termosolar

Hoy es día 30

1
El gobierno de la nación dice que en España hay menos de cuatro mil mineros, pero a uno le da la sensación de que hay muchos más. Porque abren todos los telediarios, cantan todos a Santa Bárbara, y Willy Toledo, y Pilar Bardem, y Luis Eduardo Aute, y Víctor Manuel. Me dice mi hermano que la lucha minera es un ejemplo de unión, de comunión, de solidaridad, de insumisión contra la injusticia. Y yo lo sé, y lo respeto, y lo admiro. Porque así obran los hombres y las mujeres de buena voluntad, y porque yo estoy –y quiero estar– con todo aquel que defienda el mañana, la tierra habitada, el cielo azul. [En la imagen, acto de apoyo a Ángel Vadillo, alcalde de Alburquerque, durante la noche del pasado viernes; Vadillo lleva 30 días en huelga de hambre como protesta contra la moratoria a las renovables].
Hoy es día 30

Me rebota Begoña, mi amiga, mujer de lucha hermosa (IU de San Sebastián de los Reyes, SanSe), un correo de Comisiones Obreras que informa sobre cómo apoyar a los mineros que vienen del norte y pasarán hoy por aquí, rumbo a Madrid. Dice así: «estimados compañeros, parece que se van aclarando algunas cuestiones. [Los mineros] llegarán a la Plaza Mayor de Alcobendas a las 13.00 horas del lunes (aun hay dudas sobre si entrarán por la Carretera de Barajas o lo harán por la Avenida de Europa de SanSe). Las CCOO, para cubrir esta eventualidad, están convocando a los compañeros y compañeras en el cruce de la Calle Real, Marquesa Viuda de Aldama con Avenida de España, a las 12.00 horas, para acompañarles hasta la Plaza Mayor de Alcobendas (...). El martes, 10 de julio, y después del desayuno, a las 07.00 horas, irán a la Plaza Mayor para salir hacia la Ciudad Universitaria, por la carretera de Fuencarral, bien por la Chopera, bien por el monte Valdelatas, cuestión que aún está por decidir (...)».

CCOO empezó en Asturias
Sí, eso y otras cosas más dice el correo que me envía Bego, y yo, que veo mineros porque hay que verlos, porque están caminando rumbo al ministerio, porque abren los telediarios, y porque justa es la lucha (y que suene muy alto) de quien lucha por su vida, me pongo a escribirle a mi amiga, mujer de lucha también, y hermosa, y le digo: "qué tal, Bego. Solo tres o cuatro ideas. Una: la patronal de las renovables estima que, durante los últimos dos años, ese sector ha perdido unos 20.000 puestos de trabajo. Si quieres que te sea sincero, yo no sé cuántos mineros habrán dejado el pozo durante ese período y tampoco sé en qué condiciones lo habrán hecho, pero sospecho que no han sido 20.000 y, sobre todo, sospecho que no se han ido con una mano delante y otra detrás. Antes al contrario, tengo la sensación de que, afortunadamente, la inmensa mayoría de ellos, la inmensa mayoría en estos últimos dos años, ha logrado salir del pozo en unas condiciones razonablemente dignas. Razonablemente dignas... gracias a la lucha sindical, que ya sé, Bego, que en la mina nacieron, hace ya 50 años, en la mina La Camocha, las Comisiones Obreras.

Investigación y Desarrollo (I+D) made in Spain
Dos. Aunque mucha, mucha, mucha, mucha, mucha gente no lo sabe, Ángel Vadillo Espino, alcalde de Alburquerque, lleva 27 días en huelga de hambre [la carta comencé a escribirla el sábado pasado], 27 días en huelga de hambre frente al ministerio de Industria en acto de protesta contra la moratoria renovable –moratoria de facto– que ha aprobado el gobierno del Partido Popular y que ha supuesto, en el caso concreto de Alburquerque, la paralización de la construcción de varias centrales termosolares que estaban allí proyectadas. Sin embargo, y a pesar de toda esa hambre (30 días), aún es mucha, mucha, mucha, mucha la gente que no sabe de Vadillo. Porque Vadillo no abre telediarios, aunque también esté luchando por el mañana, por la tierra habitada y por el cielo azul. Huelga de hambre sin telediarios, aunque no sean 4.000 los empleados afectados, sino 20.000 los trabajadores que ya están parados. Veinte mil los desempleados y muchos más los que vienen de camino por culpa de un hatajo de vendepatrias que prefieren comprarle el gas a Catar, antes que vender I+D termosolar made in Spain al mundo entero [y discúlpeme el lector, pero, como esta es una carta a mi amiga Begoña, no refino el discurso periodístico; vamos, que Bego y yo siempre hablamos claro y que por eso no voy a andarme hoy con muchos miramientos].

El cambio
Tres. A veces me pregunto, Begoña, cómo es posible que la opinión pública que ayer asociaba renovables a energía limpia, futuro, tecnología, empleo e I+D, hoy asocie automáticamente renovables a energía cara, insuficiente, especulación, subvenciones, inmadurez tecnológica... A veces me pregunto por qué treinta días en huelga de hambre no dan siquiera para una apertura de telediario, aunque el periodista podría fácilmente elevarse por encima de la peripecia personal de Vadillo para señalar que esa lucha implica, afecta, atañe al menos a 20.000 fulanos que ya están esperando en la cola del paro y, desde luego, a muchos más (el sector emplea a unas 70.000 personas en toda España) que no quieren llegar ahí. Y a veces creo que Vadillo no llega al telediario porque durante muchos meses el telediario le ha dicho a la opinión pública que las renovables son especulación y subvenciones y energías caras, insuficientes... y, claro... ¿quién se va a solidarizar con alguien que lucha por eso? A veces me pregunto cómo es posible perder tanta batalla mediática en tan poco tiempo. Decía Vadillo el viernes: "el ministerio y el gobierno son los títeres del poder de este país, y el poder en este país son las grandes eléctricas, que controlan a políticos y medios y que impiden que España ande el camino que debe y que puede andar –el camino de las renovables–, que es el que nos hará independientes energéticamente de otros países".

Gran repaso de Fenie
Cuatro. La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de España (Fenie) –y aquí me gana la dimensión periodística, Begoña, que esto te lo cuento a ti, pero también lo cuento pensando en todos los lectores– acaba de publicar en su revista (edición número 34) un espléndido reportaje-repaso de todos los que no se han quedado en el paro, de todos los que, tras perder su empleo en el gobierno (vía elecciones democráticas), se han ido a la calle para ser fichados poco menos que al día siguiente por las grandes compañías energéticas españolas, esas que, según Vadillo (y también según muchos otros), "controlan a políticos y medios" e impiden que España "ande el camino que debe y que puede andar –el camino de las renovables–, que es el que nos hará independientes energéticamente de otros países". Sí, añado yo, las renovables y solo ellas nos pueden hacer independientes de los jeques de túnica blanca y oro negro, independientes de los golfos –el Pérsico y el de México por ejemplo–, independientes del gas de Argelia, del de Catar.

Según la revista de Fenie, los que no se han quedado en el paro después de que los botáramos del gobierno, los que no caminan –sangre, sudor y hierro– rumbo al ministerio, los que no hacen huelga de hambre a las puertas de Industria... son los que vienen a continuación (como muestra, aquí hemos recogido solo diez de ellos, el Top 10).

Endesa
José María Aznar, ex presidente del gobierno. Ahora asesor externo. 200.000 euros brutos anuales. PP.
Elena Salgado, ex vicepresidenta económica del gobierno. Ahora consejera de Chilectra. 35.000-70.000 euros anuales. PSOE
Luis de Guindos, ex secretario de estado de Economía. Luego consejero externo independiente. 684.000 euros anuales. En la actualidad, ministro de Economía. PP.

Iberdrola (Qatar Holding LLC es uno de los mayores accionistas de esta multinacional "española")
Manuel Marín, es presidente del Congreso de los Diputados y ahora presidente de la Fundación Iberdrola. PSOE.
Ángel Acebes, ex ministro del Interior y Justicia. Consejero Externo. 400.000 euros anuales. PP.

Gas Natural Fenosa
Felipe González, ex presidente del gobierno. Ahora consejero independiente. 126.000 euros brutos anuales (86.000 euros netos) + dietas + comisiones. PSOE.
Narcís Serra, ex vicepresidente del gobierno y ministro de Defensa. Luego consejero de Gas Natural. 126.000 euros anuales. PSOE.

ENEL
Pedro Solbes, ex ministro de Economía. Ahora consejero no ejecutivo. 250.000 euros brutos anuales. PSOE.

Repsol
Luis Carlos Croissier ex ministro de Industria. PSOE.

Abengoa
José Borrell, ex Presidente del Parlamento Europeo. Ahora consejero independiente. 200.000 euros anuales. PSOE.

Conclusión...
Greenpeace ha difundido un documento de análisis del conflicto de la minería –"Hablemos de carbón sin tabúes"– en el que, entre otras cosas, acusa a la patronal y a los sindicatos de instrumentalizar a los mineros. Según el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, en los presupuestos generales del estado de este año "hay 655 millones de euros para el sector de la minería del carbón" (la minería del carbón cuenta a día de hoy, según datos facilitados por el gobierno, con menos de 4.000 empleados). Según la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, desde los años noventa, ha habido, hasta el día de hoy, cuatro grandes planes del carbón que han supuesto una inyección de más de 24.000 millones de euros de subvenciones para "modernizar y reconvertir el sector". La ministra asegura asimismo que "se han conseguido además ayudas directas a las empresas por 5.500 millones de euros". Y según yo, Begoña, la mina no merece ni un solo euro más, porque yo creo que todo el dinero debe ir a los mineros, para que lo gestionen ellos y se reciclen y puedan encajar en otros nichos de empleo (¿por qué no renovables?) y dejen de mirar al pozo –ellos y sus hijos– y puedan empezar a mirar al cielo azul. Sí, al mañana, a la tierra habitada y al cielo azul.

...políticamente incorrecta
Ya sé que decir esto sentará mal a más de uno (ya sé que decirlo es incorrecto al menos) y ya sé también que todos los telediarios de hoy abrirán con 4.000 mineros y ni uno solo lo hará con Vadillo, ese detrás del cual hay 20.000 parados. No seré yo quien diga que está mal un minero en portada, no seré yo quien diga que está mal el luchar por el mañana, por la tierra habitada y por el cielo azul. Antes al contrario: ojalá hablasen los medios más de las personas y menos de la niña de Rajoy, Soraya, los tipos de interés o las primas de riesgo. Eso sí, a veces me pregunto por qué en tan poco tiempo las renovables han pasado de ser brotes verdes de esperanza a un lugar oscuro de especulación e ineficacia. A veces me pregunto si será cierto eso de que políticos y medios están en manos del lobby más feroz de la economía española, el eléctrico. A veces me pregunto si el sacrificio del sector de las renovables es un sacrificio exigido por la Merkel, que no quiere competencia dura para el sector alemán de las renovables, al que España podría hacerle sombra. A veces me pregunto si González, Aznar, Solbes, De Guindos, Acebes, Salgado y compañía tienen vergüenza o son simplemente vendepatrias, como tantos hubo en la historia de esta España nuestra.

Me lo pregunto porque soy periodista, Bego. Supongo que para eso me hice periodista. Para sacar de mí las preguntas que siempre me inquietaron. ¿Y sabes qué me pregunto también? Me pregunto... ¿qué se dirán Vadillo y los mineros cuando se encuentren a la puerta del ministerio? A lo mejor encuentran ellos las respuestas que yo no encuentro. Una cosa sí que tengo clara, amiga: la única vía de desarrollo sostenible es la vía renovable, o sea, que yo no le echaría ni un solo duro más a la mina. Ni uno solo. Yo apostaría porque todo el dinero fuese a los mineros. Y porque, a la luz del sol, fuesen gestionadas esas ayudas en aras de ese cambio de modelo energético. He buscado "Los lunes al sol", de León de Aranoa, en youtube. ¿Sabes cómo empieza el tráiler? Empieza con la voz de fondo de Javier Bardem, que dice: "¿qué haces con 49 años, prejubilado, con dos hijos y ocho millones en el banco? Te digo yo lo que haces. No haces nada".

Hoy es día 30.

Un beso, Bego.

Antonio

(También te va a interesar el artículo La marcha blanca sobre Madrid, que ha escrito Sergio de Otto en su blog)

Añadir un comentario
Begoña González Chicote

Ni un duro para la extorsión, la explotación, la usurpación, la demagogia, el engaño... Ni un duro porque los duros son nuestros, siempre lo fueron y solo nosotros los procuramos, el TRABAJO en mayúsculas nos habla de ello Antonio, amigo, compañero, hombre lúcido y pertinaz como lo fue y lo será la lucha de los trabajadores, a la insistencia y la conciencia me refiero, porque en materia de lucidez de la clase, deberíamos postergarlo para otro debate. Nos resulta chocante que el paso del tiempo, cual si de levadura se tratara, haga que las preguntas crezcan y se reproduzcan, cuando debieran servir los años, la experiencia y el conocimiento para aligerar ese saco de dudas, incomprensiones, curiosidades y búsquedas, pero es que asistimos a un fenómeno también curioso: la realidad, la de verdad, la que duele, la que huele, la que se palpa... está "desaparecida" y un gran montaje virtual dirige nuestras vidas. Las verdades, esas importantes "asas" de la vida, ya no existen, porque su consistencia dura lo que tarden en llegar las nuevas órdenes de los magos de la economía, esos que nadie elige y que a golpe de prima de Riesgo, Euribor, Ibex o cualquier otra entelequia expeculativa dicen como son las cosas. Y entre tanto mineros, trabajadores de las renovables, agricultores y pastores, tenderas, los niños y niñas que engrosan las listas que hablan de los índices del umbral de la pobreza, cocineras, alcaldes o mineros en huelga, periodistas... ¡Tods formamos parte de esas realidad secuestrada y doliente! Los grandes medios de comunicación, esos que seccionan la realidad y escojen el ángulo informativo que se ajusta a sus intereses, esos que crean la opinión "mayoritaria" y se atreven a llamarla "pública" hablando en nombre de todos sin tan siquiera habernos mirado, esos creadores de resignación y mentalidad sumisa, son agentes destacados de este gran invento. Y tal vez para romper con esto decidiste ser periodista, y por eso ¡comparto tanto contigo amigo!. He acompañado a estos trabajadores de la mina en su marcha sobre Madrid, y me conmovió su compromiso, su dignidad, su esfuerzo y por encima de todo su mensaje de clase. Ayer tods éramos mineros, trabajdores de los público, sanitarios, educadores, metalúrgicos, periodistas, panaderos, gentes del mundo rural o la ciudad, y somos reales porque comemos, respiramos y sentimos cada día. Quiero darte las gracias por dedicarme una original y bella carta, un ARTÍCULO en mayúsculas, de esos que emocionan, y que guardaré porque atesora pensamientos y aciertos que nos harán más libres. Un profundo abrazo y un beso. Hasta siempre. Bego