panorama

Juez admite a trámite el recurso que ha presentado el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente

PP y Ciudadanos podrían estar vulnerando derechos fundamentales en el caso Madrid Central

7
Sube la temperatura del caso Madrid Central. El Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente, conjuntamente con residentes de Madrid vecinos de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) Madrid Central, recurrieron el pasado 15 de julio el acuerdo de la junta de gobierno del Ayuntamiento de Madrid (de suspensión de Madrid Central) "por vulnerar derechos fundamentales recogidos en la Constitución, en concreto el derecho a la integridad física (art. 15 CE) y el derecho a la intimidad y la inviolabilidad de domicilio (art.18), pues la mala calidad del aire afecta a dichos derechos". Pues bien, el Instituto IDMA acaba de hacer público que el juez ha admitido a trámite su recurso.
PP y Ciudadanos podrían estar vulnerando derechos fundamentales en el caso Madrid Central

«La exposición a la contaminación atmosférica repercute en la salud de maneras muy diversas y es, entre otras cosas, causa de muertes prematuras, enfermedades e infecciones respiratorias, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y problemas obstétricos (por ejemplo, partos prematuros y bajo peso al nacer). Hay cada vez más pruebas que relacionan la contaminación atmosférica con otros problemas de salud, como las cataratas, las infecciones de oído, el asma infantil, la insuficiencia pulmonar crónica, el retraso del crecimiento, la diabetes, la obesidad infantil, los retrasos del desarrollo, la reducción de la inteligencia y los trastornos neurológicos tanto en niños como en adultos».

El texto ha sido extraído del Escrito de Interposición de Recurso Contencioso Administrativo que ha firmado el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente, un recurso que se enfrenta a una decisión que (1) ha tomado el alcalde de Madrid, el popular José Luis Martínez-Almeida; (2) ha firmado (véase página 263) la secretaria de la Junta de Gobierno, la vicealcaldesa Begoña Villacís Sánchez (Ciudadanos) y; (3) ha apoyado con extraordinario entusiasmo desde la precampaña electoral la formación que en Madrid lidera Javier Ortega Smith, Vox. La decisión ha causado toda una catarata de reacciones, desde concentraciones y manifestaciones en las calles a denuncias de organizaciones ecologistas o advertencias remitidas desde Bruselas, como la carta enviada al Reino de España por el mismísimo comisario europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella.

Pues bien, esta misma tarde, a todo ello se ha sumado la noticia de la admisión a trámite del recurso interpuesto por el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente, que considera que el acuerdo de la junta de gobierno (PP-Ciudadanos) del Ayuntamiento de Madrid contraviene normas locales, como la Ordenanza Municipal de Movilidad Sostenible; normas nacionales, como el artículo 45 de la Constitución, que establece el derecho a disfrutar de un medio ambiente sano; y normas europeas, en concreto la Directiva de Calidad del Aire, que "además de exigir que los Estados Miembros tomen medidas anticontaminación, como Madrid Central, obliga a que se establezcan medidas sancionadoras disuasorias contra su infracción". Igualmente -continúa el Instituto-, dicha Directiva establece el "principio de no regresión, que impide que las administraciones puedan hacer menos estricta la reglamentación, normas o políticas de calidad del aire".

Además, derechos fundamentales
El Instituto acaba de hacer público que su recurso ha sido admitido a trámite por un juez de lo contencioso-administrativo de Madrid (lo fue concretamente justo el día antes que la Comisión Europea demandara a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por incumplir con la Directiva de Calidad del Aire). Junto con el Instituto, los vecinos de Madrid Central demandantes consideran que la medida afecta a sus derechos fundamentales recogidos en la Constitución. Por ello, IDMA ha utilizado un procedimiento especial de protección de los derechos fundamentales que debe tramitarse de forma urgente, de acuerdo con la legislación de lo contencioso-administrativo.

La responsabilidad de los gobiernos de garantizar el derecho a un aire de calidad y proteger los derechos fundamentales vinculados al mismo ha sido señalado, entre otros, por el Relator Especial para los Derechos Humanos y el Medio Ambiente de las Naciones Unidas y por el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, que consideran la contaminación atmosférica y otros daños ambientales como una de las principales amenazas actuales para los derechos humanos.

La vulneración del derecho fundamental a la integridad física está vinculada al derecho a la salud. En diferentes sentencias del Tribunal Constitucional se reconoce que el derecho a que no se dañe o perjudique la salud personal queda comprendido en el derecho a la integridad personal. Como ha señalado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, es suficiente con la existencia de un riesgo por acción u omisión de los poderes públicos para que el derecho se vea afectado.

Ana Barreira, directora del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente: “consideramos que el Acuerdo de la Junta de Gobierno de la Ciudad de Madrid es nulo de pleno derecho por vulnerar derechos fundamentales. La suspensión cautelar del mismo, aunque positiva, todavía no es suficiente”

Uno de los vecinos demandantes, cuyo nombre responde a las siglas GMJ, considera que “la reversión de Madrid Central supondría que la Administración está incumpliendo su función más importante, que es proteger los derechos de los ciudadanos. Es además una medida regresiva, que situaría a Madrid lejos de los objetivos de sostenibilidad y urbanismo a los que se dirigen las grandes ciudades europeas”.

“La calidad del aire que respiramos -señala otra de las demandantes, AMV- repercute directamente en nuestra salud, y es causa de muertes prematuras o enfermedades respiratorias y de corazón. Pedimos que los responsables políticos protejan derechos humanos de los ciudadanos de Madrid como la vida, la salud o la integridad física de los impactos de la contaminación”.

Añadir un comentario
Miguel
Estimado internete, no hace falta que me trates como si fuese un idiota que no entiende cosas elementales. Tal vez deberías decirle a los lectores dónde has entendido que yo crea que en el aire haya fronteras y así saldremos de dudas sobre quién no entiende. Tampoco hace falta que me digas que el mayor punto de influencia en la contaminación de una ciudad, los días que apenas hay viento o con inversión térmica, es el central, pues su contaminación siempre tendrá una mayor probabilidad de extenderse al resto de áreas, y la de las zonas contiguas, de expandirse a la central. Eso sí, con vientos dominantes (que suele ser lo normal) el lugar con más influencia nunca será el central. Dicho esto, no espero que entiendas que la influencia real de Madrid Central en la contaminación de la ciudad de Madrid es mínima, más bien es un pequeño parche, a pesar del bombo que se le está dando. La solución al problema de la contaminación en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona no va a venir por pequeños parches como Madrid Central. La gran mejoría de la contaminación va a venir por la renovación o modificación de los vehículos en circulación, especialmente los que se mueven todos los días. Se necesita un estudio mucho más serio para ver cómo se afronta este cambio y se han de tomar otras medidas más generales para toda la ciudad, no solo en un área central. Si el problema principal de la contaminación en Madrid son las partículas de NO2, hay que hacer un estudio de emisiones reales de NO2 de cada modelo de vehículo en circustancias de conducción por ciudad. Después hay que hacer un estudio de las horas que se pasa cada vehículo circulando por la ciudad, pues sería poco práctico prohibir la circulación a un coche que se mueve una vez al mes por ciudad y dejar circular alegremente a uno que, aunque emita menos partículas por km, esté todo el día circulando, y su cómputo total de contaminación sea muy grande. Adicionalmente, si fuese necesario, se realizan estudios de zonas conflictivas de contaminación. Los datos te llevarán a que se deberá reducir drásticamente las emisiones de autobuses urbanos, taxis y vehículos de reparto, comerciales, técnicos, etc.. después vendrían los vehículos que usan los particulares para ir todos los días al trabajo. Tomar medidas o planes más contundentes con autobuses urbanos y taxis es mucho más efectivo que Madrid Central tal y como está planteado actualmente, y valdría para toda la ciudad.
internete
Miguel: Si quieres aplicar una medida que afecte lo mas posible al aire de toda la ciudad... Donde la aplicarias?... En un lado?
internete
Miguel: Hay frontera en el suelo entre madrid central y el resto de la ciudad... Pero en el aire no hay fronteres,,, Supongo que esto lo entiendes...
Miguel
No Chistian, Madrid Central sería equivalente a que en un hospital se permitiese fumar en unos pasillos y habitaciones solo a los que residen en ese área y en otros pasillos y habitaciones pudiesen fumar todos, con lo que en las zonas donde se permitiese fumar a todo el mundo habría más humo que sufrirían quienes estuviesen obligados a estar en ese área más contaminada. (Por cierto, gran tontería esa de fumar, y más si te preocupa la salud). Recordarte, que en Madrid Central siguen pudiendo circular coches contaminantes, especialmente de quien vive en el área central, que son la mayoría de los que circulan por el área. También de fuera de ese área, pero obligados e dejar el coche en parking, con lo que ya no pueden aparcar el coche al lado de un negocio para recoger un producto, por eso los comerciantes están en contra. Eso si, irán a comprar a otro sitio de la ciudad, probablemente con el mismo coche y probablemente contaminando lo mismo en la misma ciudad. No podemos olvidar tampoco la gran cantidad de taxis que circulan por ese área que seguro que dejan un gran rastro contaminante. Por último, no te olvides que en Madrid Central aún quedan calefacciones de carbón. El rodeo a Madrid Central lo dan quienes antes lo tenían que cruzar y ahora lo tienen que rodear, con lo que realizan muchos más km y siguen contaminando en la ciudad, solo que en otro área distinto al central, luego, siguen contaminando en la ciudad. Por último decirle a Juanjo, que existe una reducción de la contaminación por la renovación del parque automovilístico por vehículos con mejor tecnología o filtros anticontaminación. Esa mejora se lleva dando desde que se toman registros hace muchos años. Asumir que esa mejora es debido a Madrid Central es absurdo y falta de rigor. De hecho, aunque no exista Madrid Central la contaminación se va a ir reduciendo de forma paulatina en los próximos años.
Christian

Gran argumentación, fruto de la cual yo plantearía que las autoridades sanitarias "desprohíban" el fumar en los hospitales, porque si lo prohíben y los fumadores bajan a la calle a echarse un cigarrito, la contaminación que están dejando de producir en las salas de espera, pasillos y escaleras (que es donde antes fumábamos los fumadores), la van a producir (la vamos a producir) en la calle, lo cual perjudicará seriamente la salud de los transeúntes que pasaban por allí. El enormemente intelectual argumento de Miguel también podemos cogerlo por lo del "rodeo". Da la sensación de que el señor Miguel plantea que si le prohíben a los diésel el acceso a Madrid Central, los diésel irán hasta la frontera con Madrid Central y allí empezarán a dar vueltas y vueltas y vueltas (el rodeo) hasta encontrar aparcamiento, o encontrar la salida, o encontrar el túnel Gallardón correspondiente. Seguro que al señor Miguel le parecen estupendísimas de la muerte la M30, la M40, la M50 y la eme doscientos mil, que rodean Madrid, perooooo... eso sí, rodear las 480 hectáreas de Madrid Central o dejar el coche fuera y sin rodeos... eso no. Que es muy incómodo. Aunque Madrid Central tenga un montón de estaciones de metro, un montón de líneas de autobús, un montón de calles peatonales (muchas menos de las que nos gustaría a muchos), Cercanías, taxis a tutiplén, VTCs, sistema público de préstamo de bicicletas eléctricas, etcétera, etcétera. Ah, y el argumento final: ese que apela a que los derechos de los que viven dentro no pueden ser superiores de los que viven fuera. Pues ahí vamos, que todo ser humano (viva dentro, fuera, arriba o abajo) tiene derecho a un medio ambiente sano, tiene derecho a parir hijos en un entorno saludable, a criarlos en un entorno saludable y a vivir en sí mismo en un entorno saludable. En fin...

Juanjo
Muchas ciudades de Europa, de todos los colores políticos, tienen restricciones en sus zonas centrales al tráfico privado. En muchas de ellas, con restricciones mucho mayores que Madrid. ¿Por qué? Porque es un tema de salud. Madrid Central ha supuesto una disminución de la contaminación atmosférica del 9% en la zona central de Madrid, ...y de un 3% en el resto de la ciudad de Madrid. (los datos de la estaciones de medición de contaminación son públicos, y están a disposición del que los quiera ver). En Madrid, más del 75% de la contaminación atmosférica es debida al tráfico. Fdo: Soy vecino de Arganzuela, vivo fuera de Madrid Central. La Estación de Medición de Contaminación de Arganzuela, situada en la Plaza del Amanecer de Méndez Álvaro, refleja la bajada de contaminación atmosférica.
Miguel
Del mismo modo, Madrid Central podría vulnerar los derechos fundamentales de los vecinos que vivan fuera de ese área, pues el tráfico que se ve obligado a rodear ese área, en lugar de cruzarlo, contamina más al resto de ciudadanos, tanto por el aumento de tráfico como por el hecho de realizar más kilómetros. De hecho, Madrid Central no permite que entren coches contaminantes de otras zonas, pero los coches contaminantes de quien vive en Madrid Central pueden circular libremente tanto por Madrid Central como por el resto de la ciudad. Los derechos de quien vive dentro de ese área no pueden ser superiores de los que viven fuera.