los editoriales de er

Cuando las renovables eran como la peste

2
Cuando las renovables eran como la peste

El 8 de marzo de 2009 El País publicaba una entrevista con el entonces presidente de Gas Natural y Unión Fenosa (hoy Naturgy), Salvador Gabarró, en la que afirmaba que, “en esencia, el déficit de tarifa lo generan las energías renovables. Las subvenciones a la energía eólica y, sobre todo, fotovoltaica, son un disparate”. Gabarró añadía que “la energía solar es carísima. Si queremos muchas renovables, pues adelante. Pero seamos conscientes de que será caro. No podemos querer muchas renovables y querer también la tarifa más barata de Europa”.

El 21 de junio de 2010, Borja Prado, entonces presidente de Endesa dijo ante su Junta de Accionistas: “mientras unos cuantos se hacían de oro, nosotros hemos dado de comer a la bestia y ahora la bestia va a acabar con nosotros”. La bestia, claro, eran las renovables. “Toda nuestra parte técnica, que es de lo que vive Endesa, está virtualmente parada por culpa de las renovables, que tienen prioridad de entrada en la red”, y entran “con una prima bestial sobre el precio del pool que hay que pagar sí o sí”.

El 14 de octubre de 2013, Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, dijo en Onda Cero que la termosolar y la fotovoltaica son “tecnologías inmaduras y poco eficientes”, “cuestan 5.000 millones en primas y solo suponen el 5% de la producción de energía”, lo que obliga a “tener que cerrar otras centrales que sí son eficientes” (en referencia a los ciclos combinados de gas, que languidecían por la caída de la demanda). Y para dar fuerza a sus argumentos se ofreció a mantener un debate público “con los que quieran”. Debate que fue aceptado de inmediato por Anpier y al que el presidente de Iberdrola nunca respondió.

Durante años, los ataques públicos a las renovables por parte de los principales ejecutivos de las grandes compañías eléctricas estuvieron a la orden del día. Una búsqueda rápida en nuestra web daría para llenar páginas y páginas de esta revista. Pero las andanadas más peligrosas se han hecho siempre bajo cuerda. Lo contaba el exministro de Energía José Manuel Soria, en una entrevista publicada por El Mundo el 3 de julio de 2017: las eléctricas llegaban a mi despacho “con reales decretos ya redactados”.

Nada nuevo. Unos años antes, en 2013, publicábamos las sospechosas coincidencias del Real Decreto de Autoconsumo –el del impuesto al Sol– con el discurso que venía haciendo Iberdrola desde hacía más de un año. Pero cuando un exministro reconoce el juego sucio al que este país se ha acostumbrado demasiado tiempo, conviene decirlo.

Las renovables, muy especialmente la fotovoltaica, y el autoconsumo en todas sus modalidades van a protagonizar en los próximos meses algo parecido a una revolución. Esa revolución energética de la que venimos hablando en Energías Renovables desde hace casi 20 años. Y que ahora sí, está a punto de estallar. Por eso hemos querido recordar dónde ha estado cada uno en todo este tiempo. Recordar que las grandes compañías energéticas –eléctricas y petroleras– se han pasado años llenando el camino de chinchetas mientras se preparaban para el nuevo escenario dominado por las renovables y la generación distribuida. Y en este tiempo han dejado miles de damnificados entre los que apostaron desde el principio por la fotovoltaica, la termosolar, la eólica, la biomasa… Empleos perdidos, empresas desaparecidas y años tirados a la basura en la lucha contra el cambio climático. Que empieza a dar mucho miedo.

Nos alegra que los que ponían palos en las ruedas hayan abandonado el lado oscuro y estén de nuestra parte. Su enorme capacidad será fundamental para que la transición energética avance a buen ritmo, mientras se consolida un sector industrial que traerá buenas noticias para el empleo en España.

Pero conviene no olvidar aquellos tiempos en los que las renovables eran como la peste. Y cuando mañana te plantees hacer una instalación de autoconsumo en tu casa, en tu bloque de pisos, en tu nave industrial, recuerda que algunos siempre estuvieron de este lado. Y que su empuje y su compromiso han doblegado a quienes pensaban que la energía solar era un disparate.

Hasta el mes que viene.


Luis Merino
lmerino@energias-renovables.com

Añadir un comentario
Fukushima4ever
Este comentario de Borja Prado, entonces presidente de ENDESA “mientras unos cuantos se hacían de oro, nosotros hemos dado de comer a la bestia y ahora la bestia va a acabar con nosotros”, más parece aplicable a los ciudadanos, consumidores, usuarios y contribuyentes que acabaremos pagando el pato y hecho sobre otra fuente de suministro eléctrico que es precisamente en el que está enciscada ENDESA: la energía nuclear.
Serranillos
Tampoco hay que olvidar que, en aquellos momentos en los que era necesario invertir en Fotovoltaica para cubrir los objetivos medioambientales exigidos por Europa y desarrollar una tecnología que enormemente provechosa para España, esas grande compañías no estuvieron dispuestas a poner ni un euro. Miles de pequeños inversores lo hicimos y como recompensa recibimos estafa y difamación. Ambas orquestadas por estas grandes compañías. Ahora, que el negocio es claro y está libre de costes de desarrollo, asumidos por aquellos pequeños pioneros, invierten masivamente. Ni siquiera se menciona la justa compensación a quien hizo posible su desarrollo, invirtiendo y arriesgando. Nada que ver con sus estruendosas reclamaciones del derecho a amortizar las enormes inversiones que también fueron necesarias para sus Nucleares, Centrales de Carbón y Ciclos combinados.