biogás

Adiós a la incineración en Madrid y Palma de Mallorca. ¿Hola al biogás?

0
Dos grandes ciudades españolas con dos grandes incineradoras de residuos en su interior, Madrid y Palma de Mallorca, están decididas a prescindir de esta forma de tratar los residuos. Tanto el Ayuntamiento de Madrid como el de Palma y el Consell de Mallorca han presentado nuevos planes de residuos que van en esta dirección. A su vez, la capital pretende mejorar la producción de biometano y la ciudad balear cuenta con un informe que habla de las ventajas ambientales, económicas y para la salud de apostar por la generación de biogás y biometano.
Adiós a la incineración en Madrid y Palma de Mallorca. ¿Hola al biogás?
Presentación de la nueva estrategia de residuos del Ayuntamiento de Madrid

El 26 de julio el Consell de Mallorca tiene previsto aprobar el nuevo plan director sectorial de residuos. Presentado hace unos días por la consejera de Medio Ambiente, Sandra Espeja, contiene una apuesta por eliminar la incineración de residuos en una de las plantas más controvertidas de España, la de Son Reus; el incremento de la recogida selectiva de la fracción orgánica para mejorar la producción de compost; reducir la generación de residuos e introducir un sistema de depósito, devolución y retorno de envases.

Por lo que ha trascendido de la nota de prensa, no hay mención alguna al biogás. Incluso se habla de aumentar la producción de compost con lodos de depuradoras, que en algunos casos, como la estación de depuración de aguas residuales de Emaya (empresa pública encargada de la gestión de agua y residuos) en Palma de Mallorca, sirven actualmente para producir precisamente biogás.

Sin embargo, a principios de junio, Emaya presentaba un exhaustivo estudio realizado por Dabar Ingenieros y Genia Global Energy en el que se exponían las ventajas ambientales, económicas y para la salud de apostar por el biogás purificado en biometano, además del compost, para aprovechar la recogida selectiva de la fracción orgánica e incluso la procedente del contenedor de restos.

Biometano para vehículos de residuos y autobuses urbanos
Emaya exponía en una nota de prensa que “el biogás es un combustible limpio, aprovechable para los vehículos o para obtener electricidad o calor”, y que en este caso concreto “se ha considerado más ventajoso su uso como combustible, ya que se podría utilizar en la propia flota de Emaya”.

También se decía que actualmente una buena parte de la flota pesada utiliza gas y se cuenta con una gasinera en las propias instalaciones, y que “se ha calculado que habrá combustible suficiente para toda la flota y hasta un excedente, apto para la EMT y otros usos”. Falta por ver si este informe se tiene en cuenta en la redacción final del plan de residuos del Consell.

Biometano sí en Madrid
Donde sí se mantiene la apuesta por el biometano es en la nueva Estrategia de Prevención y Gestión de Residuos del Ayuntamiento de Madrid. Las dos plantas actualmente en servicio en Valdemingómez, La Dehesas y La Paloma, son las únicas que vierten en España con regularidad biometano en la red de gas, tras años de complicaciones.

Como en Palma de Mallorca, aquí la incineradora tiene los días contados: se ha fijado reducirla a la mitad en 2022 y eliminarla en 2025. Además, se prevén otros cambios en el Centro Tecnológico de Valdemingómez para “mejorar las tasas de recuperación de materiales, el tratamiento del cien por cien de los residuos y un mejor aprovechamiento de los recursos recuperados como el biogás, a la vez que mitigue de manera significativa el impacto de olores”.

El plan de choque marca la senda
Por último, el Ayuntamiento de Madrid se hace eco de los avances conseguidos con el que denominan plan de choque 2016-2017, en el que se menciona cómo se ha mejorado la inyección de biometano en la red: “se ha modificado el contrato para absorber todo el biogás generado en las plantas de biometanización”.

También se cita que se ha reiniciado el proceso de compostaje en La Paloma, para tratar la materia orgánica mezclada con el digestato resultante de la digestión anerobia; y “se ha hecho una adaptación provisional en la planta de de Las Dehesas para recepcionar y someter a pre-tratamiento y posterior digestión a la materia orgánica recogida de manera separada”.

Añadir un comentario