fotovoltaica

Y la luz siguió subiendo

9
En un magnífico editorial, como todos los suyos, la revista Energías Renovables, especializada en energías limpias, ponía de manifiesto que hubo una época en la que las renovables eran como la peste. Citaba para ello declaraciones concretas y sumamente críticas de dirigentes tan cualificados como Salvador Gabarró en 2009, presidente a la sazón de Gas Natural y Unión Fenosa, o Borja Prado en 2010, presidente entonces de Endesa o Ignacio Sánchez Galán en 2013, presidente de Iberdrola. Es un artículo de Alberto Cuartas, miembro de la Junta Directiva de Anpier, que se ha publicado hoy en El Diario Montañés.
Y la luz siguió subiendo
Alberto Cuartas

Y es que, continuaba el editorial de referencia, durante años los ataques públicos a las renovables por parte de los principales ejecutivos de las grandes empresas eléctricas y petroleras estuvieron a la orden del día, aunque, proseguía, las andanadas más peligrosas se habían hecho siempre bajo cuerda, tal y como lo puso de manifiesto quien fuera ministro de Energía, José Manuel Soria, en una entrevista publicada en El Mundo en 2017, cuando dijo que las eléctricas llegaban a su despacho con los reales decretos ya redactados.

Y así, durante todos estos años, prácticamente desde el inicio de la crisis en 2008, según los dirigentes de las grandes empresas del sector eléctrico en España, y de los medios de comunicación y comunicadores que se beneficiaban de las sabrosas campañas publicitarias por ellas realizadas, la principal causa del aumento continuado del precio de la electricidad eran las primas pagadas a las energías renovables y muy principalmente a los productores fotovoltaicos. Precisamente, qué casualidad, aquellos a los que el oligopolio eléctrico no podía controlar. Y es que cuando el Gobierno solicitó la colaboración del sector eléctrico para poder cumplir los requisitos exigidos por la Unión Europea de que en el 2020 el 20% de la energía fuese de origen renovable las grandes empresas miraron para otro lado y fueron los ciudadanos de a pie, pymes, agricultores y particulares, quienes dieron un paso al frente y convertidos en pequeños productores de energía eléctrica iniciaron una actividad que ahora, aquellos que antes la despreciaron, quieren quedarse con ella en exclusiva, eso sí, después de que aquellos insensatos precursores de la generación fotovoltaica quedasen arruinados para que, escarmentados, nadie más, en el futuro, ose entrar en un terreno vedado y exclusivo como es el energético.

Lógico es por ello la denuncia que hace el presidente de Anpier, la Asociación Nacional que agrupa y defiende a los pequeños productores fotovoltaicos, Miguel Ángel Martínez-Aroca, de que no habrá una transición energética justa si no se da solución a las sesenta mil familias que contribuyeron con sus ahorros y la hipoteca de sus bienes a iniciar una actividad tan necesaria como importante para el futuro económico de nuestro país, así como para su independencia energética, como es la generación fotovoltaica  de electricidad.

Reducir hasta la mitad los ingresos pagados a los pequeños productores, como se hizo en muchos casos por el Gobierno del Sr. Rajoy, bajo el impulso de los hermanos Nadal, porque la energía fotovoltaica ya instalada era cara, es una barbaridad, cuando no un expolio, al no reparar que toda nueva tecnología siempre precisa de un tiempo de desarrollo en el cual los precios son más altos, y que posteriormente éstos serán compensados con la reducción que su fabricación industrial y las mejoras en ellos introducidos supone. El precio de los televisores de plasma cuando salieron al mercado y el actual creo que es un ejemplo que permite visualizar con claridad lo expuesto. Lógico es por ello que ahora que los bajos costes permitirán multiplicar por muchos enteros el total de potencia fotovoltaica actualmente instalada se compense a quienes inicialmente abrieron el camino para la explosión que ahora se va a producir.

Es curioso que quienes alegaban que las primas pagadas a las energías renovables eran la causa fundamental del aumento del precio de la electricidad no hablasen de la bajada de precios que supone en el pool eléctrico la entrada en funcionamiento de tales energías, aunque tuviera el inconveniente para ellos de no poder controlar su entrada en el sistema, como sí se ha hecho, según parece, en más de una ocasión, con la hidroeléctrica o la eólica.

Que ahora esas mismas empresas instalen gigantescas centrales fotovoltaicas, en un intento de seguir controlando en exclusiva la generación eléctrica, es algo incomprensible con sus anteriores declaraciones. Claro, que ahora alegarán que ha madurado la tecnología y se ha abaratado. Pero, ¿se podría comprar ahora por todo el que quiera un televisor de plasma si antes no hubieran tenido un elevado precio hasta que su desarrollo permitió su fabricación industrial?

Y por último, si las primas a las renovables eran la causa del incremento constante del precio de la electricidad, ¿por qué siguió subiendo cuando redujeron aquellas, arruinando a los pequeños productores, y lograron que desde el 2010 no se instalase un kW más de energía fotovoltaica? Parece lógico pensar que la drástica reducción de las primas a los pequeños productores hubiera supuesto una importante reducción del precio de la luz y, sobre todo, que a partir de ese momento no se hubiera producido incremento alguno en el mismo. Y, sin embargo, la luz siguió subiendo.

Añadir un comentario
Joan
Ah, y, efectivamente, la luz siguió subiendo
Joan
El problema no fue el 15% de rentabilidad \"no razonable\" o el 7,4% de rentabilidad \"razonable\". El problema fue que, al amparo de una legislación concreta, que establecía una retribución concreta, muchos pequeños inversores decidieron pedir un pequeño préstamo para montar una pequeña huerta solar. ¿Por qué? Pues porque el Gobierno les asegura (año 2007 y sucesivos) que el precio del kilovatio hora será uno muy concreto durante un período muy concreto. Así, los pequeños inversores dicen \"pues venga vamos a invertir ahí, para lo que me dan de intereses en el banco...\". Y, así, los pequeños inversores deciden pedir el crédito. \"Pido un crédito, el banco me pide una garantía, yo le digo que la garantía la da el Estado, que me asegura que mis kilovatios se venderán a un precio determinado durante un tiempo determinado, el banco se fía, el banco me fía y yo me comprometo a pagar digamos cien al mens porque con la huerta solar que he montado y los kilovatios que el instalador me ha dicho voy a producir cada mes voy a cobrar 100. Así pago todo mi crédito en 15 años y, a partir del 16, cuando haya devuelto ya todo el crédito, todos esos cien que produce mi huerta serán limpios, y me complementarán estupendamente mi pensión de jubilación, porque me ha dicho el instalador que estas placas duran 25 años\". ¿Qué ocurrió? Que el legislador cambió las reglas del juego en el año 3 y, a partir de ese año, en vez de 100, el señor de la huerta solar empezó a cobrar 82, o 70, o 50, dependía del caso concreto. Y, así, arruinamos a las personas. Y enviamos un mensaje muy claro: las leyes valen un carajo. Y si hoy el legislador dice equis, pues mañana puede decir uve doble. Eso se llama inseguridad jurídica. Y es gravísimo para cualquier estado de derecho. Asociar ese corralito regulatorio, asociar esa estafa de estado (como bien denuncian desde hace años Miguel Ángel Aroca y Rafael Barrera), asociar ese atraco criminal... con el déficit de tarifa es no saber de dónde viene el déficit de tarifa. Pero, sobre todo, vincular lo uno a lo otro es querer invisibilizar a 60.000 familias que lo han pasado muy, muy, muy mal durante años (y siguen pasándolo mal) por culpa de un hatajo de sinvergüenzas carentes de escrúpulos que seguramente ahora (puertas giratorias) estarán siendo bien pagados por los beneficiarios de este atropello nacional, que han sido los bancos y las iberdrolas
Miguel
Si el gobierno de Rajoy reconocía una rentabilidad del 7.4% a las inversiones en fotovoltaica, y según este artículo, les recortó hasta un 50% las primas, lo que se está reconociendo taxativamente en este artículo es que había una enorme sobreretribución. Por esas fechas, los ingresos de la factura no cubrían todos los gastos, entre los que estaban incluidos las primas a la fotovoltaica. Había un desajuste de -5.609 M€ en 2012 y -3.540 M€ en 2013 y que, como apunta Oscar, no se cargaba en la factura, sino que se cargaba en deuda del sistema eléctrico, así que la reducción de primas a la fotovoltaica no trajo disminución de la factura, pero sí que trajo reducción de déficit de tarifa, y que, junto a otros recortes dejó el déficit de tarifa a cero en 2014, y por tanto, la deuda por déficit de tarifa dejó de incrementarse y se paró en 27.000 millones de euros. Adicionalmente, y al mismo tiempo, el gobierno de Rajoy desarrolló un plan para pagar en 15 años los 27.000 M€ de deuda acumulada del sistema eléctrico. Total a pagar: 3.000 millones al año repartidos en 2.000 millones al año de amortización más 1.000 miilones al año de intereses. Estos 3.000 millones al año se cargaron en la factura del consumidor, con su consecuente aumento de la factura. Lo que me sorprende es que le tenga que contar esto a un miembro de la junta directiva de Anpier.
Oscar
Creo que las primas a las renovables no se pagaban con la tarifa (dictada por el consejo de ministros) sino con el déficit de tarifa (tu apúntamelo que ya te lo pagaré). Está claro que los altos costes iniciales son un peaje en el coste de cualquier tecnología, pero el problema en España es que el precio de tarifa daba unos rendimientos muy altos (cuando un depósito bancario daba un 5%, los inversores en fotovoltaica aseguraban un 15) y el desmadre de que las CCAA daban las licencias, a las que luego tenía que dar cobertura el ministerio, eso hizo de las primas un pozo sin fondo.
Andres
Yo a la mayoría de los políticos Españoles no les creo nada, Como ciudadano Australiano ayi nos ayudan para intalar paneles Solares, y nos recompensa con la electricidad que producimos ,he se invierte en la Red para uso de otros ciudadanos. España tiene un gran futuro en el mundo de fotovoltaica ,el govierno podría recompensar a todos los que instalen fotovoltaica al comprar y instalar FABRICADO EN ESPAÑA , al mismo tiempo compensar la producción que le sobre y venda a la Red para otro usuario. Solucionaría el problema de desempleo y nos pondriamos en uno de los mayores fabricantes,.El Sol Español es gratis y tenemos mucho de él.
José M
Has dado en el clavo. La desvergüenza de los políticos y mandatarios de las empresas energéticas (mezclados y revueltos) no tiene límites...
José M
Has dado en el clavo. La desvergüenza de los políticos y mandatarios de las empresas energéticas (mezclados y revueltos) no tiene límites...
Ángel
Con la diferencia que al pequeño inversor se le arruinó y a los grandes grupos de inversión extranjeros se les tuvo que indemnizar con varios millones de euros
aitor
Muy bueno y acertado. Gran verdad