entrevistas

Amagoia Barandiaran, directora de Ekiola Kooperatibak

“Ya hay constituidas quince cooperativas”

0
En febrero de 2021, el Gobierno Vasco crea una sociedad para impulsar la formación de cooperativas ciudadanas de generación renovable. Es Ekiola Kooperatibak. Ekiola es fruto de la colaboración público privada entre el Ente Vasco de la Energía (EVE) y la ingeniería promotora Krean, integrada en la Corporación Mondragon, que ya son socios en importantes proyectos de energías renovables en Euskadi, como Ekian y Ekienea, cuyo objetivo es dotar al país de recursos energéticos autogenerados y económicamente viables. Energías Renovables entrevista a su directora, Amagoia Barandiaran (en la imagen, entre el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, y el director general del Ente Vasco de la Energía, Iñigo Ansola).
“Ya hay constituidas quince cooperativas”

El Gobierno vasco alumbró hace un año por estas fechas Ekiola "para impulsar y hacer efectiva en la Comunidad Autónoma de Euskadi la Estrategia Europea de cambio energético, que se cimenta en el empoderamiento de la ciudadanía en la generación y gestión de energías renovables para su consumo, a través de las nuevas figuras de consumidor activo y comunidad energética". La creación de comunidades energéticas de formato cooperativo, que actúen y ejerzan un papel dentro del sistema eléctrico y que vayan acompañadas de sus administraciones locales y cercanas, permite -según el Ejecutivo vasco- dar cauce a distintos proyectos de instalaciones de generación de energía eléctrica fotovoltaica. El EVE (que es la agencia energética del Gobierno vasco) y la ingeniería Krean consideran Ekiola "una iniciativa especialmente significativa, dado que supone dar cauce directo a la participación ciudadana: se pretende constituir un modelo de integración masivo, que cambie la visión de la energía de cada municipio en que se implante, que integre a su comunidad en una realidad de autogestión cooperativa y que responda a las necesidades energéticas de todas las personas que se adhieran al proyecto". Esas son sus credenciales. A continuación, su directora, Amagoia Barandiaran.

¿Qué es Ekiola?
Es un modelo. Es un modelo para generar unidades energéticas de tamaño medio cuya forma jurídica es una cooperativa sin ánimo de lucro y que promueve plantas fotovoltaicas que están conectadas a la red de distribución. Es un modelo de desarrollo de plantas fotovoltaicas cuyo objetivo es que sus socios lleven a cabo un consumo, un autoabastecimiento de la energía, pero no un autoconsumo. No generamos plantas fotovoltaicas o comunidades energéticas que operan en el marco del decreto del autoconsumo (que tengan que estar a 500 metros de su ubicación y demás). Ekiola nace de una colaboración público privada entre una ingeniería, el Grupo Krean, del Grupo Mondragon, y el Ente Vasco de la Energía [EVE]. Somos una ingeniería que ya ha colaborado con el EVE en otras ocasiones. La primera colaboración público privada que llevamos a cabo fue para proveer y construir la planta fotovoltaica más grande que se ha construido hasta ahora en el País Vasco, que es Ekian, de 24 megavatios, que se hizo también en un modelo comunitario. Lo que hicimos fue agrupar a más de 21 empresas de la comunidad autónoma vasca para que entre todas promovieran una planta fotovoltaica. Es como una comunidad energética de grandes industrias, que eligieron opciones diferentes. Cada una de ellas vinculó un mega, o medio mega. El objetivo no era cubrir su necesidad energética, sino empezar a participar en la generación de electricidad. Algunas de esas empresas, mediante un PPA [contrato bilateral de largo plazo de compraventa de electricidad], trasladan la generación del parque solar a su consumo, a sus oficinas. Y hay otras que tienen esto como si fuera una inversión.

El parque solar fotovoltaico Ekian se inaugura en enero de 2020. Y, tras esa experiencia... llega Ekiola.
Sí. A partir de esa experiencia empezamos a reflexionar sobre qué podíamos aportar no solo al sector industrial... sino también a la ciudadanía. Todo ello, en un marco en el que la energía se está convirtiendo en un problema, por los precios que está alcanzando, y en un marco -estamos hablando de hace dos años ya- en el que Europa ya estaba impulsando de alguna manera las comunidades energéticas... El caso es que nos empezamos a plantear... empezamos a reflexionar sobre esas comunidades energéticas que hasta ahora están recogidas en una directiva y que solo hemos visto en pequeñas instalaciones fotovoltaicas en cubiertas o en zonas muy rurales... Empezamos a reflexionar sobre todo eso, y lo que nos planteamos fue: ¿podemos trasladar eso de alguna manera a la ciudadanía en general, incluso a personas que vivimos en comunidades de propietarios que no tenemos superficie útil en nuestros tejados pero que también queremos generar nuestra propia energía?

Y surge Ekiola...
Y surge Ekiola, generamos un modelo para esas personas. Generamos un modelo de comunidad energética que sale del marco del autoconsumo, y que plantea plantas fotovoltaicas en suelo, conectadas a la red de distribución, en las que sus socios conforman una cooperativa de consumo sin ánimo de lucro que será la propietaria de esa planta. Sus socios podrán usar esa energía mediante un PPA... Constituimos una entidad gestora, ad hoc, que va a funcionar en unos términos muy concretos para poder trasladar esa energía a los socios... Hablo de trasladar... en términos de energía, no en términos financieros, ni económicos, como inversión; sino en términos de energía. Ese es el proyecto.

Un proyecto que ya alcanza una cierta dimensión, en el rango del megavatio.
Sí, nosotros éramos conscientes de que una planta fotovoltaica conectada a la red tiene que tener una dimensión mínima de un megavatio. ¿Por qué? Porque la conexión a la red de distribución tiene un coste considerable. Y nuestro objetivo siempre ha sido tener un precio de generación de la energía que pueda competir. La cuestión es generar una solución medioambientalmente sostenible, desde luego, pero también económicamente sostenible. Y sí, vimos que la dimensión mínima, por temas de economías de escala, tenía que ser un mega. Una planta fotovoltaica de un mega se construye sobre una superficie mínima de una hectárea, y requiere unos 400 - 450 socios, y una inversión aproximada de millón, millón doscientos mil euros.

Bien, ya tenemos los números, pero, ¿qué hace Ekiola exactamente?
Pues nosotros lo que veíamos es que plantear que 400 personas se agrupen por sí mismos y asuman el riesgo de promoción de una planta fotovoltaica de ese tipo... Que asuman la tramitación de todas las autorizaciones, todos los permisos y todas las licencias que se requieren hasta que puedes ponerte a construir la planta... pues que... era prácticamente una utopía. Los conocimientos que se requieren, en temas muy concretos, urbanísticos, temas técnicos, de conexión, ingenierías muy-muy específicas, temas jurídicos... En fin, que lo que hicimos fue plantearnos... ¿y por qué no lo asumimos el EVE y nosotros? El EVE, como entidad de la administración pública que es, y el Grupo Mondragón, como especialistas que somos en todo esto... ¿Por qué no asumimos esa primera fase, dotamos de suelos, de las licencias, de las autorizaciones necesarias, y, una vez que tenemos el suelo con el lazo, sacamos el proyecto, lo socializamos, lo abrimos a la sociedad? Ekiola no va con una idea. No vamos con un proyecto que vamos a estudiar a ver si podemos conseguir... No, no, no.

Nosotros sacamos el proyecto cuando ya tenemos el suelo y ya existe la posibilidad real de que te puedas hacer socio de una comunidad energética que tiene vinculado ese suelo, que tiene estas licencias, y que tú vas a tener un precio de generación energética tal y vas a tener que hacer una inversión tal. Y el socio se podrá vincular a esa comunidad energética simplemente en la proporción a su consumo anual. Es decir, nadie puede vincular más potencia de la que necesita para dotarse de la energía que va a consumir durante todo un año.

No es un proyecto financiero. No es “voy a conseguir aquí energía a 50 euros y la vendo a 220”. No, no es eso. No es “esta electricidad para mi casa y esta otra para vender”. No. Puedes vincular lo que necesitas para consumir en tu vivienda. Nada más. Esa limitación la establece la propia comunidad.

Bien, ¿y en qué situación se encuentra ahora mismo Ekiola?
Todavía no hemos socializado ningún proyecto. La primera cooperativa que hemos constituido (lo hicimos en mayo del año pasado) ha sido la de Azpeitia. Y Azpeitia todavía no tiene todas las licencias. En todo caso, ya puedo adelantar que dentro de dos meses saldremos a socializar este primer proyecto. Pero... vuelvo a insistir: nuestros proyectos tienen que ser reales, tienen que tener todas las autorizaciones. No vamos a vincular a 400 personas para que, dentro de tres meses... “vaya, que Medio Ambiente no me ha dado la autorización...”. No, no, no. Lo que no vamos a hacer es generar expectativas que luego no podamos materializar.

¿Qué desembolso tienen que hacer las personas que se asocien a este tipo de iniciativas?
Dependerá de la potencia que se vincule. Es diferente el consumo que pueda tener una pareja que el de una familia numerosa con calefacción eléctrica. Estamos hablando de 1.000 a 2.500 euros. Tenemos claro que no queremos llegar solo a una franja social que pueda permitirse un desembolso como ese... 2.500 euros puede ser poco para algunos, pero no para otros. Por eso estamos peleando por esas ayudas del IDAE que acaban de ser publicadas, y que las cooperativas, las Ekiolas que ya están constituidas, van a solicitar. Para que la inversión sea inferior y puedan acceder a esto incluso las rentas más bajas. Luego, por otra parte, hemos conseguido llegar a acuerdos con bancos (que todavía no puedo identificar, porque estamos negociando esos acuerdos marco) para conseguir financiación para la propia cooperativa. No para los socios, sino para que la cooperativa se financie. Son soluciones que estamos tratando de generar para que la inversión se vea aún más reducida.

Entiendo que Ekiola no crea una comercializadora.
Se constituye una gestora, ad hoc, para que pueda llevar a cabo la transacción energética. No es una comercializadora. Hay una planta generadora, que asume la generación de todos sus socios mediante una estimación de sus consumos, y una gestora, que lleva la energía mediante un PPA concreto. Esta gestora lo que va a hacer es trasladarle a la factura del socio, por una parte, todos los elementos que no son energía (peajes, impuestos, etcétera) y, por otra parte, se trasladará la generación energética en términos económicos, en el precio de generación que se haya obtenido en esa planta. Y que será un precio en la planta de Arrasate, distinto al de la planta de Álava. Cada planta tiene su precio de generación, porque depende de las horas equivalentes de luz que haya en cada sitio. La persona socia se vincula a la cooperativa y la cooperativa es la que gestiona todo su consumo energético. Tú vas a generar el 100% de tu consumo anual. Sin embargo, la solar fotovoltaica genera más en verano que en invierno, mientras que tú consumes más o menos lo mismo todos los meses, ¿verdad? Bueno, pues la planta, mediante su gestora, lo que va a hacer es un balance, de modo que cuando tú consumas en invierno y no estés generando, la cooperativa te facilitará energía de otra fuente renovable, pero esa se compensará en verano, porque entonces tú generarás más de lo que consumas. Es un balance anual.

¿Qué barrerras ha encontrado Ekiola?
Estamos en Euskadi. Aquí lo que menos tenemos es suelo. Y además Ekiola no tiene objetivo de vincular suelo virgen. Estamos trabajando por recuperar suelos que ya están antropizados, suelos que hayan podido ser urbanizados de alguna manera, que hayan nacido de relleno de grandes obras, de infraestructuras, de autopistas... Y claro: eso es algo que requiere su tiempo. No es una barrera, pero lleva su tiempo. Por otra parte, la administración... pues alineada completamente. Nosotros no entramos en ningún municipio sin el consenso de los grupos de ese municipio. La directiva establece la obligatoriedad, o traslada de alguna manera la obligación, de que la administración pública participe en las comunidades energéticas. Así que nosotros presentamos la comunidad al municipio y... o están todos de acuerdo con el proyecto... o no comenzamos. A priori todo el mundo quiere por lo menos saber... También porque es un modelo que te viene sopesado, con sus garantías. Es un modelo que viene apoyado por el EVE, y es un modelo que viene apoyado por el Grupo Mondragón, y nosotros si algo sabemos hacer son cooperativas. Y hacemos cooperativas serias, con modelos serios, que trasladan proyectos de verdad. Así que ese aval es muy bien recibido por las administraciones.

Por cierto, ¿por qué en suelo?
Bueno, estamos analizando también la posibilidad de poder hacerlo en balsas de riego. Pero contesto: el autoconsumo en cubierta es otro modelo. La transición energética tiene que pasar por la suma de un montón de soluciones. Están las cubiertas, en el marco del autoconsumo, que son proyectos pequeños, que generan la energía que generan... y está Ekiola, que viene a completar esa solución. Y luego vendrán otras tecnologías que tendrán que ir sumando. Pero el modelo Ekiola es en suelo: son plantas de una dimensión mínima de un megavatio, que se construyen por cooperativas que agrupan a 400 socios, y que se conectan a la red de distribución. Y nuestro proceso es que, una vez que definimos la parcela, a partir de ahí, se constituye la cooperativa. Una quincena ya está constituida. Y la idea es que esas cooperativas construyan plantas todas ellas este año y que este año las pongan en operación. Hay muchos municipios que, una vez que vean las plantas en funcionamiento y que otros municipios ya han constituido... pues empezarán también a contagiarse.

El IDAE ha publicado un documento de preguntas frecuentes sobre comunidades energéticas. Es este

• Contenido incluido en la edición de febrero de la revista de papel Energías Renovables (ER 208), que incluye un Especial Comunidades Energéticas

Añadir un comentario
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).