biomasa

En el Pacto por la Economía Circular no aparece la bioenergía

0
Mientras esta mañana, casi a la misma hora, en un ministerio (Industria, Economía y Competitividad, Mineco) se hablaba de biorrefinerías y bioenergía y su potencial y realidad dentro de la bioeconomía y la economía circular; en otro (Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Mapama) se firmaba un Pacto por la Economía Circular que, de momento, deja fuera a la biomasa, el biogás y los biocarburantes. Ni entre las acciones a emprender ni entre los firmantes aparece nada ni nadie vinculado al aprovechamiento energético de los bioresiduos y otros recursos orgánicos.
En el Pacto por la Economía Circular no aparece la bioenergía
Intervención de la ministra García Tejerina en la presentación del Pacto por una Economía Circular

Carmen  Vela, secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, destacó esta mañana la importancia de las biorrefinerías como elemento estratégico de la bioeconomía y la economía circular en España y el compromiso del Gobierno de apoyarlas. Estas instalaciones aprovechan diferentes corrientes de residuos y materia orgánica en general para producir nuevos productos, bioenergía incluida.

Las declaraciones se dieron durante la presentación en el Mineco del Manual sobre las biorrefinerías en España elaborado por las plataformas tecnológica españolas de la Biomasa (Bioplat) y de la Química Sostenible (Suschem-España). Sin embargo, en la misma ciudad y casi a la misma hora, se firmaba en el Mapama un Pacto por la Economía Circular, suscrito por 55 agentes sociales y empresariales en el que no se habla de bioenergía en ningún momento.

Favorecer la jerarquía: reducción, reutilización, reciclaje y valorización
La firma del pacto se ha enmarcado en unas jornadas de debate para la elaboración de la futura estrategia española de economía circular a la que han asistido la ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y el comisario europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella.

El Mineco también aparece como firmante e impulsor de un pacto y una estrategia, respectivamente, donde se habla de “sustituir una economía lineal basada en extraer, producir, consumir y tirar, por una circular en la que se reincorporen al proceso productivo los materiales que contienen los residuos para la producción de nuevos productos o materias primas”.

Esa valorización no llega a concretarse en ningún momento en bioenergía, sobre todo cuando se enumeran las acciones a impulsar y esta no aparece. Sí se menciona que hay que “favorecer la aplicación efectiva del principio de jerarquía de los residuos, promoviendo la prevención de su generación, fomentando la reutilización, fortaleciendo el reciclado y favoreciendo su trazabilidad”. Se siguen así los criterios expuestos por la Comisión Europea en sus planes y políticas sobre economía circular.

El biogás y la biomasa sí hacen economía circular, pero no están en el pacto
Otro síntoma es que entre los firmantes del pacto no hay ninguna asociación, colectivo o plataforma vinculada al aprovechamiento energético de la biomasa. Sí hay recuperadores de plásticos, neumáticos, papel y cartón, vidrio o residuos de construcción. También está la Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos, vinculada a la incineración de todos tipo de residuos urbanos, plásticos incluidos, por lo que no se considera bioenergía.

Uno de los participantes en la presentación del manual de Bioplat y Suschem España, el centro tecnológico Ainia, ha demostrado en numerosas ocasiones que el aprovechamiento energético de muchos de los residuos que pasan o pueden pasar por una planta de biogás sitúan a la digestión anaerobia como una de las bazas importantes de la economía circular. Algo que también se constató en la última edición de Genera con la biomasa en general.

Añadir un comentario