biogás

La CE pide más prevención, reciclado y biogás y menos incineración de residuos

0
El pasado jueves la Comisión Europea presentó un informe sobre los resultados y avances de las principales iniciativas asociadas a su plan de acción de 2015 sobre la economía circular, incluida una serie de orientaciones a los Estados miembros sobre la transformación de residuos en energía. A lo largo de todos los textos, el ahorro y la eficiencia energética, además de la prevención y el reciclado, priman más que el aprovechamiento energético. El biogás se incluye como unas de las tecnologías a potenciar, gracias especialmente a su transformación en biometano.
La CE pide más prevención, reciclado y biogás y menos incineración de residuos

La Comisión Europea hace un repaso exhaustivo a las medidas impulsadas en torno a la economía circular, con un énfasis especial en los usos y tecnologías que deben prevalecer. En el comunicado con orientaciones a los Estados miembros sobre la transformación de residuos en energía recuerda que esta “puede desempeñar un papel en la transición a una economía circular, siempre que se utilice la jerarquía de residuos de la UE como principio rector y no se impidan niveles más elevados de prevención, reutilización y reciclado”.

La CE añade que “es la prevención y el reciclaje de residuos los que aportan la mayor contribución en términos de ahorro de energía y reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero”. Realmente, es la incineración la señalada por la CE como opción más cuestionable, al ser actualmente el aprovechamiento energético principal de las corrientes de residuos.

Más atención a la digestión anaerobia
“Es necesario redefinir el papel de la incineración de residuos –prosigue el comunicado– para garantizar que no se obstaculicen los aumentos en el reciclado y la reutilización”. Acto seguido añade que “se debe prestar más atención a procesos como la digestión anaerobia de los residuos biodegradables, en los que el reciclado de materiales se combina con la recuperación de energía”.

Desde el sector, creen que estas nuevas comunicaciones de la CE no alteran las políticas europeas ya en marcha sobre jerarquización en el uso de los residuos. Javier Díaz, presidente de la Asociación Española para la Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), afirma “en temas de generación de energía con biomasa (tanto calor como electricidad), como ya salió en el winter package (Energía limpia para todo los europeos), la Comisión no está pensando en aplicar ningún tipo de jerarquización”.

Díaz considera que lo expuesto por la CE en esta propuesta “coincide con la posición de Aebiom/Avebiom, porque pensamos que la jerarquización la tiene que dar el propio mercado”, y añade que “por valor añadido de los productos, los clientes de los fabricantes de tableros o de papel tienen un poder ‘pagador’ mucho mayor que la bioenergía”.

“Solo una conversión eficiente en electricidad debe recibir apoyo público”
En el informe de aplicación del Plan de Acción de Economía Circular, la CE menciona también ese “paquete de invierno” y los criterios de sostenibilidad propuestos para la bioenergía. Sostiene que “con el fin de limitar la presión sobre los recursos limitados de biomasa, sólo su conversión eficiente a electricidad debería recibir apoyo público”. Concluye que “esto facilitará las sinergias con la economía circular en los usos de la biomasa y en particular de la madera”.

En relación con lo anterior, la comunicación de orientaciones para transformar residuos en energía también propone utilizar las técnicas más eficientes y ya probafas. En concreto cita la gasificación del combustible sólido recuperado y la coincineración del gas de síntesis resultante; la coincineración en la producción de cemento y cal con transformación del calor residual en electricidad; y la incineración con aprovechamiento de la energía contenida en los gases de combustión, el uso de bombas de calor y distribución del calor a través de redes térmicas de baja temperatura, entre otras propuestas.

El poder reductor de emisiones del biogás
Aparte de exigir también niveles superiores de eficiencia energética para las instalaciones que trabajan con cogeneración, insiste en la importancia de la digestión anaerobia con transformación del biogás en biometano para su posterior distribución y uso, tanto en las redes de gas como en combustible para el transporte.

El comunicado de la CE muestra un ejemplo del poder de reducción de emisiones: “desviar una tonelada de residuos biodegradables de un vertedero hacia la digestión anaerobia para producir biogás y fertilizantes puede evitar hasta dos toneladas de emisiones de CO2 equivalente”. Desde centros de investigación españoles hasta el programa Horizonte 2020 de la UE apuestan por este potencial del biogás dentro de la economía circular.

Por otro lado, la CE también cita el aprovechamiento energético asociado a aceites y grasas comestibles. Afirma que “es posible mejorar la eficiencia de los sistemas de recogida y tratamiento para generar productos como el biodiésel e hidrobiodiésel, que se pueden utilizar directamente en el transporte, incluida la aviación”.

Añadir un comentario