pep puig

50 años del Club de Roma

0
50 años del Club de Roma

Este año el Club de Roma ha cumplido 50 años. Para celebrarlo, más de 400 dirigentes y dignatarios internacionales de todo el mundo se reunieron en una Cumbre, bajo el nombre de "Yes, Now!", los días 17 y 18 de octubre en el Institutum Patristicum Agustiniarum de Roma para discutir los retos y soluciones más urgentes que afrontan la humanidad y el planeta. La Cumbre se basó en el trabajo pionero del Club de Roma y presentó su nueva agenda para el siglo XXI, con vistas a evaluar colectivamente el estado de los bienes comunes globales y responder a los puntos de inflexión más urgentes de hoy, como la disrupción del clima, el declive de los ecosistemas, la búsqueda incesante del crecimiento del PIB y la distribución cada vez más desigual de la riqueza.

A lo largo de los dos días de un completo programa, se presentaron y debatieron una treintena de ponencias agrupadas bajo títulos tan interesantes como:
– En 50 años cuánto ha cambiado el mundo
– Viviendo en el Antropoceno
– ¿Qué economía necesita un mundo lleno?
– ¿Puede el plan de acción de emergencia climática conducir a la acción colectiva?
– Las últimas reacciones, visiones y acciones de Club de Roma
– Valores para el antropoceno y la búsqueda para una nueva ilustración
– Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG)–Retos de implementación de hoy
– Energía para el futuro–¡Convertir una solución en acción colectiva!

Además se celebró la denominada Conferencia Aurelio Peccei 2018 dedicada al cambio climático global y que fue compartida entre John Schellnhuber, director emérito del Instituto de Potsdam para la Investigación sobre Impacto Climático, y Anders Wijkman, miembro de la Real Academia Sueca de ciencias: elaboración de un Plan de Acción de Emergencia Climático.

El Club de Roma se hizo famoso por su primer informe, titulado ‘Los límites del crecimiento’, publicado en 1972 y traducido a numerosos idiomas. Su principal conclusión fue que "los recursos entrelazados de la Tierra –el sistema global de la naturaleza en el que todos vivimos– probablemente no pueden soportar las tasas actuales de crecimiento económico y de población mucho más allá del año 2100". Fue muy criticado tanto por liberales, como por socialdemócratas y comunistas, pues ponía en cuestión el dogma de fe del crecimiento ilimitado, en el que creían (y todavía creen) muchos políticos y economistas.

El evento, desgraciadamente, ha pasado casi desapercibido en España. Por ello, Alternativa Verde ha puesto en su web los vínculos a los videos de las grabaciones completas de las dos jornadas.

A la vez, y también con motivo del 50 aniversario, el Club de Roma acaba de hacer público su 46º informe bajo el título ‘Transformation is Feasible: How to Achieve the Sustainable Development Goals within Planetary Boundaries’ (La transformación es posible: Como alcanzar los Objetivos del Desarrollo Sostenible dentro de los umbrales planetarios), un informe del Stockholm Resilience Center y del BI Norwegian Business School, patrocinado por la Global Challenges Foundation y realizado por Jorgen Randers, Johan Rockström, Espen Stoknes, Ulrich Golüke, David Collste y Sarah Cornell.

La principal ambición del informe, como todos los informes del Club de Roma, es promover y estimular la discusión en torno al crecimiento económico convencional y sus implicaciones.

En 2015 la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó una decisión emblemática: los Objetivos del Desarrollo Sostenible para el 2030. La declaración que los acompaña contiene una visión, incluyendo que "prevemos un mundo en el que el desarrollo y la aplicación de la tecnología sean sensibles al clima, se respete la biodiversidad y sea resiliente. Un mundo en el que la humanidad viva en armonía con la naturaleza y en el que la vida silvestre y sus especies vivientes estén protegidas". Aunque mucha gente apoya esta visión transformadora, poco se dice sobre cómo implementarla.

Los tres objetivos que hacen referencia al entorno, al medio ambiente, son el 13º (actuar urgentemente para combatir el cambio climático), el 14º (conservar y usar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos) y el 15º (proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres y detener la pérdida de biodiversidad). No obstante, en la agenda para el 2030, en ningún lugar se admite que si la consecución de los objetivos socio-económicos (del 1º al 11º) se hace en base a políticas de crecimiento económico, resultará prácticamente imposible reducir la velocidad del cambio climático, parar la sobrepesca y la degradación de los suelos, y detener la pérdida de biodiversidad.

Por ello el informe analiza diversas vías, explorando 4 escenarios (mediante un modelo sistémico global, Earth3) para la implementación de la agenda 2030. Y confirma que es imposible el logro, de forma integrada, de los Objetivos del Desarrollo Sostenible, si esto se hace a partir del crecimiento convencional.

El informe hace un llamamiento a la acción dirigida al mundo de la política,  proponiendo 5 recomendaciones políticas. En la segunda recomendación, plantea 5 acciones transformadoras: acelerar el crecimiento de las energías renovables, acelerar la productividad de las cadenas alimentarias, nuevos modelos de desarrollo para los países más pobres, activa reducción de las desigualdades e inversiones en educación para todos, igualdad de género y planeamiento familiar.

Los políticos de nuestro país ¿harán caso del informe? ¿O lo despreciarán como hicieron con el informe de Los límites del crecimiento, en 1972?

Añadir un comentario