termosolar

Estados Unidos

La compañía propietaria de Crescent Dunes se declara en bancarrota

1
Tonopah Solar Energy, propietaria de la central de torre de 110 MW (desconectada) Crescent Dunes en Nevada, se ha declarado en bancarrota según recogen las actas del Tribunal de Quiebras de Estados Unidos en el distrito de Delaware. En la instalación, vinculada a la desaparecida SolarReserve, participan la española ACS Cobra, que prestó servicios de ingeniería y construcción de la planta, y el Banco Santander.
La compañía propietaria de Crescent Dunes se declara en bancarrota

La empresa impulsora de la central, la californiana SolarReserve, culpa a ACS Cobra del fracaso de esta instalación de 1.000 millones de dólares y punta de lanza en su día de la energía termosolar. Según informa Reuters Events, el pasado octubre, el operador eléctrico de Nevada, NV Energy, rescindió su contrato de suministro en Crescent Dunes visto que la central no cumplía con las expectativas de producción. 

Tonopah incumplió su obligación de rembolso de una garantía de préstamo de 737 millones de dólares estadounidenses con el Departamento de Energía (DE).

Desde entonces, SolarReserve ha cesado sus actividades y ha impugnado las prácticas de la junta de Tonopah y las estructuras vehiculares del proyecto mediante demandas. La compañía todavía debe 425 millones de dólares de su préstamo al DE, aunque ha alcanzado un acuerdo según el cual el departamento recuperará al menos 200 millones de dólares, supeditado a la aprobación del tribunal, según Reuters.

La planta, de 110 MW y 1,1GW hora de almacenamiento, está situada a unos 300 km al noroeste de la ciudad de Las Vegas. Crescent Dunes se puso en marcha en octubre de 2015 –un año más tarde de lo previsto– y fue la primera torre solar a gran escala con almacenamiento en sales fundidas, pero muy pronto empezó a tener fallos, que pusieron de relieve el impacto que tienen los fluidos de transferencia de alta temperatura en las estructuras del sistema. En 2016, la central hubo de cerrar durante ocho meses debido a una fuga en el sistema de almacenamiento de las sales. En 2018, el factor de planta medio de la instalación fue del 20,3 %, muy inferior al previsto del 51,9 %, según datos de la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés).


El fracaso de Crescent Dunes ha repercutido en la confianza de los inversores de CSP pero los promotores están dispuestos a superar el batacazo. Según declaraciones de expertos a Reuters, los aprendizajes a escala mundial sobre las repercusiones de las oscilaciones térmicas en los sistemas de torre CSP están impulsado la mejora de las tuberías de los depósitos de almacenamiento y las técnicas de soldadura.

Añadir un comentario
LuisB
La Termosolar sigue sin ser viable económicamente, a no ser que se la subvencione mucho. No veo esta tecnología para una implantación masiva. Salvo fuertes subvenciones, nadie va a poner Termosolar. La estrategia de almacenamiento va a ir por bombeos y baterias.