panorama

Bruselas está "a años luz de lo que la ciencia y la sociedad civil reclaman para evitar los peores efectos del cambio climático”

0
Es la lectura que hace Amigos de la Tierra de la votación que tuvo lugar ayer en el Parlamento Europeo. Los eurodiputados -498, abrumadora mayoría- dijeron ayer sí a la propuesta de que el 35% de la energía que use la Unión Europea en el año 2030 salga de fuentes renovables. La organización ecologista, considera "positivo" ese 35, "sobre todo si se compara con las posiciones adoptadas previamente por la Comisión y el Consejo europeos" (que apostaban por rebajar la ambición al 27%).
Bruselas está "a años luz de lo que la ciencia y la sociedad civil reclaman para evitar los peores efectos del cambio climático”

Positivo en términos relativos, sí, pero, al mismo tiempo, "a años luz de lo que la ciencia, el medio ambiente y la sociedad civil reclaman para evitar los peores efectos del cambio climático”. Lo ha dicho el responsable de Clima y Energía de Amigos de la Tierra, Héctor del Prado. La organización ecologista considera en todo caso que "al menos la postura del Parlamento, aunque insuficiente, es la mejor de las tres de cara al Acuerdo de París".

Los eurodiputados votaron ayer tres de los pliegues legislativos pertenecientes al amplio paquete «Energía limpia para todos los europeos». A saber: la nueva Directiva de Energías Renovables, la de Eficiencia Energética y la nueva Gobernanza de clima y energía. Con sus votos ha quedado definida la posición que el Parlamento defenderá durante los próximos pasos del proceso, es decir, durante el trílogo (negociaciones informales entre el Consejo de Europa, la Comisión Europea y el propio Parlamento) y durante las negociaciones con los gobiernos de la Unión Europea, negociaciones todas que deberán servir para encauzar durante la próxima década (2020-2030) la transición hacia una Europa libre de emisiones (Horizonte UE 2050). Sobre la nueva Directiva de Energías Renovables, el Parlamento ha acordado un objetivo general del 35% para 2030, pero sin contemplar objetivos nacionales, una decisión criticada por Amigos de la Tierra.

El papel de la ciudadanía en la transición
Por otra parte, la organización ecologista denuncia además "la falta de compromiso por una transición energética que sitúe a la ciudadanía europea en el corazón de la misma". Sobre esa transición "en manos de la ciudadanía", el responsable de Clima y Energía de esta oenegé opina que, “a pesar de que los textos estén repletos de buenas intenciones y buenas palabras, la realidad es que la Unión Europea le sigue dando la espalda a su ciudadanía, y sigue más interesada en legislar para las élites financieras que para el bien común”.

Según Amigos de la Tierra, "reconocer el valor de la energía impulsada por los ciudadanos es fundamental, pero tiene que ir acompañado de ambición y señales claras para que las energías renovables puedan alcanzar todo su potencial". En ese sentido, la oenegé ecologista recuerda que "un informe de CE Delft muestra que, con el apoyo adecuado, la mitad de todos los ciudadanos de la UE y una de cada tres personas en España podría producir su propia electricidad para 2050, cubriendo alrededor de la mitad de la demanda de electricidad de la UE y de España respectivamente".

Eficiencia
En cuanto al paquete de Eficiencia Energética los eurodiputados han optado por lo que Amigos de la Tierra considera "un escaso objetivo" del 35% para 2030, que choca -explican desde la organización ecologista- con la postura del 40% que previamente apoyaban los comités de Industria y Medio Ambiente. “Con el potencial de creación de empleo de calidad que existe en el sector de la eficiencia -ha dicho De Prado-, no nos explicamos cómo es posible que los eurodiputados no voten por unos objetivos nacionales vinculantes”.

Añadir un comentario