fotovoltaica

La revolución de los ayuntamientos

0
El autoconsumo es irrefutable: ambiental, económica y técnicamente. Las piedras en el camino –impuestos al sol, balances netos que no llegan, tramitaciones alambicadas– acabarán indefectiblemente en las cunetas, como "el ministerio que no vio la luz". La revolución ya ha empezado. En las cubiertas de las naves industriales, en las de las granjas, en las casas rurales, en los ayuntamientos. Uno de ellos, el de Las Palmas de Gran Canaria, está preparando ya la revolución solar fotovoltaica. Energías Renovables entrevista en exclusiva a la responsable del Área de Gobierno de Sostenibilidad de ese consistorio, la concejala Pilar Álvarez León (de Equo, partido integrado en Las Palmas de Gran Canaria Puede). [Al final de esta entrevista, otros ayuntamientos por la revolución: Madrid, Cádiz, Barcelona].
La revolución de los ayuntamientos

Energías Renovables ha llenado la edición de este mes de octubre -nuestra revista de papel- de historias de autoconsumo. Historias en tiempo presente, ejemplos de esos centenares de instalaciones fotovoltaicas (FV) que ya funcionan en toda España: autoconsumos FV en naves industriales, en viviendas unifamiliares, en un almacén de productos congelados, en una fundición de aluminio, en un club náutico... Y hemos llenado nuestra edición de octubre, también, con las voces nuevas de los nuevos ayuntamientos: la voz de Ahora Madrid, la capital que hoy gobierna Manuela Carmena; la voz del ayuntamiento de Barcelona, presidido ahora por Ada Colau; la de Pamplona (que tiene ahora un alcalde de EH Bildu al que apoyan Geroa Bai, Izquierda Unida y Podemos), la de Murcia (donde Ciudadanos se ha convertido en clave de gobierno), la de Las Palmas, donde hay alcalde del PSOE solo gracias al apoyo de Las Palmas de Gran Canaria Puede y Nueva Canarias.

Sí, les hemos preguntado a los hombres y a las mujeres que tienen ahora la responsabilidad del gobierno municipal qué van a hacer en materia de autoconsumo. Y nos lo han contado. Aquí traemos hoy solo uno de los ejemplos de ese discurso nuevo. Es Pilar Álvarez León, miembro de la Comisión Ejecutiva Federal de Equo hasta el año 2014, y concejala hoy por Las Palmas de Gran Canaria Puede (partido que ha apoyado en aquella ciudad la investidura como alcalde del socialista Augusto Hidalgo). Pilar es actualmente responsable del Área de Gobierno de Sostenibilidad del ayuntamiento grancanario. Y nos ha contado tantas cosas que era imposible encajarlas todas sobre el papel de octubre. Así que allí hemos recogido las perlas más destacadas de su discurso, perlas canarias que hemos reunido en el papel (para que las tengas todas juntas) con las que nos han regalado los ayuntamientos de Madrid, Barcelona, Murcia y demás. Aquí solo os traemos un avance de lo que podéis encontrar en la última edición de Energías Renovables.

¿Es partidario el Ayuntamiento de Las Palmas de introducir algún tipo de impuesto al sol, algún tipo de peaje o cargo "al kilovatio hora generado y autoconsumido" en una instalación solar fotovoltaica de autoconsumo?
Para nada. Queremos facilitar al máximo su implantación y generalización. El impuesto al sol es un intento de privatizar un recurso público, es un intento de ahogar la posibilidad de que la ciudadanía ahorre y sea más eficiente energéticamente. Es disuasorio y muchas empresas de servicios energéticos se niegan a realizar este tipo de instalaciones ante la incertidumbre. No saben qué decirles a los clientes sobre el periodo de amortización de su instalación o sobre la repercusión que dicho peaje tendría en su factura final. La electricidad autoproducida no usa la red de distribución. Por lo demás, el autoconsumo no tiene por qué contribuir a solventar problemas ya creados y en los que no participó y, por tanto, no debe pagar ningún peaje.

¿Es partidaria la alcaldía de Las Palmas –el equipo de gobierno- de introducir algún tipo de impuesto al sol, peaje o cargo adicional "a la potencia" de una instalación solar fotovoltaica de autoconsumo?
Tampoco, cualquier peaje a la autoproducción, bien sea a los kilovatios autoproducidos o bien a la potencia instalada es contraproducente, un freno que no nos podemos ni debemos permitir. Ello sería un intento de impedir el autoconsumo en puntos grandes de consumo, donde se necesita una mayor potencia instalada, como podría ser el sector industrial o el turístico.

El Ayuntamiento de Las Palmas dice no, pues, al impuesto al sol que trae consigo ese proyecto de Real Decreto. ¿Y qué más dice al respecto?
Pues, además del impuesto al sol, lo más criticable es que impide el autoconsumo colectivo (con lo que las comunidades de vecinos no podrían ponerlo en marcha, como tampoco podrían ponerlo en marcha por ejemplo un conjunto de pequeñas empresas en un polígono industrial). El proyecto de RD tampoco establece un procedimiento simplificado para su tramitación; no existe balance neto para aquellas instalaciones de autoconsumo con menos de 10 kW (modalidad de suministro con autoconsumo) y, por tanto, no compensa ni paga el excedente vertido a la red, lo que es muy injusto y no incentiva la contribución y el apoyo al sistema eléctrico del autoproductor; establece dos modalidades en las que se permite el balance neto horario, es decir, la compensación económica de los excedentes vertidos a la red, pero de forma “horaria”, lo que es una manera solapada de impedir de facto dicha compensación, el verdadero balance neto. En otros países la compensación es mensual o anual, nunca horaria, es decir se acumulan derechos de consumo durante un mes o un año para luego compensarse. Es una tomadura de pelo. Y, por fin, obliga a instalar dos contadores, lo que supone un mayor desembolso para el ciudadano.

O sea, que este tercer borrador de real decreto (porque este ya es el tercero) no mejora mucho los anteriores…
Apenas ha mejorado, y eso que la Comisión Nacional de Energía ya emitió en 2013 un informe en el que lo criticaba en muchos de sus puntos, y que recomendaba, sobre todo, la eliminación del entonces llamado “peaje de respaldo”, luego popularmente conocido como “impuesto al sol”. Ese impuesto ha creado cuanto menos muchísima incertidumbre en el sector y ha impedido, sobre todo por miedo, que muchos ciudadanos y muchas ciudadanas inviertan en este sistema, que tiene muchísimas ventajas tanto a nivel individual como para el sistema eléctrico en su conjunto.

¿Qué ventajas?
Pues, entre ellas, supone un apoyo a la red de distribución en casos de ceros eléctricos (cortes); es un sistema muy eficiente, ya que no hay pérdidas en el transporte de la electricidad (las pérdidas suelen ser un grave problema y se estiman entre un 10% y un 15%), y digo que es muy eficiente porque los excedentes producidos, que se vierten a la red, se consumen en lugares muy próximos a su generación; es un sistema de generación distribuida -por oposición a un sistema más centralizado- y por tanto mucho más democrático y respetuoso con el territorio, haciendo corresponsable a la ciudadanía, al convertirla en agente productor y gestor de su propia energía. Usa los recursos endógenos y locales y genera empleo verde local, lo que hace que vertebre el territorio y que haya una mayor cohesión social, además de ahorrar costes. Además, al producir energía sostenible, la ciudadanía asume un compromiso de responsabilidad climática y ambiental con las generaciones futuras. Contribuye a la lucha contra el cambio climático.

Ya veo que está usted convencida de las virtudes del autoconsumo.
Sí, es que además es ideal para sistemas eléctricos insulares y pequeños, como los nuestros, los de las islas. La amortización se puede producir en unos pocos años, dado que la electricidad aquí es muy cara, porque se genera a partir de materias fósiles. El autoconsumo, además, sólo necesita un mínimo mantenimiento. Si el autconsumo se generalizara garantizaría casi la independencia energética. Un estudio realizado en Lanzarote sobre el aprovechamiento de los tejados particulares con paneles fotovoltaicos para la producción de electricidad concluye que generaría (dado que aquí hay muchísimas horas de sol) energía más que suficiente para toda la población de esa isla. En Gran Canaria se podría tomar nota de ello y seguir este camino más que viable.

¿Y qué dice el Ayuntamiento de Las Palmas del balance neto?
El autoconsumo en su modalidad de balance neto es especialmente justo, al pagar o compensar la electricidad excedentaria que se vierte a la red. Sin embargo, en este borrador, la compensación económica solo se establece para determinadas modalidades (las instalaciones más grandes), quedando fuera los autoproductores más pequeños. En otros países europeos (Bélgica, Dinamarca, Holanda, Alemania, Francia o Italia, por ejemplo), americanos (California fue la pionera en los 70; más recientes son los casos de Brasil y Chile), o en Japón... el sistema de autoconsumo se ha impulsado decididamente, en muchos casos desde hace décadas. Pero aquí el gobierno, al dictado de las grandes eléctricas, ha intentado frenarlo y retrasarlo, incluso en un momento de crisis, en el que el autoconsumo podría ser de gran alivio, y un apoyo gratuito para el sistema eléctrico. Ahora, antes de las elecciones, le entran las prisas para su aprobación.

¿Cómo regularía su equipo de gobierno el autoconsumo solar fotovoltaico si ello fuese de su competencia?
Fundamentalmente con medidas incentivadoras del autoconsumo en el ámbito privado o residencial: informando, asesorando, eliminando las barreras burocráticas. Y con rebajas de tipo impositivo o fiscal (por ejemplo, rebajando el IBI [impuesto sobre los bienes inmuebles] o las tasas por licencia de obra). Y en el ámbito público de la propia Entidad Local, queremos generalizar las instalaciones propias para autoconsumo. Las medidas están en estudio para su implementación en breve.

¿Tiene actualmente en funcionamiento alguna instalación solar fotovoltaica de autoconsumo el Ayuntamiento de Las Palmas?
Sí, actualmente contamos con seis instalaciones para autoconsumo en edificios municipales: cinco instalaciones eólicas de pequeña potencia de cuatro kilovatios pico (4 kWp) para autoconsumo conectadas a la red. Fueron puestas en marcha en agosto de 2014, en el Barrio de Las Coloradas, en el Polígono Industrial de El Sebadal, en la Zona del Rincón (en Plaza de los Demócratas), en el Parque de Las Rehoyas y en la Finca del Pambaso (en el Barranco Guiniguada). Y hay otra en las cubiertas del Edificio Metropol aislada a la red (con baterías) de 600 Wp y cuya puesta en marcha se hizo en 2013.

¿Y en el horizonte?
Queremos impulsar decididamente este sistema sostenible, el autoconsumo solar fotovoltaico, desde un punto de vista económico, social y medioambiental. Y, con los ahorros que vayamos obteniendo, pretendemos seguir invirtiendo en eficiencia energética. Aún queda mucho trabajo por hacer, dado que las instalaciones que he mencionado son casi de tipo testimonial, pero estamos trabajando además en implantar programas educativos sobre el ahorro y las renovables.

Esta entrevista ha sido realizada para elaborar el reportaje Born to die, que incluimos en nuestra edición de octubre. En él repasamos el último borrador de real decreto de autoconsumo que ha publicado el Ejecutivo Rajoy y recogemos, así mismo, las posturas que sobre el autoconsumo tienen los ayuntamientos de Madrid, Barcelona, Pamplona, Murcia y Cádiz.

La revolución de los ayuntamientos II

La revolución de los ayuntamientos III

La revolución de los ayuntamientos IV

Añadir un comentario