los editoriales de er

Todos a una

2

En tiempos de crisis todo se pone en cuestión. Surgen las dudas sobre la capacidad de los políticos e, incluso, de la política para resolver los problemas. Surgen también los mensajes fáciles y populistas que echan la culpa al otro. Y aparecen los recelos por lo que podría haber sido y no fue, porque ya lo decíamos nosotros, porque nos ha faltado discurso…. En todo caso, las crisis suelen traer cambios que pretenden mejorar las cosas.

Y en eso están las renovables. Después de que en los años de vacas gordas surgieran infinidad de asociaciones que decían representar mejor que nadie los intereses legítimos de un sector o de una tecnología, en España entera o en cada comunidad autónoma, ahora es momento de analizar los resultados de semejante dispersión. Y preguntarse si no es más conveniente aunar esfuerzos y empujar todos a una.

El caso más evidente de esa multiplicidad se ha vivido en la solar fotovoltaica, que exigiría un extenso listado de siglas para no dejar a nadie en el tintero. Es posible que todos tengan su razón de ser en el sector. Pero también es seguro que los interlocutores con los que han tenido que negociar o de los que se han tenido que defender en estos años se frotaban las manos cada vez que veían llegar a tres, cuatro o hasta cinco representantes, cada uno con sus intereses, probablemente con muchas coincidencias, pero haciendo cada cual la guerra por su cuenta. Los fotovoltaicos han reaccionado y después de un año de negociaciones han dado pasos para solventar este desbarajuste. ASIF, AEF y APPA Fotovoltaica han decidido disolverse para integrarse en UNEF, la Unión Española Fotovoltaica. En realidad es solo un primer paso que puede arrastrar otros movimientos de más calado.

Porque APPA, la más veterana entre las asociaciones de renovables en España –nació en 1987– ha iniciado un proceso de reflexión que, previsiblemente, conducirá a la redacción de nuevos estatutos para que pueda convertirse en el paraguas que dé cobijo a todas las demás, UNEF incluida. El proceso que podría llevar a APPA a convertirse en la gran federación de las asociaciones del sector ha tomado especial impulso desde la llegada de Jaume Margarit a la dirección general de APPA, a principios de enero.

“Eso no quiere decir que tengan que desaparecer las otras asociaciones, ni que cada tecnología vaya a perder protagonismo”, apunta Javier García Breva, presidente de APPA Fotovoltaica. “Lo que APPA ha hecho es empezar a preparar un marco en el que todas las asociaciones quepan y se sientan cómodas. La oportunidad es única, añade. Entre el riesgo de no hace nada y hacer algo hemos decidido hacer algo. El sector de las energías renovables tiene que arriesgarse porque si no puede desaparecer. Hay que ser potentes no solo en megavatios, sino en influencia ante administraciones y poderes públicos”.

Está por ver en qué queda todo. Pero nos da la impresión de que esa federación de asociaciones puede jugar un papel fundamental para el futuro de las renovables en España.

Por cierto, la rana Gustavo nos deja temporalmente. Pero llegan dos nuevos columnistas, Valeriano Ruiz y Ernesto Macías, que aportarán otro punto de vista a nuestra sección de Opinión.

Hasta el mes que viene.

Luis Merino
lmerino@energias-renovables.com

Pepa Mosquera
pmosquera@energias-renovables.com

Añadir un comentario
ernesto macias
¡Vaya un día mundial del medio ambiente! está claro que no preocupa un pimiento. Sólo he visto dos noticias hoy: La autorización a Repsol para buscar petróleo en las Canarias y que el ozono se ha disparado en Madrid. Mientras el CO2 ha llegado a 400 ppm en el ártico y Exxon se frota las manos. Vaya panorama.
ernesto macías

Va a hacer falta mucho esfuerzo, sobre todo para sacar adelante la gran esperanza para muchas renovables: el ya famoso balance neto. Después de la presentación de Iberdrola ayer en Genera, donde de forma paternalista y prepotente recomendaba volver a los cupos y al límite de los 500 MW para la fotovoltaica. Ellos que han hecho lo imposible por eliminar el feed in tariff en España. Eso sí, aclararon que están invirtiendo mucho en fotovoltaica...en el extranjero. ¿Morirá el balance neto antes de nacer? Ya están en ello. ¡Apañados estamos!