panorama

Quedan 23 días para el verano

Rajoy anuncia otra subasta de 3.000 megavatios de potencia renovable

0
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acaba de anunciarlo: habrá una nueva subasta, "de hasta 3.000 MW, antes del verano para introducir nueva energía renovable en el sistema eléctrico". El anuncio lo ha hecho durante la inauguración de las jornadas de debate para la elaboración de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Véase aqui el borrador del Real Decreto de la subasta].
Rajoy anuncia otra subasta de 3.000 megavatios de potencia renovable

El fracaso de la subasta celebrada en enero del año pasado -700 megavatios adujdicados, ni uno solo instalado 16 meses después- y las dudas que muchos actores del sector muestran sobre la recientemente celebrada -3.000 megavatios subastados hace una semana- no han hecho mella en el Gobierno, que sigue vendiendo sus subastas como todo un éxito. Antes al contrario, el Partido Popular parece decidido a acelerar el reverdecimiento de su discurso (ahora, además, probablemente atizado por la victoria de Pedro Sánchez, que no esperaban en Moncloa). El caso es que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acaba de anunciar la tercera subasta que habrá lugar en su quinquenio (Rajoy llegó al Gobierno en noviembre de 2011). El anuncio lo ha hecho durante la inauguración de las jornadas de debate para la elaboración del anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética (sobre Rajoy y cambio climático, léase).

Hace unas semanas, curiosamente, cuando el Gobierno presentó su propuesta de Presupuestos Generales del Estado (PGE) 2017, Greenpeace denunció con dureza "la pérdida de prioridad de la lucha contra el cambio climático en los PGE". Según los ecologistas, el gasto estatal en la lucha contra el cambio climático y la contaminación del Ministerio de Medio Ambiente retrocede nada más y nada menos que un 45%, a niveles de 2007. Así -explican desde Greenpeace-, la Ley de Cambio Climático que anunció hace unas semanas el Ejecutivo Rajoy va a nacer "sin capacidad ejecutiva". Ahora, el Ejecutivo, que mantiene su impuesto al Sol y que aún no ha registrado como instalado ni uno solo de los megavatios subastados en enero de 2016, hace ya casi año y medio, convoca otra subasta, aún no se sabe con qué reglas.

Según la nota difundida por el Ministerio de Energía, la subasta llega "tras el éxito de la subasta celebrada la semana pasada", una subasta -informa el Ministerio- en la que las solicitudes presentadas superaron en más de tres veces la potencia adjudicada y los adjudicatarios ofrecieron el máximo descuento permitido". Ese descuento supone -explican desde el Ejecutivo- que los proyectos adjudicados se llevarán a cabo "sin necesidad de primas adicionales a los ingresos que obtienen por el mercado". Así pues -concluye el Gobierno-, las tecnologías renovables "demostraron que son competitivas a precios actuales de mercado" (la subasta consistía en que el Gobierno ofrecía una ayuda a quien montase potencia renovable -un parque eólico, fotovoltaico, etcétera-, y las empresas que pujaban debían ofertar un descuento sobre esa ayuda).

El resultado fue efectivamente que todos ofertaron el descuento máximo
La pregunta que se hacen desde entonces en el sector es la siguiente: si es verdad que todo va bien, si es cierto que ya fluye la financiación y el marco legislativo fruto de la reforma energética de los Nadal anima la inversión en energías renovables, ¿por qué no han montado las empresas sus parques eólicos o fotovoltaicos sin esperar a que el Ejecutivo monte una subasta?

Sea como fuere, "en la nueva subasta -informa el Gobierno-, podrán participar instalaciones de tecnología eólica y fotovoltaica en concurrencia competitiva, de tal manera que resulten adjudicadas aquellas más eficientes en costes". La nota del Ministerio no especifica si la "concurrencia competitiva" va a ser idéntica a la que planteó en la anterior convocatoria, cuando la libre competencia que vendió el Gobierno quedó intoxicada por los mil artificios contables que el Ministerio incluyó en la orden de reglas de la subasta, artificios que fueron denunciados por el sector fotovoltaico, que anunció que, dadas esas reglas, toda la potencia se la llevaría la eólica. El resultado final de la subasta le dio la razón a la Unión Española Fotovoltaica y a Protermosolar: 2.979 de los 3.000 megavatios se los llevaron las empresas eólicas, mientras que la fotovoltaica se llevó 1 y la termosolar... cero.

Artículos relacionados
Esta es la lista de los adjudicatarios de los 3.000 megavatios subastados

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia vapulea la subasta de energías renovables

El Ministerio consigue que la fotovoltaica se adjudique solo 1 de los 3.000 megavatios subastados ayer

La subasta que trata por igual a los desiguales

Añadir un comentario