panorama

Fundación Renovables

El Objetivo 32 prolonga la dependencia energética

0
La Unión Europea acordó ayer -tras la negociación a tres bandas: Consejo, Comisión y Parlamento- que el Objetivo Renovable UE 2030 debe ser el 32% (o sea, que, en el año 2030, al menos el 32% de la energía que consuma la Unión debe ser de origen renovable, ergo autóctono). Pues bien, la Fundación Renovables difundió también ayer un comunicado en el que valora positivamente el esfuerzo que ha hecho el Parlamento Europeo, durante el proceso de negociación con Consejo y Comisión, para elevar a ese 32 la propuesta de partida del Consejo, que era el 27%, una propuesta "timorata, ridícula y exigua", según la Fundación.
El Objetivo 32 prolonga la dependencia energética

La Fundación Renovables considera en todo caso el acuerdo finalmente adoptado "una meta poco ambiciosa e insuficiente para combatir el cambio climático y la dependencia energética en la Unión Europea". Además -añaden desde la Fundación, "al no ser un objetivo vinculante, cada Estado Miembro puede aumentar el porcentaje indistintamente de esta meta, ya que al final lo que contará es un cómputo de la cobertura con renovables en el conjunto de la UE.  En este sentido, creemos que es positivo que el texto aprobado por el trílogo introduzca una cláusula de revisión exclusivamente al alza en 2023".

Desde la Fundación, insisten por otro lado en que "es imprescindible actuar sobre la demanda electrificándola de manera generalizada" y recalcan además que la singularidad española: el objetivo eléctrico que debe marcarse España -habida cuenta de los recursos naturales (Sol, viento) con los que cuenta- debe ser "que el 80% de la electricidad en nuestro país se genere con renovables para el 2030. De esta manera -explican-, cumpliríamos el objetivo acordado en la UE de alcanzar el 32% de cobertura de demanda final de energía prácticamente sólo a través del consumidor eléctrico".

Por otra parte, la Fundación Renovables aplaude que el texto de la revisión de la Directiva de Renovables incluya la eliminación de los peajes de acceso (cargo fijo y cargo transitorio), el denominado “Impuesto al sol” que en España se aplica a las instalaciones de autoconsumo mayores de 10 kW, si bien abre la puerta a un posible establecimiento a partir de 2026 de un peaje para autoconsumos de más de 25 kW: "al respecto -dicen-, no nos oponemos a que haya que pagar los servicios de red que se utilicen pero nos ratificamos en que no puede haber impuestos adicionales o que se tenga que pagar por aquellos servicios que no se han usado".

En este sentido, la Fundación Renovables exige la eliminación inmediata del impuesto al Sol en España, "así como de cualquier barrera que limite o perjudique el autoconsumo, en consonancia con el mandato de la nueva Directiva de Renovables".

La FR destaca por otro lado, "como aspecto positivo, aunque insuficiente, que el Parlamento Europeo haya puesto un límite a la utilización de los biocombustibles de aceite de palma". En concreto, se limitarán al nivel de 2019 de cada Estado Miembro y a partir de 2023 comenzará su eliminación gradual para alcanzar el 0% en 2030.

Según la Fundación, "esta medida, más la apuesta por el 14% de renovables para el transporte –con un 3,5% para biocombustibles avanzados- ratifica en cierta manera nuestra apuesta de electrificación de la demanda".

En el comunicado difundido ayer, la Fundación Renovables "agradece la labor realizada por el eurodiputado del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, José Blanco, ponente de la propuesta de revisión de Directiva de Renovables del Parlamento Europeo, así como el trabajo desempeñado por Miguel Arias Cañete, Comisario europeo de Acción por el Clima y Energía y, así mismo, también valoramos el último impulso que ha supuesto el cambio de posicionamiento del Gobierno español con la incorporación de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera".

Añadir un comentario