panorama

La ciudad estadounidense de Denton frena el fracking con un plebiscito

0
A los estadounidenses sí se les permite decidir sobre prácticas cuya sostenibilidad está en entredicho.  En Denton (Texas), el fracking ha quedado prohibido después de que el 59% de la población de esta ciudad universitaria, de 123.000 habitantes, votara a favor de prohibir en el municipio la técnica de la fractura hidráulica.
La ciudad estadounidense de Denton frena el fracking con un plebiscito

La prohibición sobre el fracking en la ciudad está en vigor desde el martes pasado. Y no solo supone todo un precedente, también tiene un marcado carácter simbólico. Denton es precisamente el lugar donde nació el método de extracción de petróleo y gas mediante fractura hidráulica.

En concreto, según recoge la prensa estadounidense y diversas agencias de noticias, ha quedado prohibido extender permisos para la apertura de nuevos pozos de extracción de crudo en el término de Denver, si bien los ya existentes pueden mantener su actividad.

En cualquier caso, a la Asociación texana de Petróleo y Gas no le ha gustado nada el resultado de este plebiscito, celebrado el 4 de noviembre, y de inmediato interpuso una demanda contra la prohibición, con la esperanza, según declaró en su momento un portavoz de la asociación, de que los tribunales “den una respuesta pronta y autorizada” sobre si la prohibición viola la constitución del estado de Texas.

Los organizadores de la consulta esperan, por el contrario, que este triunfo de nuevos bríos a quienes rechazan el fracking. "Esto es una señal a la industria. Si las personas de Texas, donde se inventó el fracking, no pueden vivir con el, nadie puede", ha declarado Sharon Wilson, al frente del movimiento ciudadano que organizó el plebiscito.

En otras ciudades y condados de de California y Ohio se celebraron en noviembre consultas similares, con resultados dispares. En Gates Mills, Kent y Youngstown, todas en Ohio, el resultado fue favorable a continuar con las extracciones, mientras que en Athens si se aprobó prohibirlas.  En el caso de California, el fracking fue rechazado en los condados de Mendocino y San Benito, y quedó permitido en el de Santa Barbara.

El fracking se ha vinculado a la contaminación de acuíferos, un repunte en los terremotos, el empeoramiento de las condiciones de sequía y una serie de problemas de salud para los seres humanos y el medio ambiente local. En la actualidad, más de 15 millones de estadounidenses viven a menos de una milla de distancia de un pozo de petróleo o gas.

Añadir un comentario