panorama

Número de abril de Energías Renovables en papel

Elecciones 28 de abril: Tu voto cuenta, y mucho

9
A estas alturas nadie puede negar ya que producir energía con el sol o el viento es la opción más barata y más respetuosa con el medio ambiente. Pero no todos los partidos apoyan las energías renovables con el mismo entusiasmo. Sobre ello hablamos ampliamente en este número. Porque el 28 de abril hay elecciones. Y tu voto cuenta mucho.
Elecciones 28 de abril: Tu voto cuenta, y mucho

VOX no menciona las energías renovables en su programa político ni una sola vez, como tampoco recoge otros conceptos como “medio ambiente” o “cambio climático”. El PP defiende su sistema de subastas, la incorporación de las renovables a la climatización, el impulso del vehículo eléctrico y, en general, el desarrollo de las energías sostenibles y el impulso a la eficiencia energética. Ciudadanos plantea la creación de un plan específico para impulsar las renovables y el autoconsumo, así como la promulgación de una nueva Ley de Cambio Climático, que regule de forma coherente y estable las políticas que afectan al clima.

El PSOE mantiene el objetivo de que en 2030 el 74% de la electricidad será generado con esas fuentes, defiende la elaboración de una estrategia de movilidad sostenible y se compromete a impulsar un pacto de Estado por la industria, adaptado a los nuevos retos de digitalización y descarbonización. Y Unidos Podemos, que recoge todos los temas medioambientales en su ideario, propone el plan "Horizonte Verde", en el que incluye reducir a la mitad la producción eléctrica basada en combustibles fósiles en una década y alcanzar el 100% de generación con renovables en 2040.

Amigos de la Tierra y Greenpeace han publicado “Desatando el Potencial de la Energía Renovable Comunitaria”, una guía en la que explican cómo la nueva Directiva Europea de Energías Renovables abre las puertas a fomentar la energía comunitaria y el autoconsumo renovable en todos los países de la UE. Una forma de producir y consumir energía que podría ser la habitual para la mitad de la población europea en el entorno del año 2050.

Del 15 al 17 de mayo se celebra Intersolar Europe, la cita fotovoltaica más importante del continente. Y lo hace un año más en el marco de The smarter E, donde la energía solar se une al almacenamiento, a la movilidad eléctrica y al uso inteligente de la energía en los edificios y la industria. El mensaje del evento que se celebra en Munich (Alemania) es que mañana la energía será renovable, digital y descentralizada. Pero el mañana está cada día más cerca.

El autoconsumo fotovoltaico residencial se multiplicará en España por 30 en los próximos 3 años. Es uno de los números que ha puesto sobre la mesa el primer Observatorio Español del Autoconsumo Fotovoltaico Residencial. Este informe, elaborado por el instituto Análisis e Investigación (Grupo AiE), prevé que más de 300.000 hogares unifamiliares incorporarán a su vivienda una instalación fotovoltaica de autoconsumo “en los próximos tres años”. Fuentes del sector estiman que ahora mismo podría haber unos 10.000 autoconsumos residenciales.  

Una investigación liderada por el Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid (IES–UPM), que desarrolla seis nuevos productos y servicios en el sector de la tecnología fotovoltaica, se posiciona como demostrador europeo de un nuevo modelo de gestión de la I+D en centros públicos. El proyecto, bautizado como GRECO, persigue concienciar a todos los actores de la cadena de innovación, pero en especial a los investigadores, de que hacer ciencia excelente y productos tecnológicamente brillantes no es suficiente para asegurar el impacto de éstos en la sociedad, y que hay que asegurar que éstos se alineen con los objetivos, valores y expectativas sociales.

Nos fijamos en el proyecto europeo Chess Setup, que busca implementar y promover un sistema eficiente y rentable compuesto por captación de energía solar mediante paneles híbridos y fotovoltaicos, almacenamiento de energía y utilización de bomba de calor capaz de satisfacer las demandas de climatización y agua caliente sanitaria (ACS) de las edificaciones.

Aunque no aparezca en la agenda política, ya ha comenzado el plazo de transposición de las directivas europeas del “paquete de invierno”. La Directiva (UE) 2018/844 de eficiencia energética de edificios desde junio de 2018, el Reglamento (UE) 2018/1999 sobre la gobernanza, obligatorio y directamente aplicable por los gobiernos, y las Directivas (UE) 2018/2001 y 2002 de renovables y eficiencia energética desde diciembre pasado. Sin embargo, el proyecto de PNIEC 2021–2030 que España ha enviado a Bruselas no recoge compromisos sobre la transposición de las nuevas directivas, ni tampoco cumple la metodología de la gobernanza recogida en el principio “Primero, la eficiencia energética”. Un principio que analiza Javier García Breva.

Aumento progresivo de la biomasa eléctrica hasta los 1.677 MW; unos escasos 235 MW para el biogás; y un descenso desde el 6,42% de consumo final de energía en el transporte y unos 2.283 kilotoneladas equivalentes de petróleo en 2020, hasta un 5,73% y 1.568 ktep en 2030 para los biocarburantes. Son los objetivos que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) plantea para la biomasa sólida, el biogás y los biocarburantes hasta 2030. Aunque se echa en falta un apoyo más decidido a los usos térmicos, la primera es la que sale mejor parada.

América, desde Alaska a Tierra del Fuego, ha entrado en un terreno del que no hay retorno: desplegar toda la potencialidad de sus recursos naturales para que las energías renovables se hagan allí realidad. Falta mucho, es verdad, para que se cumpla esa premisa de máximos, pero sin prisa y sin pausa, los datos invitan a ser cada vez más optimistas. Presentamos el mapa energético de un continente. Y contamos con el apoyo de Edwin Quintana, exviceministro de Energía de Perú, que considera que “en Latinoamérica, el desafío no solo es la matriz eléctrica sino el alto consumo de petróleo, no aceptable en una zona con abundantes recursos renovables”.

• Aquí puedes ver el sumario completo
• Suscríbete

Añadir un comentario
Miguel
Rosendo, La mayor parte de la política energética viene de Europa, que es quien marca las directrices principales. Los gobiernos locales tienen cierto margen, pero no mucho. Tal es así, que el sistema de subastas de la electricidad que criticas está impuesto por directrices de la Unión Europea, lo tienen todos los países de la UE y es el sistema más extendido a nivel mundial. Sobre los CTCs sí que tengo que hacerte unas apreciaciones. En 1997, España tenía un sistema regulado de tarifas, y las eléctricas cobraban un precio establecido de antemano por ley, y estando en el gobierno el Partido Popular, llegaron directrices europeas para cambiar el sistema a un mercado liberalizado con subasta marginalista. Como el Estado tenía un compromiso por ley con las eléctricas de cubrir los costes de generación y asegurarles un margen de beneficio, crearon los CTCs, que era UNA PROTECCIÓN DE LAS INVERSIONES DE LAS ELÉCTRICAS, pero también era UNA PROTECCIÓN AL CONSUMIDOR de modo que hasta el año 2007, si el precio de mercado estaba por debajo de 36€ MWh, el consumidor pagaba la diferencia en el recibo de la luz vía CTCs, y si el precio era superior, se le descontaba a las eléctricas de los ingresos lo que sobrepasase de esos 36€. El resultado era que los ingresos de las eléctricas no podían pasar de 36€ MWh en ese periodo de tiempo 1997-2007. Es decir, a pesar de estar en un mercado liberalizado de subastas, seguíamos en un sistema semi-regulado y el consumidor nunca debía pagar por encima de esa cantidad. Desde 1997 hasta 2005, el precio de mercado de la electricidad estuvo debajo de esa cantidad, y las eléctricas ingresaron dinero vía CTCs. Pero desde 2005, el precio de mercado fue superior a los 36€ MWh, y en ese momento se activaba el mecanismo de protección del consumidor, por el cual las eléctricas tenían que pasar a devolver lo ingresado por los CTCs. Hete aquí que en ese momento está el Partido Socialista en el gobierno, y decide cancelar los CTC\'s, y con ello desactivaba el mecanismo de protección del consumidor, así que las eléctricas empezaron a llevarse todo lo que sobrepasaba los 36€ MWh a su cuenta, un pastizal de beneficios caídos del cielo, sin tener que devolver nada. Por qué el Partido Socialista canceló los CTCs cuando les tocaba devolver el dinero a los consumidores, es un enigma, tal vez estrategia política, porque se dedicaron a culpar de ello al Partido Popular. Tuvieron un amago de reclamarle a las eléctricas 3.400 millones de euros, que según la abogacía del estado, habían cobrado de más las eléctricas, pero sorprendentemente, el gobierno socialista nunca se lo reclamó. En 2010 prescribió y las eléctricas se quedaron con el dinero. Posteriormente, en 2012, el partido popular intentó cobrar esas cantidades, pero según informe de los abogados del estado, había prescrito en 2010 y no había nada que hacer. El socialista Jorge Fabra, que fue ex-presidente de REE y vocal-consejero de la Comisión Nacional de la Energía entre 2005 y 2011, ya ha dicho públicamente que se equivocaron al cancelar los CTCs, y según sus palabras, si no se hubiesen cancelado, hubiese habido menos déficit de tarifa y los CTC\'s incluso hubiesen podido financiar las renovables. El tema lo llevó a la fiscalía la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, y tras llevar a declarar a cargos de PSOE de la época, ente los que estaba el entonces secretario de Estado, Pedro Marín, que afirmó que no recordaba apenas nada del caso y que \'era un asunto muy complejo\', la Fiscalía, sorprendentemente, cerró el caso y no hubo ningún condenado. Verlo para creerlo. 3.400 millones regalados y ni un solo responsable. Por tanto, es cierto que, tanto el pago de más de los CTC\'s que nunca se reclamó, más los ingresos obtenidos caídos del cielo por eliminar el sistema de protección del consumidor + inversiones excesivas en centrales de gas, + el exceso de inversiones en energías renovables cuya industria aún estaba inmadura, inflaron el déficit de tarifa y provocaron la subida drástica del coste de la electricidad. ¿Cuál hubiese sido la actuación del Partido Popular si al llegar al gobierno en 2012 no se hubiese encontrado esa deuda de 24.000 millones de euros + déficit de tarifa + el precio de la electricidad de los más caros del mundo + compromiso de pago de 200.000 millones en inversiones y primas hasta el año 2038?, La respuesta es algo que no sabremos jamás. Lo que sí sabemos es que con el escenario que se encontraron, su prioridad fue reducir o evitar que subiese la factura de la electricidad.
rosendo
La política energética de un país, la dirigen sus gobiernos y por desgracia en el tema de las renovables, priman muchos intereses económicos e incomprensiblemente también ideológicos. Si una revista que se dedica a difundir todo lo que atañe a las energías renovables, no puede destacar lo decisivo que puede ser el resultado de las elecciones para el futuro cercano y a largo plazo de las renovables.... La derecha ha estado largo tiempo demonizando a las renovables y culpándolas de todos los males del sistema eléctrico y por supuesto del déficit de tarifa y de las continuas subidas de la electricidad. Escondiendo todo el lastre que el sistema tiene por beneficiar a las grandes eléctricas: los CTCs, la moratoria nuclear, los pagos por capacidad, los costes de interrumpibilidad y por supuesto el perverso sistema de subastas con los beneficios caídos del cielo para hidroeléctricas y nucleares. Su ejemplo a seguir es el señor Trump con su ataque sistemático a las renovables y su apoyo al carbón y demás combustibles fósiles, así como a sus formas de extracción más dañinas para el medio ambiente. Para mi es importante que esto se tenga en cuenta. Luego cada uno decidirá su voto en función de otros muchos aspectos, pero por lo menos que sepa un poco de que pie cojea cada uno en cuanto a las renovables se refiere, que luego nos llevamos muchas sorpresas.
clan
Aparte de las intenciones que exhiban en su programa hay que valorar el pasado, y desde luego que ciudadanos y pp nos han hecho mas que dinamitar en lo posible las renovables, ciudadanos voto en contra de eliminar el impuesto al sol que mantenia el pp, a pesar de haber incluido la derogación en su programa, decian que presentarian su popia propuesta, propuesta que nunca aparecio, que cosas. Por supuesto que es pertinente este articulo, la verdad y la claridad siempre son pertinentes
Miguel
Decidir el voto en unas elecciones generales por el entusiasmo con el que un partido defienda las energías renovables es un absurdo. Hay que mantener muchos equilibrios que van más allá de un simple entusiasmo. Sería tropezar otra vez con la misma piedra, algo que el sector renovable en España parece estar abocado a repetir. Hace una década había un partido muy entusiasta, que se consideraba el campeón de la Champions League de las energías renovables, obviando lo que cuestan las cosas y sus consecuencias y se olvidó también que las cosas había que pagarlas, o más que olvidar, eso se lo dejó, astutamente, a quien viniese detrás, agravando más el problema. Él cargó con la gloria y el sucesor con la condena. La forma de pagarlo no era otra que cargarlo en el recibo de la electricidad, claro está, causando graves daños a ciudadanos y la competitividad de las empresas, llevándose también por delante la mismísimo sector de las energías renovables, pues la posibilidad de financiar nuevas inversiones resultaba complicado ante la negativa de los consumidores de seguir costeandolo aumentando el recibo de la electricidad. Una de las cosas que caracteriza a los partidos que son muy entusiastas con las energías renovables suele ser la ansiedad. Tienen mucha prisa en hacer las cosas y eso crea sobreprecios en las inversiones. Las energías renovables se van a ir implantando sí o sí, esté quien esté en el gobierno, y el objetivo o reto no es hacerlo lo más rápido posible y a cualquier precio, sino que sea lo más económico posible, buscando equilibrios para no dañar la competitividad de las empresas ni sobrecargar el recibo de la electricidad. Hay que hacer un seguimiento exhaustivo a los costes de los planes que tengan, algo que los partidos suelen obviar, y este artículo también. Puede que un partido muy entusiasta se pliegue más a los intereses de las empresas del sector renovable y les garantice más beneficios en el corto plazo, pero éstas a su vez no deben olvidarse de los intereses de quienes pagan las inversiones, que son los consumidores de electricidad. Algo que obviaron hace una década.
Adrián Zazo
Ni entiendo a los comentarios en contra de este artículo. Está claro que dependiendo del gobierno que salga se apostará o no por las renovables. El gobierno de Rajoy a sido nefasto para el progreso de las renovables. Esperemos que el próxmo gobierno apueste por ellas, pero claro democratizar la electricidad y dar poder al consumidor no interesa al poder...
MAYETO
A mí me enseñaron a escribir de izquierda a derecha, je je. No sé pq el artículo empieza echando mierda al de más de la derecha y empieza a suavizar una vez que se va yendo al centro. Ah y ese punto y aparte para empezar a elogiar a las ideas de los que están situados a la izquierda no tiene precio, más na que añadir señoria. Vergüenza de artículos da asco leer este tipo de artículos donde se ve tintes políticos, lo dicho una verdadera vergüenza donde pierde credibilidad las fuentes de información para los es urgente nos gusta seguir estos temas medioambientales.
Jorge B
La politica guia el desarrollo de la Nacion. Igual con las energias renovables y tradicionales. No hablar de la politica y la generacion electrica es autodestructivo. Buen articulo!
Víctor Pordomingo López
No haré más comentarios... De vergûenza.
Isidro
Considero fuera de lugar el presente artículo. Estamos hablando de energia y las mezclas con politica suelen empañar, por no decir ensuciar, el sentido de las cosas.