biocarburantes

Aceite de colza + diésel = -17,6% de CO2

0
La última reunión del proyecto europeo Life Seed Capital, realizada en Pamplona, ha servido para que Cemitec, uno de sus socios, dé a conocer los avances conseguidos en el uso del aceite de colza mezclado con diésel como biocombustible para automoción. Desde marzo de 2014 se han utilizado 3.309 litros de biocombustible, de los cuales el 29,1% de la mezcla era aceite de colza. Según la información de Cemitec, durante este tiempo se ha evitado la emisión de 1.526 kg de CO2, lo que supone una reducción del 17,6%.
Aceite de colza + diésel = -17,6% de CO2

El Centro Multidisciplinar de Tecnologías para la Industria (Cemitec) es, junto a Neiker-Tecnalia, instituto público de investigación de Euskadi, uno de los dos socios del Life Seed Capital, cuyo objetivo principal es “la disminución de las emisiones de gases con efecto invernadero asociadas a la actividad agraria mediante la utilización integral de semillas de colza”. La última reunión de seguimiento de Seed Capital, que ha tenido lugar este lunes en Pamplona, ha servido para conocer los avances conseguidos hasta la fecha. Cemitec trabaja en la definición de la proporción de mezcla adecuada para cada tipo de motor, estudiando la compatibilidad de los materiales de los motores con el biocombustible y la estabilidad en el tiempo de las mezclas aceite-gasóleo.

El objetivo concreto de Cemitec es investigar el uso del aceite extraído directamente del prensado de semillas de colza como combustible para maquinaria agrícola. Según estudios previos, dicho aceite puede ser añadido al gasóleo en una proporción de hasta del 30% del depósito de combustible sin que sea necesario ningún tipo de modificación de los motores. Los trabajos de Cemitec han conllevado el empleo, desde marzo de 2014, de 3.309 litros de biocombustible, de los cuales el 29,1% de la mezcla era aceite de colza. Durante este tiempo se ha evitado emitir un total de 1.526 kg de CO2 a la atmósfera, lo que supone una reducción del 17,6%, confirman desde este centro.

En el proyecto sobresalen tres líneas de trabajo: la utilización de los cultivos de colza para aumentar la productividad del cereal en rotación y mejorar la estructura del suelo; la extracción del aceite de las semillas de colza para utilizarlo, mezclado con el gasoil, como combustible en las maquinarias agrícolas; y la utilización del subproducto resultante de la extracción del aceite, la torta de colza, como alimentación de los animales rumiantes para que disminuyan sus emisiones de metano.

Añadir un comentario