biocarburantes

La CNMC vuelve a sembrar dudas en torno al valor doble de algunos biocarburantes

0
Según la directiva europea de energías renovables, los biocarburantes obtenidos a partir de determinadas materias primas residuales cuentan doble para cumplir con los objetivos obligatorios de su incorporación en el transporte. Como ya ocurrió hace un año, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha emitido una circular sin definir estas materias, aunque pretenden que se contabilicen de cara a 2020. Además, ecologistas y el sector del etanol siguen cuestionando que computen como tal los residuos del aceite de palma y el aceite de cocina usado importado, respectivamente.
La CNMC vuelve a sembrar dudas en torno al valor doble de algunos biocarburantes
El aceite de cocina usado es una de las materias primas que cuentan doble dentro del biodiésel

El pasado jueves la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó una circular para someterla a información pública que regula la gestión del mecanismo de fomento del uso de biocarburantes y otros combustibles renovables con fines de transporte. Entre otras disposiciones, establece los requisitos que deberán cumplir los sujetos obligados para acreditar la titularidad de un mínimo de certificados que les permitan cumplir los nuevos objetivos de biocarburantes.

El real decreto de 1085/2015 estableció para 2020 la obligación de incorporar un 8,5 por ciento de biocarburantes en gasolinas y gasóleos. La CNMC recuerda que el objetivo máximo para los procedentes de cultivos agrícolas es del 7,2 por ciento y de un 0,1 por ciento como objetivo indicativo para los avanzados.

Según la CNCM, “la circular concreta una serie de aspectos operativos con el fin de dotar al sector de mayor seguridad jurídica y aumentar las garantías y la protección frente al fraude”. Uno de ellos es la aprobación dentro de dos meses del “listado de materias primas que podrán ser empleadas en la fabricación de biocarburantes para que computen en el mecanismo de fomento”, y entre ellas “las nuevas que pueden computar doble”.

Incurrir en el mismo error
El año pasado, este listado, incompleto, no se publicó hasta bien entrado el año, en octubre. Y en noviembre apareció otro más completo. “No entendemos que se vuelva a incurrir en este error después de los problemas que ya hubo el año pasado”, afirma Manuel Bustos, director de la sección de Biocarburantes de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA).  

“No nos parece adecuado que la circular prevea que la CNMC aprobará más adelante la relación de materias primas utilizables en 2020. Esto genera una gran incertidumbre en todos los agentes económicos, que tienen que cumplir la obligación desde el 1 de enero de 2020 y se pueden encontrar con una resolución en septiembre que les cambie las reglas de juego retroactivamente”, resalta Bustos.

El responsable de APPA Biocarburantes considera que “la lista de materias primas utilizables en 2020 debería incluirse como anexo en la propia circular o al menos darse a conocer en paralelo a la tramitación de este proyecto, lo que por cierto permitiría presentar comentarios a la misma”.

Aceites usados importados de Asia
Pero, además de las formas, a otros actores tampoco les gusta el fondo en el tema del doble cómputo. Desde la Asociación Española del Bioetanol (Bio-E) piden un mayor control sobre los biocarburantes acogidos al mismo porque les preocupa “la picaresca sobre los aceites usados importados de forma masiva desde fuera de Europa por las petroleras”. Según cifras de Eurostat, la Unión Europea importa 1.500 millones de litros anuales de aceites de cocina usados, principalmente desde Asia.

José Ramón Freire, director general de Bio-E, asegura que “se deberían regular objetivos separados para biodiésel y bioetanol y controlar mejor ese mecanismo artificial que ayuda a desarrollar la producción a partir de residuos pero introduce un elemento que distorsiona la consecución de los objetivos de establecidos de reducción de CO2”.

Rechazo a los residuos del aceite de palma para biocarburantes avanzados
A Ecologistas en Acción tampoco le acaba de convencer el cómputo doble para algunas materias primas. Rosalía Soley, portavoz de la campaña Biodiésel, considera que “se debe aplicar el principio de precaución, evitando desplazamientos de usos”. Y pone el ejemplo del PFAD, acrónimo en inglés del destilado de ácido graso de la palma.

Para Soley se trata de “un coproducto de la industria del aceite de palma que no debe promocionarse como biocombustible avanzado, ya que es utilizado en otras industrias. Su uso en el sector energético llevaría a efectos de desplazamiento y, por consecuencia, a la deforestación”. En las circulares de materias primas de la CNMC del año pasado no aparece para el cómputo doble, pero sí los racimos de palma de aceite sin el fruto y efluentes de los molinos que tratan este aceite,

“No tiene sentido limitar al 7,2 por ciento los biocarburantes de cultivos”
Ecologistas en Acción cuestionan de base el 7,2 por ciento de obligación con biocarburantes de cultivos porque “tiene que lograrse a través de biocombustibles avanzados, electricidad renovable, e-fuels…” “Para nosotros se debe excluir de las cuotas a los biocombustibles de cultivos”, apostilla la portavoz de la ONG.  

Por el contrario, en Bio-E no encuentran sentido a limitar esa obligación solo al 7,2 por ciento. “El bioetanol se produce casi al cien por cien a partir de cultivos europeos” asegura Freire. Explica que “las fábricas procesan el grano para separar su energía de la fibra y la proteína, por lo que no se ‘queman’ o derivan alimentos para usos energéticos, simplemente se separan elementos del cereal con valor diferencial en cada sector, energético y alimentario”.

“Creemos que ese límite impuesto en su día por el temor a la carestía de alimentos o la deforestación en el tercer mundo, no tiene sentido en el caso del bioetanol de cultivos europeos en una Europa con cada vez mas tierras agrícolas y pueblos en abandono”, añade José Ramón Freire.


Añadir un comentario