panorama

Eólica y solar producen más electricidad que la nuclear por primera vez en la historia

1
La producción eléctrica salida de los parques eólicos y fotovoltaicos de todo el mundo ha superado a la generación nuclear en 2021 por primera vez en la historia. Esa es la principal conclusión del último informe que sobre las Tendencias en la Transición del Sector Eléctrico ha publicado, hoy, la consultora Bloomberg New Energy Finance. El dato negativo es que las emisiones de CO2 producidas por el sector energético global han establecido en 2021 un nuevo máximo histórico. [Foto: BNEF].
Eólica y solar producen más electricidad que la nuclear por primera vez en la historia

Eólica y solar han generado en 2021, según los datos recabados por BNEF, casi tres mil teravatios hora de electricidad, lo que supone un 10,5% del total de la generación eléctrica global, que alcanzó el año pasado su techo histórico: 27.300 teravatios hora (el mundo nunca generó tanta electricidad en un año como lo ha hecho en 2021). El dato eólico-fotovoltaico del 10% gana así (en ese marco de pico en la generación eléctrica) mayor relevancia aún. BloombergNEF precisa, en su informe Power Transition Trends, que la generación eólica ha escalado hasta el 6,8% del total (1.900 teravatios hora), mientras que la solar lo ha hecho hasta el 3,7% (1.000 teravatios hora). Diez años atrás, ambas no sumaban siquiera el uno por ciento del total de la producción eléctrica. Las renovables no hidro (eólica, solar, geotérmica y biomasa) han alcanzado en 2021 el 13% del total, cuando a principios de década solo sumaban el 5%. El año pasado, casi el 40% de la electricidad salió de instalaciones no emisoras de gases de efecto invernadero, o sea, de parques de generación renovable y centrales nucleares (estas últimas han generado 2.700 teravatios hora de electricidad, menos pues, por primera vez en la historia, que eólica y fotovoltaica, que han sumado 2.900).

Tendencias negativas
En la parte negativa se sitúa el carbón, cuya generación ha crecido más de ocho puntos (+8,5%) con respecto a 2020, hasta alcanzar su máximo histórico: 9.600 teravatios hora. 52 mercados con centrales de carbón (dos tercios de los que cuentan con potencia eléctrica carbonera) han registrado incrementos de producción. Se invierte así la tendencia registrada en el bienio 2019-2020, cuando hasta en 27 mercados se registraron caídas de la producción de electricidad con el negro fósil mineral. La generación a partir de gas natural y la nuclear también han aumentado en 2021: un tres y un cuatro por ciento, respectivamente, mientras que la contribución de la energía hidroeléctrica ha permanecido en 2021 muy estable (-0,7%). De entre todas las fuentes de electricidad, los combustibles fósiles ganan la partida: el 61% del total lleva marchamo CO2. Y, de entre todos ellos, el carbón es sin duda el fósil Top, con un 35% de cuota, tal y como se aprecia en la tabla que incluimos bajo estas líneas [todas las ilustraciones que recorren esta información han sido extraídas del informe Power Transition Trends 2022].

Otra tendencia: la potencia
Cada año, desde 2017, las industrias eólica y fotovoltaica ganan la partida de nueva potencia instalada. 2021 además ha fijado un nuevo máximo: el 75% de los 364 gigavatios de la nueva potencia de generación de electricidad instalada en el mundo (tres cuartas partes) ha sido eólica o fotovoltaica. Si incluimos en ese bloque a la nuclear y la hidráulica, que no emiten CO2, tendríamos que el 85% de la nueva capacidad es libre de ceodós.

Michael R. Bloomberg, fundador de Bloomberg LP y Bloomberg Philanthropies: “el nuevo máximo en generación de electricidad con carbón constituye un evidente problema para la economía, para nuestra salud y para la lucha contra el cambio climático"

Según Michael R. Bloomberg, este informe viene a plantear a los líderes de todo el mundo que son necesarias "más acciones y más audaces" para acelerar la transición hacia las energías limpias, acciones que deben servir además para empoderar -apunta el fundador de Bloomberg Philanthropies- "a las naciones que menos han contribuido al cambio climático, pero que soportan muchas de sus peores consecuencias".

Luiza Demôro, directora del área de Transiciones Energéticas en BloombergNEF: "las energías renovables son ya la elección inequívoca para la mayoría de los países que buscan añadir o reemplazar potencia de generación eléctrica. Esto es algo que ya no va a necesitar de obligaciones gubernamentales o subsidios, simplemente es así porque estas tecnologías son cada vez más las más competitivas"

La solar, disparada
De entre las dos grandes tecnologías renovables, la solar fotovoltaica es la que más dinamismo ha mostrado en 2021. La mitad de toda la potencia instalada se la ha anotado ella: 182 gigavatios (los otros 182 los han sumado entre todas las demás: eólica, hidráulica, nuclear, gas, carbón, etcétera). Su aportación a las redes eléctricas globales ha alcanzado por primera vez los mil teravatios hora (1.000 TWh). Además, la solar fotovoltaica (FV) se ha convertido en una tecnología "esencialmente ubicua", según la terminología BNEF. En casi la mitad de los países estudiados por la consultora en los que se ha añadido nueva potencia a la red en 2021, la solar ha sido la tecnología de generación que más potencia ha añadido. Según el informe, al menos 112 países tienen a día de hoy al menos un megavatio de potencia solar instalado.

Los autores del informe destacan en todo caso un hecho muy concreto: a pesar del increíble desarrollo que están experimentando las tecnologías renovables en prácticamente todo el planeta, lo cierto es que queda un "enorme trabajo por delante" si los sistemas eléctricos del mundo quieren contribuir a la lucha contra el cambio climático.

La recuperación económica que ha venido tras la pandemia del Covid19 se ha traducido en un incremento de más de cinco puntos de la demanda eléctrica global en 2021 (+5,6% con respecto a la demanda de 2020), lo cual se ha traducido a su vez en nuevas tensiones para las infraestructuras existentes y para las cadenas de suministro de combustibles fósiles.

El encarecimiento del gas ha impulsado la generación con carbón. Hasta el punto de que, como se dijo, este ha fijado un nuevo máximo histórico de producción de electricidad: 9.600 TWh, un 8,5% más que en 2020. Eso sí -matiza BNEF-, más del 85% de esa generación ha tenido lugar en solo 10 países. Más aún: el 72% se ha producido en China, India y Estados Unidos.

El parque de instalaciones que generan con carbón sigue siendo el mayor de todos, con el 27% de la potencia global. Pero la tendencia parece inequívoca: la velocidad a la que las naciones añaden centrales térmicas de carbón a sus parques de generación es cada vez menor: 83.000 megavatios en 2012; 31.000 en 2020; 13.000 puestos en marcha en 2021.

Todas esas instalaciones y las que han generado electricidad con otros combustibles fósiles, como el gas natural, el fuel u otros, han llevado las emisiones de CO2 en 2021 hasta un nuevo máximo histórico (+7% con respecto a las registradas en 2020). BNEF estima que el sector eléctrico nunca antes emitió tanto CO2 como el año pasado: 13.600 megatoneladas.

Ethan Zindler, responsable del área de Américas en BNEF: "este [por el año 2021] ha sido un año de máximos y máximos, por las mejores y por las peores razones. Las renovables han crecido muy rápidamente, pero el carbón ha vuelto y el hecho de que haya países, incluyendo los que se han comprometido a alcanzar las cero emisiones netas, que estén volviendo a construir centrales de carbón es realmente desconcertante"

El informe BNEF aventura además que "es posible otro pico de la generación con carbón en 2022, dado que hay naciones europeas que están buscando soluciones de corto plazo para compensar la sequía [Europa ha vivido la peor en 500 años] y para compensar así mismo los precios extremadamente altos del gas". Los autores del estudio mencionan Alemania, que ha reactivado este año 4.800 megavatios de potencia fósil, incluidos ahí 3.200 megas de carbón. Según BNEF, otros 5.500 megavatios podrían entrar en la red de aquí a finales de año (los autores hablan incluso del hipotético regreso de 4.000 MW de nuclear). "Otros países europeos están valorando seguir rutas similares", señalan los autores del informe.

En todo caso, la tendencia es al cierre. Los países desarrollados han cerrado 21.000 megavatios de carbón en 2021, la mayor cifra de cierre jamás anotada por el carbón. Según el informe de Tendencias de BNEF, la entrada en operación de nueva potencia fósil en los países desarrollados ha colapsado, además. Las naciones desarrolladas apenas se han apuntado el 3% de la nueva potencia fósil (nada que ver pues con el 30% de 2017). El gas natural solo se ha apuntado en esos territorios 3.000 megavatios (frente a los 12.000 de 2020).

Distinto ha sido el caso de los mercados en desarrollo. Estos han conectado a sus redes eléctricas 70.000 megavatios de potencia fósil en 2021 (34 de carbón y 36 de gas). Eso sí: allí, la solar se ha anotado 111.000 megas; y la eólica, 57.000.

Añadir un comentario
Sol Mediterráneo
Este informe nos clarifica la importancia de añadir nueva potencia renovable a nivel mundial (es prioritario desarrollar una industria competitiva, para suministrar los componentes necesarios). También señala la gravedad que está aportando el carbón y el gas y que durará muchos años.
¡Suscríbete!
Baterías con premio en la gran feria europea del almacenamiento de energía
El jurado de la feria ees (la gran feria europea de las baterías y los sistemas acumuladores de energía) ya ha seleccionado los productos y soluciones innovadoras que aspiran, como finalistas, al gran premio ees 2021. Independientemente de cuál o cuáles sean las candidaturas ganadoras, la sola inclusión en este exquisito grupo VIP constituye todo un éxito para las empresas. A continuación, los diez finalistas 2021 de los ees Award (ees es una de las cuatro ferias que integran el gran evento anual europeo del sector de la energía, The smarter E).