los editoriales de er

No es momento de rendirse

0

Qué difícil mantener un ánimo positivo cuando las noticias son siempre (o casi siempre) malas. Llevamos demasiado tiempo asistiendo a la destrucción de un modelo social y de convivencia conseguido tras años de enorme esfuerzo y que empezaba a parecerse a ese estado del bienestar tan perseguido por una sociedad –la española– acostumbrada a una historia repleta de desgracias. Estamos hartos de tanta crisis, tanta deuda, tanto decretazo, tanto tecnicismo económico, tanta mentira…Y es lógico que más de uno se plantee tirar la toalla.

A veces, hacerlo puede tener consecuencias positivas. “Una retirada a tiempo es una victoria“, decía Napoleón. Pero, ¿de verdad ha llegado el momento de rendirse? Si el objetivo merece la pena y lo que se necesita para continuar son más dosis de paciencia, esperanza, compromiso y energía, no parece que haya llegado ese momento.

Avanzar hacia un modelo energético sostenible es, por múltiples razones, algo especialmente deseable. Las renovables y la eficiencia energética son claves en la lucha contra el cambio climático (y estamos muy cerca de traspasar la línea roja). También lo son para salir de la crisis. Suponen una fuente de empleo y crecimiento local, estimulan el desarrollo industrial y tecnológico y mejoran nuestra balanza comercial al reducir las importaciones de petróleo y gas. La Asociación Empresarial Eólica ha calculado que la generación de electricidad a partir del viento  ha reducido en 5 puntos dicha dependencia en los últimos años.

Afortunadamente, cada vez más ciudadanos así lo entienden y dejan de prestar atención a las mentiras y campañas de desprestigio que persiguen a estas tecnologías.. El inmenso y poderoso canal de comunicación que es internet  permite, además, mostrar sin censura asuntos “vetados” en medios de comunicación convencionales y desmontar tópicos.. Así se hace, por ejemplo, en, Oligopoly2. Un documental producido por la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético que ha sido financiado mediante crowdfunding  –es decir, mediante la aportación de decenas de ciudadanos– y que deja en evidencia los métodos del oligopolio energético para torpedear el cambio de modelo.

También empiezan a tomar peso iniciativas como la de Som Energía y otras cooperativas similares, que han nacido con el deseo de avanzar hacia ese modelo 100% renovable. El mismo hecho de que esta revista siga viva en medio de tanta tormenta, mostrando cada mes –cada día en sus versiones on line–  el brío, pese a las dificultades, de estas tecnologías,  es una clara demostración de la dirección en que avanza el mundo.

En realidad, cada vez somos más los convencidos de que actuar en pro de la sostenibilidad energética merece la pena.

Hasta el mes que viene.

Luis Merino
lmerino@energias-renovables.com

Pepa Mosquera
pmosquera@energias-renovables.com

Añadir un comentario