panorama

Navarra quiere que en 2030 el 50% de la energía que consuma sea de origen renovable

0
Mientras el Ejecutivo Central sigue empeñado en ralentizar el despliegue de las energías renovables -con el impuesto al Sol o el incremento de la presión fiscal sobre el kilovatio verde-, Navarra confirma que acelera en su Ruta REN a 2030. Así, el vicepresidente de Desarrollo Económico del Gobierno foral, Manu Ayerdi, reiteró ayer la apuesta de Navarra por "incrementar la producción y consumo de energías renovables y avanzar en la sustitución de los combustibles fósiles, como herramienta para reducir la dependencia del exterior y las emisiones de gases de efecto invernadero". Según Ayerdi, "todo ello debe ir unido a una reducción del consumo energético desde la convicción de que la mejor energía es aquella que no se consume".
Navarra quiere que en 2030 el 50% de la energía que consuma sea de origen renovable

El vicepresidente Ayerdi realizó esas declaraciones, ayer, durante la jornada de cierre del proceso de participación ciudadana en torno al Plan Energético de Navarra 2030 (PEN), llevado a cabo en el último año. Ese proceso ha contado con la participación de varios departamentos del Gobierno, entidades locales, empresas, asociaciones, expertos y ciudadanía en general, que han aportado -informa el Ejecutivo foral- más de 200 propuestas de mejora del plan. Ayerdi ha recordado que Navarra se ha marcado como objetivo que las energías renovables supongan el 50% del consumo energético en 2030, es decir, el doble del consumo actual, cifrado en el 25% (actualmente el 75% de la energía que usa Navarra procede de combustibles fósiles: petróleo y gas natural). El Gobierno además quiere reducir su consumo de energía primaria en un 10% con respecto a las cifras proyectadas para el 2025 mediante actuaciones de eficiencia energética.

En este contexto, el vicepresidente de Desarrollo Económico de Navarra explicó ayer que la implicación de la sociedad en la elaboración del PEN "es fundamental para consensuar las medidas que permitan el cumplimiento de estos objetivos, dirigidas a tres tipos de actuaciones: mejora de la eficiencia energética y reducción del consumo; incremento de la producción de energía de fuentes renovables, especialmente la eólica; y avance en la sustitución de los combustibles fósiles por energías renovables en los usos térmicos y, sobre todo, en el transporte".

El Ejecutivo foral explica el proceso de participación
El proceso de participación ciudadana en torno al Plan Energético de Navarra 2030 se inició en septiembre de 2016 y, desde entonces, ha sido sometido a dos periodos de información pública "con el objetivo de que todos los agentes interesados pudieran hacer sus aportaciones, primero, al borrador del plan; y más tarde, a un documento más desarrollado". Además -informa el Gobierno-, se han celebrado cinco reuniones sectoriales, sobre (1) generación y gestión energética; (2) infraestructuras; (3) consumo y ahorro de energía/eficiencia energética; (4) movilidad y transporte; (y 5) formación y sensibilización. Asimismo, el proceso se ha extendido por todo el territorio, con encuentros en Pamplona, Irurtzun, Estella, Tudela y Tafalla. Finalmente, ha habido tres reuniones deliberativas, sobre (1) la posible creación de una Agencia Energética; (2) la planificación y gestión de los parques eólicos; (y 3) el marco legal del sector de la energía.

En cuanto a la temática de las aportaciones -explican desde el Gobierno-, se han centrado fundamentalmente en la mencionada Agencia Energética (forma jurídica, composición, funciones, estructura, etc.); en la cuestión de las centrales hidroeléctricas, parques eólicos, la planificación eléctrica, la participación de las entidades locales, la pobreza energética (suministros básicos garantizados), autoconsumo compartido, y otros aspectos, como el “carsharing”, bombas de calor, geotermia, etc. Entre otras propuestas integradas en el plan se encuentran, además de las relacionadas con la Agencia Energética, el estudio de una modificación de la ley para promover el autoconsumo, el análisis de la repercusión de un cambio legislativo para el cobro del Impuesto sobre Actividades Económicas por parte de las Entidades Locales, la promoción del transporte público, garantizar el suministro eléctrico a todas las personas (lucha contra la pobreza energética) y potenciar las campañas de concienciación y sensibilización.

Añadir un comentario