panorama

La factura doméstica de la luz subirá entre un 3% y un 4% por la vuelta del impuesto a la generación

0
La estimación es de AleaSoft, empresa especializada en la previsión (de producción, demanda y precio de la energía). AleaSoft no obstante matiza: el recibo de la luz no aumentará de precio porque ahora se le vuelva a incluir el impuesto a la generación (7% sobre el kilovatio hora). El precio aumentará -explican los expertos de esta empresa- porque, "si los productores tienen que pagar un 7% de impuestos que hasta ahora no tenían que pagar, entonces encarecerán sus ofertas en el mercado mayorista un 7% para continuar teniendo la misma rentabilidad".
La factura doméstica de la luz subirá entre un 3% y un 4% por la vuelta del impuesto a la generación

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció a mediados de septiembre una medida estrella para paliar la subida de la luz, por aquellas fechas frenética. La medida en cuestión fue sacar del recibo un gravamen muy concreto, el Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica, que grava con un 7% cada kilovatio hora generado. Eso sí, a la medida le puso fecha de caducidad: seis meses (octubre, noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo). La cuestión es que estamos a diez días vista del fin de ciclo y los rumores sobre el qué sucederá ahora con el precio de la luz se han disparado. AleaSoft, empresa especializada en previsiones (de producción, demanda y precios de la energía) ha analizado el asunto y sostiene que el recibo de la luz no aumentará de precio porque ahora se le incluya un nuevo impuesto. "Esta esperada subida de precio -apuntan desde la empresa- viene indirectamente del aumento previsto del precio del Mercado Ibérico de Electricidad (mibel), al cual está indexado el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). Y la lógica aplicada es bastante simple -según los expertos de AleaSoft-: si los productores tienen que pagar un 7% de impuestos que hasta ahora no tenían que pagar, entonces encarecerán sus ofertas en el mercado mayorista un 7% para continuar teniendo la misma rentabilidad". La consecuencia de todo ello será que el precio del mercado aumentará un 7%, "y eso repercutiría en una subida de entre un 3% y 4% en la factura doméstica de la luz".

AleaSoft matiza, en todo caso
Porque la realidad y el mercado eléctrico "son bastante más complejos que esa simple lógica". Por un lado -señalan los expertos de esta firma-, no todos los productores aumentarán un 7% el precio de sus ofertas en el mercado: "podrían hacerlo aquellos productores que puedan gestionar su producción: ciclos combinados de gas, centrales térmicas de carbón y embalses hidroeléctricos, principalmente" (la termosolar también es gestionable). Sin embargo, no lo harán aquellas tecnologías que no puedan almacenar y gestionar su recurso, principalmente las renovables: eólica, solar fotovoltaica, hidroeléctrica fluyente, etc. La conclusión primera será que, "de momento, el aumento de precio ya no será en todas las horas del día".

El impuesto ideado por el Ejecutivo Rajoy perjudica la competitividad de los productores españoles
Por otro lado -continúa AleaSoft-, si los productores encarecen sus ofertas serán menos competitivos frente a otros productores en Francia o en Portugal, donde el impuesto no existe y que, por tanto, no tienen necesidad de aplicar un aumento de precio en sus ofertas. La consecuencia sería una mayor dependencia del exterior: "si el precio tiende a subir porque las ofertas en el mercado español son más caras, aumentan las importaciones desde Portugal y Francia y el precio se mantiene". Evidentemente -apuntan desde AleaSoft-, las interconexiones tienen un límite de capacidad, "pero de nuevo vemos cómo el precio ya no puede subir tanto como la lógica simple apuntaba".

AleaSoft considera lógico en todo caso plantear que, si aumentan los costes de producción de la electricidad, también aumentará su precio en el mercado. Las previsiones de la firma indican que, "en un primer momento el aumento de precio podría estar entre el 2% y el 5% como máximo en algunas horas respecto al precio de mercado sin la reimplantación del impuesto, pero en el medio plazo, a lo largo de los meses de abril y mayo, el efecto se desvanecería". Todo ello -matizan-, bajo condiciones normales, "porque hay muchos factores que influyen en el precio del mercado y fenómenos como temporales de viento o de lluvia u olas de frío pueden hacer que ese aumento de precio sea indiscernible".

Más factores a tener en cuenta
El aumento estacional de la producción solar o un aumento de la producción eólica o hidroeléctrica, junto con la caída de la demanda de electricidad por el aumento de las temperaturas en primavera, "podrían conducir -apuntan desde AleaSoft- a una bajada del precio del mercado ibérico en abril respecto al mes de marzo". Así, los expertos concluyen que evaluar el efecto sobre el precio del mercado de la reintroducción del impuesto "va a ser complicado". Y lo va a ser "porque es fácil que su efecto quede enmascarado por la evolución de las condiciones externas que afectan al mercado (...) y porque es muy interpretable establecer cómo hubieran actuado los agentes del mercado de haber continuado vigente la suspensión del impuesto".

Lo que sucedió
El impuesto se suspendió en octubre de 2018 con la publicación del Real Decreto-Ley 15/2018, que llegó junto a otras medidas, como la exención del céntimo verde, con la intención de abaratar el precio del recibo de la luz. En esos momentos, el precio del mercado eléctrico había alcanzado a finales de septiembre los 71,27 euros el megavatio hora, el segundo septiembre más caro de la historia del mercado, solo por detrás de septiembre de 2008. A partir de la aplicación de la suspensión, el precio empezó a bajar, y desde entonces no ha vuelto a llegar a esos niveles.

AleaSoft reconoce que parte de ese cese de la carrera alcista del precio (emprendida en marzo de 2018) se puede atribuir al impacto de las medidas del Real Decreto-Ley, pero recuerda por otro lado que la caída del precio de los combustibles gas y carbón y de los derechos de emisiones de CO2 "fueron los elementos clave de la caída del precio". Los expertos hacen memoria: "en los momentos de precios máximos en el mercado eléctrico, a finales de septiembre de 2018, el gas, el carbón y el CO2 también se encontraban en niveles máximos". AleaSoft repasa los datos:

el precio spot de los EUA de CO2 en el mercado EEX marcó el precio máximo el 10 de septiembre en 25,19 €/t, y desde entonces no ha vuelto a llegar a ese valor. Esta semana el precio está oscilando alrededor de los 22 €/t. Por su lado, el precio spot del gas TTF en el mercado PeGas registró su último valor máximo el 25 de septiembre en 29,69 €/MWh, y desde entonces su precio no ha parado de bajar. Esta semana continúa bajando y ya ha roto la barrera de los 15 €/MWh. También el futuro a un mes del carbón API 2 superó los 100 $/t en el mercado ICE en septiembre

Tras la suspensión del impuesto, AleaSoft estimó que en el corto plazo la aplicación de todas las medidas del Real Decreto había supuesto una caída del precio de entre el 5% y el 6%. Sin embargo -apuntan los expertos de esta firma-, "en el medio plazo, el retroceso y la estabilización del precio del mercado ha sido principalmente debido a la evolución del precio de los combustibles y de los derechos de emisiones de CO2".

Añadir un comentario