biogás

Enagás invierte en plantas modulares de biogás destinadas al autoconsumo

1
A pesar del escaso desarrollo del biogás en España, son varias las líneas de investigación y proyectos pilotos que han desarrollado pequeñas plantas modulares de producción de biogás a partir de residuos agroalimentarios. Enagás se ha fijado en una empresa emergente británica (SEaB Energy) para trasladar a escala comercial este mismo concepto a nuestro país: pequeñas instalaciones para autoconsumo. El sistema se llama Flexibuster y está diseñado para empresas que generan entre 500 y 3.000 kilogramos de desechos orgánicos por día.
Enagás invierte en plantas modulares de biogás destinadas al autoconsumo
Módulos de producción de biogás que comercializa la empresa en la que ha invertido Enagás

Enagás, gestor de infraestructuras de gas en España, informa de la adquisición del trece por ciento de la empresa emergente británica de biogás, SEaB Energy, que desarrolla y fabrica diversas tecnologías de conversión de residuos en energía. Una de estas tecnologías es la denominada Flexibuster, que facilita dicha conversión en el punto mismo donde se producen los desechos.

“Diseñados como una tecnología modular y escalable, son idóneos para sitios de pequeña y mediana producción que generan entre 500 y 3.000 kilogramos de desechos orgánicos por día”, explican desde SEaB Energy. Hasta el momento han conseguido que Flexibuster se comercialice en el Reino Unido, Portugal, Francia y Estados Unidos. Supermercados, panaderías y universidades son algunos de los sitios donde ya están implantados.

“El apoyo de Enagás Emprende facilitará su desarrollo y la fabricación de equipos en España”, destacan desde la compañía inversora. Enagás Emprende es una filial creada hace tres años “para el emprendimiento corporativo e innovación abierta para la inversión y aceleración de empresas emergentes y tecnologías disruptivas en el ámbito de la transición energética y la descarbonización”, señalan desde Enagás.

Ejemplo de autoconsumo
La operación la enmarca Enagás en “el desarrollo de las energías renovables no eléctricas, como el hidrógeno verde y biogás/biometano, como soluciones energéticas claves en el proceso de descarbonización y en el impulso de la economía circular”.

Como recordaban en abril desde el centro tecnológico Ainia, este tipo de plantas de biogás a pequeña escala, modulares y asociadas, por ejemplo, a empresas agroalimentarias, entrarían dentro del real decreto que regula el autoconsumo de electricidad, porque afecta a la energía autoconsumida de origen renovable, cogeneración o residuos.

Sandra Sassow, directora general de SEaB Energy, afirma que “estamos encantados de tener a Enagás Emprende como nuestro principal inversor corporativo. Esta inversión es un hito en el viaje de la empresa, que nos permite ampliar y acceder a nuevos mercados, a través de sus conocimientos estratégicos y su apoyo”.

Digestores totalmente automatizados
Desde la página web de SEaB Energy explican que sus digestores anaeróbicos en contenedor “están totalmente automatizados y controlados de forma remota; deriva los desperdicios hacia un extremo y el resto lo hace Flexibuster. “Los sensores y controles de última generación preparan automáticamente este material para su digestión y controlan su flujo a través del sistema”, añaden desde la compañía británica.

En el tramo final del proceso, se extrae la energía en forma de biogás, que luego se utiliza para alimentar un motor de cogeneración que proporciona electricidad y calor. Apostillan que “debido al proceso de pasteurización incorporado estos módulos pueden procesar una amplia gama de materias primas en un entorno completamente seguro y sin olores”.

Los digestores modulares de Plantadac, Plamgas, Provalue, Biogas3…
En el desarrollo de este tipo de plantas cuenta con varios ejemplos en España. Uno de los últimos está relacionado con el proyecto Plantadac, financiado por la Axencia Galega de Innovación a través de la convocatoria Conecta PEME. El socio tecnológico de Plantadac, EnergyLab, informaba a comienzos de este año de la consecución del principal objetivo: diseñar una planta de tratamiento anaerobio de residuos ganaderos “compacta, modular, escalable, transportable y de fácil instalación”, ideal para granjas de Galicia.

En 2013, otro proyecto, Plamgas, liderado por un equipo de investigadores de la Universidad de León, permitió la instalación de una planta piloto en Mercagranada (Granada) para “el tratamiento de residuos de mercado y asimilables”. Más proyectos europeos (Provalue y Biogas3) y el trabajo de otros centros tecnológicos, como Ainia, también desarrollan tecnologías de producción de biogás modulares asociadas a industrias agroalimentarias.

Añadir un comentario
Josep Ribés García
En el tramo final del proceso, se extrae la energía en forma de biogás, que luego se utiliza para alimentar un motor de cogeneración que proporciona electricidad y calor. Apostillan que “debido al proceso de pasteurización incorporado estos módulos pueden procesar una amplia gama de materias primas en un entorno completamente seguro y sin olores”. Si se añade materia vegetal o paja es posible mejorar la producción de gas. Los digestores modulares de Plantadac, Plamgas, Provalue, Biogas3… En el desarrollo de este tipo de plantas cuenta con varios ejemplos en España. Uno de los últimos está relacionado con el proyecto Plantadac, financiado por la Axencia Galega de Innovación a través de la convocatoria Conecta PEME. El socio tecnológico de Plantadac, EnergyLab, informaba a comienzos de este año de la consecución del principal objetivo: diseñar una planta de tratamiento anaerobio de residuos ganaderos “compacta, modular, escalable, transportable y de fácil instalación”, ideal para granjas de Galicia.