Un 60% es también el porcentaje de ciudadanos que rechazan la construcción de nuevas centrales nucleares. Entre los hábitos más comunes de los españoles para proteger el medio ambiente destaca apagar las luces y aparatos eléctricos cuando no se usan (81,8%), reciclar el vidrio y papel (65%) y acortar el tiempo de la ducha para ahorrar energía y agua (67%).
El 60% de los españoles, en contra de construir más nucleares

A pesar de que ocho de cada diez personas creen que el cambio climático es una realidad, y sólo un  2%  lo niega o se siente indiferente, el nivel de preocupación ha descendido un  60% con respecto a 2008. Eso al menos es lo que recoge el estudio “La sociedad ante el cambio climático 2011”, que pretende analizar mediante encuestas realizadas a 1.300 personas los conocimientos, valoraciones y comportamientos de los españoles ante este fenómeno.

El profesor  de la Universidad de Santiago y coordinador del estudio, Pablo Meira, ha explicado que “la crisis y el desempleo son las principales razones de que exista ahora una menor preocupación social ante el cambio climático”. De hecho, el informe desvela que ha pasado de encabezar el 5º puesto del ranking de problemas globales en el año 2008 a ocupar un 8º lugar en 2010, por detrás de la pobreza, la crisis, el hambre, las guerras o el desempleo, entre otros.

Con respecto a los conocimientos de la población, el sondeo destaca que la opinión pública española conoce mayoritariamente la realidad del fenómeno del cambio climático y que está provocado en mayor o menor medida por causas humanas. Entre los hábitos más comunes de los españoles para proteger el medio ambiente, Meira ha destacado “las medidas que suponen un menor desembolso económico o que son más individualistas, como apagar las luces y aparatos eléctricos cuando no se usan (81,8%), reciclar el vidrio y papel (65%) y acortar el tiempo de la ducha para ahorrar energía y agua (67%)”. 

Poca información
En este sentido seis de cada diez encuestados dice utilizar bombillas de bajo consumo y comprar electrodomésticos que consumen menos energía, y casi uno de cada dos lleva sus propias bolsas a la hora de hacer la compra. A pesar de ello, el 59% se considera nada o poco informados acerca de las consecuencias que podría tener el cambio climático y un 68%  echa en falta información sobre medidas para prevenirlo. Los ecologistas, los científicos y los educadores ambientales son los colectivos que generan más confianza como informadores. Mientras que a la hora de pedir responsabilidades, las grandes industrias, con un 83%, ocupan el primer lugar seguidas de los gobiernos con un 81% y de la Unión Europea con un 73%.

En referencia a las propuestas impulsadas a nivel gubernamental para frenar el cambio climático, el profesor ha señalado que “tienen más aceptación las formuladas positivamente y que no implican restricciones”. Así, seis de cada diez españoles dicen apoyar la subida de los impuestos a los automóviles más contaminantes y prohibir los sistemas de “stand by” en los nuevos electrodomésticos.

Sí al transporte público
Mientras que a nivel municipal y autonómico hay cuatro medidas que concitan mayor consenso: la promoción del transporte público y la bicicleta en la ciudad, la instalación de sistemas de iluminación eficiente en las vías públicas y la creación de servicios públicos de asesoramiento para fomentar el ahorro y eficiencia energética. Entre las iniciativas que más rechazo concitan están la supresión de la construcción de nuevas autopistas y la puesta en marcha de nuevas plantas de energía nuclear, cuestionada por un 60%.

Durante la presentación, la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, señaló como "relevantes" y "desconcertantes" los datos del sondeo. Ribera se mostró sorprendida por el apoyo de la población ante medidas muy concretas y la bajada de la preocupación. Las respuestas, según Ribera, “reflejan una ausencia de la percepción de urgencia, es decir, el cambio climático no se siente como un problema acuciante y aparece como un problema a largo plazo".

Más información
www.fundacionmapfre.com

Añadir un comentario